Los CDC y funcionarios de salud de Texas advierten acerca de una...

Los CDC y funcionarios de salud de Texas advierten acerca de una enfermedad vinculada a la leche cruda de una empresa de productos lácteos de Texas

La leche cruda contenía una bacteria poco común pero peligrosa y los consumidores deberían tomar antibióticos


COMPARTE ESTA NOTA

ATLANTA, 18 de septiembre de 2017 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Las personas que consumieron leche cruda o productos elaborados con leche cruda de una empresa de productos lácteos de Texas deben comunicarse con su proveedor de atención médica de inmediato, y notificar a los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y al Departamento de Servicios Estatales de Salud de Texas (DSHS). La leche cruda de la empresa K-Bar Dairy en Paradise, en Texas (al noroeste de Fort Worth), dio resultados positivos en pruebas de detección de una bacteria poco común pero potencialmente peligrosa conocida como Brucella RB51.

 Centers For Disease Control And Prevention (PRNewsFoto/CDC)

Los CDC aconsejan que las personas que consumieron leche o productos de leche de la empresa K-Bar Dairy entre el 1 de junio y el 7 de agosto de este año, deberían recibir tratamiento con antibióticos para evitar el riesgo de infecciones crónicas de por vida. Inicialmente, las personas con brucelosis presentan fiebre, sudores, dolores y fatiga. Si no se trata, la infección por Brucella RB51 puede causar complicaciones a largo plazo como artritis; problemas cardiacos, agrandamiento del bazo o del hígado; y, en raras ocasiones, problemas del sistema nervioso como la meningitis. La cepa RB51 puede causar enfermedad grave en las personas con el sistema inmunitario debilitado y aborto espontáneo en las mujeres embarazadas.

“Es muy importante que las personas que tomaron leche cruda de esta empresa busquen tratamiento para prevenir la infección con la Brucella RB51″, dijo el Dr. William Bower, líder del grupo de los CDC que investiga la brucelosis. “Incluso si las personas no presentan ningún síntoma ahora, pueden presentar una infección crónica que podría afectar su salud en los años venideros”, agregó.

Se sabe que leche de la empresa K-Bar causó la infección por Brucella a un residente de Texas. El caso de enfermedad de una mujer ha sido vinculado a los productos lácteos de la empresa. Los registros de compra y los registros de la enfermedad indican que más personas en Texas, y algunas en lugares tan alejados como California y Dakota del Norte, podrían necesitar antibióticos para prevenir o tratar la infección. En Texas, solo es permitida la venta de leche cruda en el sitio de la empresa de lácteos. Según el Departamento de Servicios Estatales de Salud de Texas, la empresa de lácteos K-Bar ha estado funcionando de conformidad con las leyes y normas estatales de esa industria, y está cooperando plenamente con la investigación.

Los CDC y funcionarios de salud de Texas han estado tratando de comunicarse con personas de más de 800 hogares de las que se sabe que han comprado leche cruda K-Bar. Texas está haciendo seguimiento a personas de 170 de estos hogares; los CDC trataron de comunicarse con las de los otros 672 hogares, pero muchas no suministraron información de contacto. De los 485 hogares con información de contacto, los CDC efectivamente pudieron comunicarse con 236. De estos 236 hogares, el 83 por ciento de las personas estuvieron expuestas a la cepa RB51 al beber la leche.

El desconocimiento del riesgo preocupa a los funcionarios

Debido a la información de contacto incompleta, el personal de los CDC no ha podido comunicarse con aproximadamente 200 hogares en los que alguien compró leche K-Bar. Es posible que las personas que consumieron muestras de la leche en la empresa de lácteos, o que obtuvieron la leche a través de familiares o amigos, tampoco tengan conocimiento del riesgo.

Hasta ahora, los CDC y los funcionarios de salud de Texas han recibido informes acerca de personas que bebieron leche K-Bar o que tienen síntomas que concuerdan con los de la brucelosis causada por la cepa RB51 en Alabama, Arkansas, California, Ohio, Dakota del Norte, Tennessee y Texas.

Las personas expuestas necesitan antibióticos

Los CDC recomiendan que toda persona que bebió leche cruda o consumió productos de la empresa de lácteos K-Bar entre el 1 de junio y el 7 de agosto del 2017, vea a su médico y le pida antibióticos para prevenir infecciones. Debido a que la Brucella puede causar complicaciones durante el embarazo, incluido el aborto espontáneo, es especialmente importante que las mujeres embarazadas que hayan podido estar expuestas busquen atención médica. La cepa RB51 es resistente a algunos antibióticos que por lo general se usarían para prevenir o tratar la brucelosis; por lo tanto, las personas que bebieron la leche deberían decirle a su médico que pudieron haber estado expuestas a la Brucella RB51 y remitir a su proveedor de atención médica al sitio web de los CDC (enlace a continuación). 

Las personas que han consumido la leche también deben chequearse la temperatura por si tienen fiebre durante las cuatro semanas siguientes a la última vez que bebieron la leche, y estar atentas a si presentan otros síntomas de la brucelosis durante seis meses. Estos síntomas incluyen, pero no se limitan a los siguientes: dolor muscular, fatiga prolongada, artritis, depresión e inflamación de los testículos.

Los médicos pueden encontrar más información acerca de cómo hacerles pruebas de detección de la Brucella RB51 a los pacientes y cuáles antibióticos usar para prevenir la infección en el sitio web de los CDC en: https://www.cdc.gov/brucellosis/clinicians/rb51-raw-milk.html.

Acerca de la cepa RB51

La RB51 es una cepa debilitada de Brucella que se usa para vacunar a las vacas hembras jóvenes contra infecciones por otras cepas más peligrosas de Brucella. La vacunación de las vacas con la vacuna RB51 previene abortos en este ganado y reduce el riesgo de las personas de entrar en contacto con vacas infectadas por las cepas más peligrosas de esta bacteria. Sin embargo, en raras ocasiones, las vacas vacunadas pueden liberar la RB51 en su leche.

Las pruebas realizadas con muestras individuales de leche tomadas de las vacas del lote de la empresa revelaron que dos de las vacas estaban infectadas con la Brucella RB51; esto fundamenta la conclusión de que estos animales son una fuente de la contaminación con RB51 de la leche cruda de la empresa. Funcionarios de Texas continúan realizando pruebas para garantizar que las demás vacas del lote no representen un riesgo continuo de contaminación con RB51 de la leche cruda de la empresa. La única manera de evitar esta posible exposición es al beber leche que haya sido pasteurizada para matar los microbios.

La Brucella es poco común en los Estados Unidos, en gran parte debido a nuestras prácticas de vacunación del ganado para prevenir la brucelosis. En este país se reportan aproximadamente 120 casos anuales de la enfermedad en personas. La mayoría de los casos de brucelosis en los EE. UU. ocurren en personas que viajaron a países donde la Brucella es más común y bebieron leche de vaca, oveja o cabra contaminada, o tuvieron contacto con animales infectados. Entre los casos en los EE. UU. en que la brucelosis se contrajo dentro del país, las infecciones ocurren por el contacto con cerdos salvajes o, menos frecuentemente, perros, o debido a una exposición accidental en entornos de laboratorios.

La leche cruda: Un riesgo de infecciones

La leche cruda y los productos de leche cruda son aquellos que no han sido sometidos a un proceso llamado pasteurización que mata a los microbios causantes de enfermedades. Los CDC recomiendan que las personas solo beban leche que haya sido pasteurizada para matar los microbios. Aun los animales sanos pueden portar gérmenes que pueden contaminar la leche. No hay sustituto de la pasteurización que garantice que la leche sea segura para consumir.

El riesgo de enfermarse por consumir leche cruda es mayor para los bebés y los niños pequeños, los ancianos, las mujeres embarazadas y las personas con el sistema inmunitario debilitado, como las que tienen cáncer, recibieron un trasplante de órgano o tienen el VIH/sida. Sin embargo, las personas sanas de cualquier edad pueden enfermarse gravemente si beben leche cruda contaminada con microbios nocivos.

Más información sobre la leche cruda en: https://www.cdc.gov/foodsafety/rawmilk/raw-milk-index.html

Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos

Los CDC trabajan a toda hora para proteger la salud y seguridad de las personas en los Estados Unidos. Ya sean enfermedades que comienzan en el país o en el extranjero, curables o prevenibles, crónicas o agudas, causadas por actividad humana o por un ataque deliberado, los CDC responden a las amenazas de salud más apremiantes en los Estados Unidos. Los CDC tienen su sede en Atlanta y cuentan con expertos en todos los Estados Unidos y el mundo.

Contacto: Departamento de Relaciones con los Medios de Comunicación de los CDC

404-639-3286

Logo – http://mma.prnewswire.com/media/287595/cdc__logo.jpg

FUENTE Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

Los CDC y funcionarios de salud de Texas advierten acerca de una enfermedad vinculada a la leche cruda de una empresa de productos lácteos de Texas