DALLAS, 19 de enero de 2016 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ -- Muchos veteranos militares de Estados Unidos pueden recibir beneficios médicos a través del Departamento de Asuntos de Veteranos (VA). Sin embargo, solo unos pocos de esos veteranos pueden recibir beneficios odontológicos y muchos otros no pueden pagar las primas para el programa odontológico opcional del VA. De hecho, el Programa Odontológico para Veteranos sin Hogar informa que la atención odontológica es una de las tres necesidades insatisfechas de los veteranos sin hogar.

Foto - http://photos.prnewswire.com/prnh/20160112/321491
Foto - http://photos.prnewswire.com/prnh/20160112/321492
Foto - http://photos.prnewswire.com/prnh/20160112/321493
Foto - http://photos.prnewswire.com/prnh/20160112/321490
Foto - http://photos.prnewswire.com/prnh/20160112/321489
Foto - http://photos.prnewswire.com/prnh/20160112/321494

Kevin McPeek es uno de esos veteranos. Fue paracaidista en la 82da división aerotransportada del Ejército de 1973 a 1977, pero más tarde quedó discapacitado por una condición de salud repentina que dejó a su familia en la pobreza y sin acceso a la atención odontológica. Cuando Kevin comenzó a tener problemas con los dientes, su esposa, Cindy, trató desesperadamente de conseguir ayuda.

"Lo llevé a un dentista y me dijeron todo lo que había que hacerle", dijo ella. "Los hijos siempre ayudaron [con dinero] para que fuera al dentista y se hiciera el trabajo. Tratamos de seguir pero no pudimos".

Kevin y Cindy viven ahora con su hija en Texas y se las arregla con el ingreso por discapacidad anticipada del Social Security. "Son solamente $1209 al mes", dijo Kevin. "Y de eso, el IRS se queda con $189. No tenemos mucho dinero".  

Para que los veteranos puedan recibir todos los beneficios odontológicos a través del VA, tienen que haber desarrollado una condición odontológica mientras prestaban servicio, ser 100 por ciento discapacitados o haber sido prisioneros de guerra. Muchas familias, como los McPeek, no reúnen estos criterios y se encuentran en la situación de seguir viviendo con problemas odontológicos dolorosos o pagar los costos de bolsillo.

Cindy cuenta su lucha con claridad, que comenzó luego de que Kevin sufriera tres aneurismas cerebrales y lo operaron del cerebro.

"Pasó siete semanas en la unidad de cuidados intensivos", dijo ella. "No saber si iba a sobrevivir era lo peor – fue muy difícil. Durante la octava semana, trasladaron a Kevin a otro piso y después pudo volver a casa".

Hoy Kevin tiene problemas de memoria permanentes, pero fuera de eso su recuperación ha sido extraordinaria. Y, aunque la familia se siente afortunada porque puede leer, caminar y hablar igual que antes de sus aneurismas, han sufrido grandes dificultades debido a las cuentas médicas. Los McPeek perdieron su casa, vendieron sus automóviles, y comenzaron a acumular deuda de sus tarjetas de crédito. Y, poco después, los medicamentos que Kevin tomaba todos los días comenzaron a afectar su salud bucal.

"Kevin comenzó a tener problemas muy serios con los dientes", dijo Cindy. "Sentía dolor, y después los dientes comenzaron a quebrar en la línea de la encía. Según entiendo, son los inhaladores, que corroen los dientes. Usa tres y un nebulizador todos los días, así que, todos los dientes quedaron afectados".

Cindy escribió a Rodeo Dental and Orthodontics para pedir ayuda para su esposo. Para entonces la familia ya había pagado $3000 para un puente que se estaba cayendo, y necesitaban encontrar con urgencia a un dentista que les ofreciera un plan de pago. Ella ya había escrito a al menos 10 dentistas sin éxito.

"Les dije que no estoy pidiendo caridad – estoy pidiendo que reparen los dientes de mi marido y que me permitan pagar lo que debo", dijo Cindy. "Y Rodeo me contestó. Estaba yo tan agradecida. Justin me llamó de Rodeo y dijo que habían leído nuestra carta, y que tratan de ayudar a la comunidad, y sintieron que merecíamos un poco de ayuda. En ningún momento me hicieron sentir como un caso de caridad".

Los doctores Zarrabi y Mansour de Rodeo Dental dirigieron a un equipo de más de 30 personas incluyendo médicos, asistentes odontológicos, programadores y personal, todos los cuales se unieron para ayudar a Kevin. Se necesitaron varias cirugías para corregir sus problemas dentales, aliviar el dolor y recuperar su salud.

"Fue un esfuerzo de todo nuestro equipo", dijo el Dr. Zarrabi, odontólogo y CEO y cofundador de Rodeo Dental and Orthodontics. "Tenemos el equipo más increíble del mundo. Se unieron – todo el mundo apoyó a los McPeek. Cuando ellos entraron, escuchamos su historia y son simplemente maravillosos. Sentíamos la necesidad de contribuir algo. Por el hecho de ser el Sr. McPeek un veterano, nos pareció especialmente importante atenderlo". 

El Dr. Mansour es el cirujano oral que trabajó con Kevin, y comparte un sentimiento parecido.

"Cuando Kevin y Cindy entraron me rompió el corazón al ver su terrible dolor y agonía. Le costaba mucho sonreír y comer también", dice el Dr. Mansour. "Y es un alma tan valiente. Se nos rompieron los corazones al ver lo que estaba pasando. Sabíamos que con la odontología moderna, con la medicina moderna, y un gran paciente y un gran equipo, lo podíamos solucionar".

El Dr. Mansour inició un plan de tratamiento de dos meses para restaurar la sonrisa de Kevin. Al ser preguntado si estaba nervioso por recibir un tratamiento dental, Kevin dijo que no, para nada. "Su oficina entera, todo el mundo que trabaja con él, son absolutamente maravillosos. Era muchísimo más de lo que esperaba de un dentista".

Kevin recibió recientemente sus nuevos dientes y no puede dejar de sonreír.

"¡Me siento maravilloso!" dice Kevin riéndose. "Miro en el espejo y me sonrío a mí mismo. ¡No puedo creer que soy yo! Y que puedo sonreírle a otros, y devuelven una sonrisa. No los asusto ahora".

Su esposa también observó los cambios que han ocurrido para su "hombre milagro", como ella le llama.   

"¡Oh, está tan orgulloso de sus dientes! Está tan orgulloso de ellos", dice Cindy. "Mira en el espejo y había pasado tanto tiempo con dientes malos, luego ningún diente, con el hábito de cubrirse la boca con las manos cuando se reía. ¡Le encantan sus dientes! Las personas de Rodeo Dental son increíbles, simplemente increíbles".

Tal como fue relatado a Elizabeth C. Haynes.

Fuente : Rodeo Dental & Orthodontics

Site Preview