BETHESDA, Maryland, 29 de marzo del 2016 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ -- Es posible que los bebés expuestos a más de un idioma sean más capaces de ver una situación desde otro punto de vista, en comparación con los bebés expuestos a un solo idioma, según un estudio financiado en parte por los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés). El estudio investigó si un entorno de más de un idioma puede influir en el desarrollo de las habilidades de comunicación antes de que los bebés puedan hablar.

Logo - http://photos.prnewswire.com/prnh/20160329/348862LOGO

Los investigadores llevaron a cabo una tarea de comunicación visual interactiva con los bebés. Un investigador se sentaba en una mesa frente a un bebé. Entre ellos se encontraban dos objetos idénticos, uno que ambos podían ver y el otro que sólo el bebé podía ver. Cuando el investigador pedía el objeto, los bebés que venían de entornos de más de un idioma tenían más probabilidad de entregar al investigador el objeto que ambos podían ver, en lugar del objeto que sólo el bebé podía ver.

"Estos resultados mostraron un nivel de pensamiento sofisticado en los bebés que venían de entornos de más de un idioma", dijo Layla Esposito, Ph.D., oficial de programa en el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD, por sus siglas en inglés), parte de los NIH, instituto que proporcionó fondos para el estudio. "En comparación con los bebés en entornos de un solo idioma, los bebés en entornos de más de un idioma se dieron cuenta de que el adulto sólo podía ver un objeto, y eran lo suficientemente conscientes como para entregarles el objeto que ambos podían ver".

El estudio se publicó en línea en la revista profesional sobre las ciencias del desarrollo, Developmental Science. Los investigadores reclutaron a 32 bebés varones y 32 bebés niñas, la mitad de los cuales venían de un entorno en donde sólo habían sido expuestos al inglés y la otra mitad de los bebés habían sido expuestos a más de un idioma (principalmente español e inglés).

Mientras que los bebés podían ver ambos objetos, el investigador sólo podía ver uno. Para lograr la participación del bebé, el investigador extendía una mano hacia el bebé con la palma hacia arriba. Cuando el investigador pedía el objeto, los bebés expuestos a más de un idioma consistentemente escogieron el objeto que el investigador podía ver. Los bebés en entornos de un solo idioma eligieron al azar entre los objetos, sin hacer distinción.

"Al parecer, los bebés que aún no hablan pueden darse cuenta de las señales no verbales de los demás", dijo la doctora Esposito. "Los bebés de entornos de más de un idioma parecen más capaces de darse cuenta de estas señales y de ver una situación desde otro punto de vista".

Katherine Kinzler, Ph.D., catedrática adjunta de psicología y desarrollo humano en la Universidad de Cornell y una de las autoras del estudio, dijo que se necesitaban más investigaciones para determinar el grado en que la exposición a otros idiomas influye las habilidades de comunicación a lo largo de la vida.

Sobre el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD, por sus siglas en inglés): El NICHD apoya las investigaciones sobre el desarrollo antes y después del nacimiento; la salud materna, infantil y familiar; la biología de la reproducción y asuntos poblacionales; y la rehabilitación médica. Para obtener más información, visite el sitio web del Instituto: http://www.nichd.nih.gov/espanol.

Sobre los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés): Los NIH, la agencia de investigación médica de la nación, incluyen 27 institutos y centros y forman parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. Son la principal agencia federal encargada de realizar y apoyar la investigación médica básica, clínica y translacional e investigan las causas, los tratamientos y las curas para enfermedades comunes y raras. Para obtener más información sobre los NIH y sus programas, visite http://salud.nih.gov/.

Fuente : Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development, NIH

Site Preview