Las comunidades de color de Nueva York tienen peor acceso a los...

Las comunidades de color de Nueva York tienen peor acceso a los ahorros para la jubilación y los bancos, y pagan más por la vivienda y los cuidados a un ser querido. AARP y sus asociados lanzan una iniciativa de soluciones legislativas.

AARP, las Federaciones Asiático-Americana e Hispana, la NAACP y la Liga Urbana se unen en una iniciativa sin precedentes para acabar con las disparidades étnicas en salud, seguridad económica y comunidades habitables entre los neoyorquinos de más de 50 años


COMPARTE ESTA NOTA

NUEVA YORK, 24 de febrero de 2018 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — AARP y las organizaciones de lucha por los derechos más importantes para las comunidades de color de Nueva York se han unido hoy para lanzar una iniciativa de soluciones legislativas dirigida a acabar con las disparidades existentes entre los neoyorquinos mayores de 50, según aparece en nuevos informes sobre salud, seguridad económica y comunidades habitables.

“Deshaciendo las disparidades raciales y étnicas: Soluciones para neoyorquinos de 50 años o más” aarp.org/NYDisruptDisparities, un estudio compilado por AARP en colaboración con la Federación Asiático-Americana, la Federación Hispana, la NAACP, y la Liga Urbana de Nueva York, presta atención por primera vez a las desigualdades que afectan a los neoyorquinos de color mayores de 50 años. Es el lanzamiento de una iniciativa de tres a cinco años en la que AARP y sus asociados recibirán información y soluciones potenciales de parte del público.

El estudio incluye los siguientes descubrimientos (pero también recomienda soluciones que se pueden alcanzar a corto y largo plazo):

  • El estado de Nueva York sufre el mayor nivel de desigualdad en los ingresos de todo el país, ya que un 1% de los neoyorquinos gana 45 veces más que el 99% restante.
  • La mayoría de los empleados del sector privado de las comunidades de color de Nueva York trabaja para compañías que no ofrecen la opción de un plan de ahorros para la jubilación (incluyendo dos tercios de los hispanos/lations, H/L)
  • Tan solo hay una sucursal bancaria por cada 10,000 residentes en barrios de color de la ciudad de Nueva York, en comparación con 3.24 sucursales por cada 10,000 residentes en otros barrios.
  • En la ciudad de Nueva York y Long Island, los delitos por préstamos bancarios estudiantiles se centran en zonas con un número significativo de afro-americanos/negros (AA/N) e H/L, lo cual sugiere que las personas de color con ingresos medios tienen muchas probabilidades de tener que cargar con préstamos estudiantiles inasequibles.
  • En los lugares en los que los préstamos para el día del pago son legales, las personas de color con menos ingresos representan un número desproporcionadamente grande de los prestatarios. Además, los adultos mayores, en especial, representan un segmento en rápido crecimiento dentro de las personas que solicitan préstamos para el día del pago en EE. UU. Las personas mayores en California, donde los préstamos para el día del pago están permitidos, son actualmente el grupo de edad más grande dentro de los solicitantes de préstamos para el día del pago.
  • Los cuidadores de familiares trabajan un promedio de 18 horas a la semana ofreciendo cuidados, incluso cuando un 60% de ellos tiene un trabajo a tiempo completo o parcial. Y mientras que, a nivel nacional, en 2016, el promedio de cuidadores familiares gastó casi el 20% de sus ingresos en gastos derivados de estos cuidados, los cuidadores de comunidades de color gastaron más (un 44% de sus ingresos en el caso de los cuidadores H/L).
  • El número de residentes mayores de comunidades de color que se mudaron a residencias de ancianos entre 1999 y 2008 aumentó a un ritmo más rápido: Los H/L aumentaron un 54.9%, los asiático-americanos/nativos de una isla del Pacífico (AA/NIP) un 54.1%, y los AA/N un 10.8%, en comparación con una reducción entre los estadounidenses ‘blancos’ de un 10.2%.
  • Los barrios con el mayor riesgo de ejecuciones hipotecarias son casi exclusivamente comunidades de color, incluyendo muchos barrios de AA/N con ingresos medios o altos y un gran número de personas mayores de 50 años.
  • Los hogares H/L suelen tener de promedio solo el 3.4% de la riqueza de los hogares ‘blancos’; los hogares AA/N un 6.2%, y los AA/NIP un 21%.
  • Los propietarios de vivienda de comunidades de color de Nueva York se enfrentan de forma desproporcionada a la carga financiera que representa el costo de la misma, gastando al menos un 30% de sus ingresos en vivienda (un 60% en el caso de los propietarios H/L). De hecho, los residentes de comunidades de color tienen el doble de probabilidades que los neoyorquinos ‘blancos’ de pagar más de la mitad de sus ingresos en vivienda, y es mucho peor para las mujeres y los inmigrantes.

Estas duras realidades han resultado en desigualdades financieras alarmantes y graves disparidades. Pero al unir sus voces por primera vez en este esfuerzo colectivo, las organizaciones le piden al estado de Nueva York que:

  • Cree una opción de ahorros para la jubilación que los negocios que actualmente carecen de ella puedan ofrecer a sus empleados, tal y como el gobernador Andrew Cuomo propuso en su reciente presupuesto ejecutivo, y la senadora Diane Savino y el asambleísta Robert Rodríguez han propuesto en la legislatura.
  • Fomente el uso de las consultas electrónicas y otras aplicaciones de telemedicina a través de teléfonos inteligentes, tal y como el gobernador también ha propuesto en su presupuesto como parte de las iniciativas que incentiven el uso de la telemedicina para que las personas puedan quedarse en sus hogares por más tiempo, y sin necesidad de cuidados institucionales.
  • Establezca un crédito fiscal para cuidadores familiares que ayude con los gastos de aquellos que cuidan de un ser querido.
  • Aumente la financiación rentable de servicios que ayuden a los neoyorquinos a envejecer en sus propios hogares (y libere a los cuidadores familiares de algunas de estas cargas) para seguirle el ritmo a las crecientes demandas de la población que envejece.

El estudio se centra en las disparidades entre las comunidades de color a lo largo del estado, con particular énfasis en la ciudad de Nueva York, Long Island y Búfalo. La intención es desatar un compendio de descubrimientos y soluciones que ayuden a solucionar estas disparidades dentro de los próximos tres o cinco años.  

UN IMPACTO EN LAS COMUNIDADES RACIALES Y ÉTNICAS EN CRECIMIENTO

La población de personas de color mayores de 60 años en el estado de Nueva York creció un impresionante 43% entre 2000 y 2010; casi 20 veces más que el total de la población (2.1%) y más de cinco veces más que el 8% que creció la población ‘blanca’ de mayores de 60 en el estado, según la Oficina del Censo de EE. UU. Está previsto que este crecimiento desproporcionado continúe en las décadas sucesivas y empeore de forma significativa las disparidades que ya existen.

“Estas disparidades raciales y étnicas están ampliamente extendidas a lo largo de los EE. UU., pero para la población de mayores de 50 de color en Nueva York, grande y en crecimiento, los retos en torno a la seguridad económica y el acceso a vivienda, transporte y cuidados de salud asequibles siguen aumentando”, declaró Beth Finkel, directora estatal de AARP New York. “Diversos estudios han profundizado en estas disparidades, pero muy pocos, de haber alguno, han llevado a los cambios legislativos necesarios o centrados en las comunidades de mayores de 50 en Nueva York. Aunque no existe una única ley que pueda hacer frente a todas las causas y problemas de las disparidades, este es el momento de unir nuestras fuerzas para acabar con las disparidades raciales y étnicas”.  

“Este estudio ofrece datos que ilustran la magnitud de estas disparidades y ofrece recomendaciones legislativas que sirven de inspiración para el futuro”, declaró Hazel Dukes, presidenta de ‘The National Association for the Advancement of Colored People New York State Conference’. “Tal y como los héroes del Movimiento de Derechos Civiles nos mostraron, el progreso llega, a veces de forma rápida y dramática, pero habitualmente llega a través de una constante y seria labor legislativa. Ya es hora de ponerse manos a la obra, y nos enorgullecemos de estar al lado de AARP para apoyar a los neoyorquinos de color mayores de 50”.

“Por más de un cuarto de siglo, la Federación Hispana ha trabajado por el empoderamiento y avance de la comunidad hispana”, declaró José Calderón, presidente de la Federación Hispana. “Luchamos por los derechos de niños, mujeres y hombres hispanos de todas las edades con programas y servicios tanto para jóvenes como para adultos. En el estado de Nueva York, donde la comunidad hispana representa casi el 20% de la población, es esencial que se cubran las necesidades de los hispanos mayores de 50 años y sus familias.”

“Sin intervenciones legislativas fuertes que se enfrenten al acceso no equitativo tanto a servicios públicos como privados, las desigualdades tienen el hábito desagradable de reproducirse de generación en generación”, declaró Jo-Ann Yoo, directora ejecutiva de la Federación Asiático-Americana. “Este estudio es notable ya que, más allá de enumerar los problemas, intenta ofrecer soluciones concretas. Para nosotros es un orgullo ser parte de esta coalición, ya que nuestra misión es aumentar la influencia y el bienestar de las comunidades pan-asiático-americanas a través de la investigación, la legislación y la lucha por los derechos”.

Nueva York es uno de los estados más urbanizados de la nación, y la mayoría de los afro-americanos vive en grandes ciudades”, declaró Arva Rice, presidenta y directora ejecutiva de la Liga Urbana de Nueva York, Inc. “Desde 1910, nos hemos dedicado a asegurar el empoderamiento económico de comunidades urbanas históricamente poco atendidas. A medida que la diversidad de la población de Nueva York aumenta, particularmente entre las personas mayores de 50 años, asegurar el bienestar e igualdad de las personas de color de estas edades se ha vuelto más urgente que nunca”.

Finkel de AARP añadió: “Estamos pidiendo a los legisladores, defensores de los derechos y al público en general que compartan sus conocimientos y experiencias con las disparidades actuales para que podamos presionar a los representantes públicos para que adopten cambios legislativos que hagan frente a estas desigualdades. Al cerrar las brechas considerables que existen, las personas de comunidades AA/N, AA/NIP e H/L podrán disfrutar de las mismas estabilidad y posibilidades que el resto de la población al tener más opciones de cómo y dónde vivir según envejecen.”

Aquellos interesados en seguir o unirse a la conversación pueden visitar aarp.org/NYDisruptDisparities que servirá como una plataforma que reunirá los últimos descubrimientos investigativos, actualizaciones legislativas e información relacionados con este esfuerzo. También servirá como un lugar para contribuir ideas y opiniones, junto a la dirección de correo electrónico: NYAARP@aarp.org.

FUENTE AARP New York

Las comunidades de color de Nueva York tienen peor acceso a los ahorros para la jubilación y los bancos, y pagan más por la vivienda y los cuidados a un ser querido. AARP y sus asociados lanzan una iniciativa de soluciones legislativas.