La FDA alienta el consumo seguro de jugos este otoño

La FDA alienta el consumo seguro de jugos este otoño



COMPARTE ESTA NOTA

SILVER SPRING, Maryland, 22 de septiembre de 2015 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Con la llegada del otoño, también llegan los viajes al campo para disfrutar de los jugos de frutas frescas recién exprimidos y la sidra. Desafortunadamente, se ha encontrado que la ingestión de jugos de manzana y de otras frutas y verduras que no han recibido un tratamiento de pasteurización o de otro tipo para matar las bacterias nocivas está relacionada con brotes graves de enfermedades transmitidas por los alimentos, frecuentemente llamada “intoxicación por alimentos”. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés)  le recuerda a los consumidores que lean cuidadosamente las etiquetas de los jugos de manzana y de otras frutas.

Logo – http://photos.prnewswire.com/prnh/20090824/FDALOGO

Aprenda más en:
http://www.fda.gov/Food/FoodborneIllnessContaminants/BuyStoreServeSafeFood/ucm210573.htm

Los jugos proporcionan muchos nutrientes importantes, pero el consumo de jugos sin tratar puede resultar en riesgos para la salud de su familia. Cuando las frutas y verduras se exprimen o se consumen crudas, las bacterias en los productos agrícolas pueden terminar en su jugo de manzana o de otras frutas. A menos que el producto agrícola o el jugo hayan recibido tratamiento para destruir todas las bacterias nocivas, el jugo pudiera estar contaminado. Aunque los sistemas inmunológicos de la mayoría de las personas normalmente pueden combatir  los efectos de las enfermedades transmitidas por los alimentos, otras personas como los niños, ancianos, mujeres embarazadas y aquellas con sistemas inmunológicos debilitados (como pacientes que han recibido trasplantes y personas con VIH/SIDA, cáncer y diabetes) corren riesgo de contraer enfermedades graves e incluso de morir por beber jugos no tratados.

La mayoría de los  jugos que se venden en los Estados Unidos han sido pasteurizados (sometidos a un tratamiento con calor) para matar bacterias nocivas. Los productos de jugo también pueden ser tratados, con el mismo propósito, con procesos que no utilizan calor. Sin embargo, en algunos supermercados, tiendas de alimentos saludables, procesadoras de jugos de manzana, mercados de agricultores y puestos de jugos se venden jugos envasados que han sido elaborados en el mismo lugar y que no han sido pasteurizados ni sometidos a otro tratamiento que garantice su consumo seguro. Estos productos que no han sido tratados deben mantenerse en refrigeración y tienen que mostrar una advertencia similar a esta en la etiqueta:

ADVERTENCIA: Este producto no ha sido pasteurizado y por tanto puede contener bacterias nocivas que pueden causar enfermedades graves en los niños, los ancianos y las personas con sistemas inmunológicos debilitados.

Sin embargo, la FDA no requiere etiquetas de advertencia en jugos o cidra que se elaboran con frutas recién exprimidas y se venden por vasos en lugares como huertos de manzanas, mercados de agricultores, puestos de venta al borde de la carretera y puestos de jugos.

Al comprar jugos, adopte estas sencillas medidas para prevenir enfermedades:

  • Busque la etiqueta de advertencia para evitar la compra de jugos no tratados. Puede encontrar productos pasteurizados o con otro tipo de tratamiento en las secciones refrigeradas de su supermercado, vitrinas de alimentos congelados o en recipientes no refrigerados como cajas, botellas o latas de jugo. Es más probable que el jugo no tratado se venda en la sección refrigerada de un supermercado.
  • No dude en preguntar si no sabe si un jugo ha recibido tratamiento, si la etiqueta no está clara, o si el jugo de manzana y de otras frutas se vende por vasos.

Enfermedades transmitidas por los alimentos: conozca los síntomas

El consumo de bacterias nocivas en los alimentos por lo general causará enfermedad de uno a tres días después de haber consumido los alimentos contaminados. Sin embargo, la enfermedad también puede presentarse a los 20 minutos o hasta seis semanas más tarde. Los síntomas de una enfermedad transmitida por los alimentos incluyen: vómitos, diarrea, dolor abdominal y síntomas similares a los de la gripe (como fiebre, dolor de cabeza y dolor en el cuerpo). Si piensa que usted o un familiar ha contraído una enfermedad transmitida por los alimentos, comuníquese inmediatamente con su proveedor de atención médica.

Contacto: Medios: 1-301-796-4540 Consumidores: 1-888-SAFEFOOD (llamada gratuita)

La FDA alienta el consumo seguro de jugos este otoño