Estudio revela que millones de estadounidenses necesitan ayuda en tareas diarias básicas....

Estudio revela que millones de estadounidenses necesitan ayuda en tareas diarias básicas. Della Reese encabeza esfuerzo para divulgar labor de Faith in Action.



COMPARTE ESTA NOTA

WASHINGTON,–(HISPANIC PR WIRE – U.S. Newswire)–3 de junio de 2003–Una nueva encuesta publicada hoy revela que más de la cuarta parte de los estadounidenses mayores de 55 años—aproximadamente 16 millones—se debaten en la realización de actividades diarias tan sencillas como ir de compras, cocinar y desempeñar labores hogareñas. Aproximadamente la mitad de aquellos que enfrentan dificultades no recibe ayuda alguna por parte de familiares ni de otras personas. Para hacer frente a esta situación, Della Reese, protagonista de la serie de televisión Touched by an Angel, está liderando una iniciativa para dar a conocer la existencia de una red nacional de servicios comunitarios gratuitos, para personas de diferentes religiones, conocida como Faith in Action (La fe en acción).

“Hemos hallado personas sentadas en plena oscuridad porque no pueden alcanzar la lámpara y cambiar una bombilla defectuosa, y tampoco tienen quien las ayude. Millones de estadounidenses necesitan nuestra colaboración. De lo contrario, perderán su apreciada independencia. La red de voluntarios de Faith in Action puede contribuir a resolver esos problemas”, dijo Reese.

La cantante, actriz, intérprete y ministro religioso Della Reese, más conocida quizás por su papel de “Tess” en la famosa serie televisiva, se ha integrado a Faith in Action en calidad de portavoz nacional, con la misión de dar a conocer la existencia de esta red de servicios comunitarios. También se ha comprometido a exhortar a más personas para que se brinden como voluntarios y ayuden a sus vecinos necesitados.

Por mediación de Della Reese, Faith in Action dio a conocer los resultados de un nuevo estudio, en una conferencia de prensa nacional que tuvo lugar en Washington, D.C. La abarcadora investigación encuestó a la población general de estadounidenses ancianos para evaluar los retos que enfrentan en la medida que envejecen y hacen esfuerzos para mantener su independencia. La encuesta también reveló que muchas personas de avanzada edad ayudan a familiares, amigos y vecinos, al mismo tiempo que encaran sus propios desafíos. Esta reciente pesquisa sigue los pasos de un informe de la AARP cuyo campo de acción se concentró exclusivamente en estadounidenses mayores de 50 años con impedimentos físicos; el cual reveló que tampoco están recibiendo la ayuda que necesitan, y se ven imposibilitados de costear los gastos por concepto de atención.

La encuesta, realizada por la firma Lake Snell Perry & Associates, indica que, de aquellos estadounidenses ancianos que reportaron dificultades en el desempeño de actividades cotidianas, casi la mitad necesita ayuda en las faenas hogareñas y la limpieza, mientras que una tercera parte o más demandó ayuda en labores de jardinería, compras y transporte. Según otro tercio aproximado de los encuestados, cuando trataron de buscar ayuda en sus comunidades, presentaron dificultades en hallarla. La falta de asistencia y los problemas para hallar ayuda adicional amenazan la habilidad de estos ancianos de continuar viviendo con independencia en sus hogares y sus comunidades respectivas.

“La investigación demuestra claramente la tremenda necesidad existente entre los estadounidenses de más edad, y la urgencia de prestarles esos servicios cuanto antes”, explicó Michael Perry, investigador principal del estudio, y asociado de Lake Snell Perry & Associates.

La pesquisa también reveló que más de una cuarta parte de los estadounidenses mayores de 55 años prestan ayuda a sus cónyuges, padres, o a otros miembros de la familia o amigos. Casi la mitad de estas personas declaró tensión y cansancio de tantas responsabilidades, mientras que cuatro de cada diez afirmó que esas labores de atención afectaban su propia salud. Casi el 60 por ciento de esos ancianos desearía ayuda, pero aproximadamente dos terceras partes no tienen conocimiento de la existencia de servicios gratuitos en sus comunidades.

En un esfuerzo para ayudar a estos ancianos, Faith in Action, programa nacional de la Fundación Robert Wood Johnson, está desplegando un enorme esfuerzo a fin de dar a conocer la disponibilidad de sus programas actuales, así como la creación de nuevos programas y el reclutamiento de voluntarios para ayudar a los vecinos más necesitados. La Fundación comenzó su iniciativa de atención a personas de todas las religiones en 1984, mediante el establecimiento de 25 sitios pilotos, y continuó su labor en 1993 con la creación de Faith in Action.

Faith in Action ha expandido su campo de acción a más de 1,000 programas en toda la nación, dedicados a asegurar que cada vez más estadounidenses obtengan la ayuda necesaria para permanecer en sus hogares y vivir en sus comunidades. Hasta el presente, la Fundación ha invertido más de $35 millones en el establecimiento de programas en comunidades de todos los Estados Unidos. Además, aún hay disponibilidad de sumas monetarias para subvenciones.

“En muchas comunidades de toda la nación hay servicios gratuitos disponibles gracias a los programas de Faith in Action. Nuestro objetivo es brindar a las comunidades los recursos necesarios para la creación de programas de voluntarios de todas las religiones, y dar a todos la oportunidad de ayudar a sus vecinos”, manifestó el Dr. Burton Reifler, Director Nacional de Faith in Action.

La encuesta indica además que las personas de edad avanzada prefieren recibir asistencia de organizaciones religiosas, más que de organizaciones laicas (47 contra 19 por ciento).

Según el estudio, el mantenimiento de la independencia es extremadamente vital para las personas mayores de 55 años. Al efecto, la investigación también reveló que las dos cosas que más valoraron los encuestados fueron la preservación de su independencia, y permanecer en sus hogares y comunidades.

“Cuando hago trabajo voluntario con Faith in Action, sé que estoy ayudando a que mis vecinos permanezcan en nuestra comunidad, el sitio donde se sienten felices y cómodos. Siento que con esa experiencia me beneficio más que las propias personas a quienes ayudo”, afirmó Bill Kirby, voluntario de Faith in Action en Shepard’s Center de Oakton, Virginia.

“Cada día millones de ancianos estadounidenses luchan por mantener su independencia. No debemos olvidar las necesidades de nuestras madres, padres, hermanas, hermanos y vecinos. Ellos dependen de nosotros, y tenemos que responder a su llamado”, declaró Reese.

Si desea obtener una copia integral de la encuesta, visite el sitio de Lake Snell Perry & Associates, http://www.lspa.com.

Para hallar un programa de Faith in Action en su comunidad, llame a la línea gratuita 877- 324-8411 o visite el sitio de Internet de la organización, http://www.fiavolunteers.org.

Faith in Action es una iniciativa nacional de asistencia voluntaria a personas de todas las religiones, financiada por una subvención de la Fundación Robert Wood Johnson, con dirección y asistencia técnica de la Escuela de Medicina de la universidad de Wake Forest. La Fundación Robert Wood Johnson, con sede en Princeton, N.J., es la mayor institución filantrópica de la nación dedicada exclusivamente a la salud y los cuidados de salud. El otorgamiento de sus subvenciones se concentra en cuatro objetivos fundamentales: garantizar que todos los estadounidenses tengan acceso a cuidados de salud de calidad y a precios razonables; el mejoramiento de la calidad de la atención y apoyo a personas con enfermedades crónicas; la promoción de comunidades y estilos de vida saludables, y la reducción del daño personal, económico y social provocado por el abuso de sustancias como el tabaco, alcohol y las drogas ilícitas.

–30–

CONTACTO:

Faith in Action

Julie Moriarty, 202-338-8700

Estudio revela que millones de estadounidenses necesitan ayuda en tareas diarias básicas. Della Reese encabeza esfuerzo para divulgar labor de Faith in Action.