Los evangélicos hispanos se oponen el acuerdo nuclear iraní

Los evangélicos hispanos se oponen el acuerdo nuclear iraní



COMPARTE ESTA NOTA





Los evangélicos hispanos se oponen el acuerdo nuclear iraní


SAN FRANCISCO, 24 de julio de 2015 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — La siguiente es una declaración de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano (NHCLC/CONEL):

La semana pasada, los negociadores estadounidenses y sus interlocutores de negociación firmaron un acuerdo que plantea domar el programa de armas nucleares de Irán—que el país mantenía en secreto y negó tener durante mucho tiempo. La meta original era impedir que Irán tuviera algún modo de obtener las armas nucleares. Por desgracia, este acuerdo dista mucho de los objetivos originales.

Logo – http://photos.prnewswire.com/prnh/20120912/CL72800LOGO

El lunes 20 de julio, el Departamento de Estado de EE. UU. oficialmente presentó el acuerdo iraní ante el Congreso de Estados Unidos para un período de revisión de 60 días. Durante este período, el Congreso deberá examinar el acuerdo y decidir si aprobar o no aprobar el mismo. A pesar de que los principales líderes del Congreso de ambos partidos pidieron al presidente que esperara hasta después del período de revisión del Congreso, el gobierno se adelantó y presentó una resolución de aprobación el lunes ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Aunque el Consejo de Seguridad votó unánimemente para respaldar el acuerdo, el Congreso aún tiene un papel vital que desempeñar. Es importante recordar que las resoluciones del Consejo de Seguridad no predominan sobre la ley estadounidense, y el Congreso debería tomar en serio su responsabilidad.

Este acuerdo no sólo es malo, sino también muy peligroso. El acuerdo deplorablemente dista mucho de lo que tanto los demócratas como republicanos en el Congreso han dicho es aceptable.

El acuerdo no incluye inspecciones de sitios nucleares sospechosos en “cualquier momento y lugar”, dando a Irán amplia oportunidad para ocultar actividades de investigación y desarrollo de armas nucleares clandestinas.

Irán sigue negando al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) el acceso a información detallada sobre el desarrollo militar pasado de Irán, que sirve como base de referencia para la evaluación de su programa nuclear.

El acuerdo levantaría las sanciones de inmediato en el momento de su ejecución, en lugar de evolucionar progresivamente sobre la base del desempeño, proporcionando así a Irán el beneficio imprevisto de tener acceso a más de $150,000 millones, cifra que utilizará para seguir financiando el extremismo y el terrorismo en el Medio Oriente y otros lugares.

El acuerdo no desconecta ni retira todas las centrifugadoras que producen uranio, ni deshabilita alguna instalación nuclear iraní, lo que deja intacta la infraestructura nuclear de Irán y prepara el escenario para que Irán emerja después de diez a 15 años como un estado nuclear capaz de producir todo el uranio enriquecido que quiera.

El acuerdo levantaría después de cinco años la prohibición de las armas convencionales impuesta a Irán, lo que, increíblemente, permitiría a Irán ingresar de nuevo en el comercio de armas.

Nosotros dirigimos una comunidad evangélica hispana que representa a más de 40,000 iglesias hispanas en todo Estados Unidos. Estamos pidiendo a los miembros del Congreso de ambos partidos que se opongan a este acuerdo. La alternativa no es la guerra: la alternativa es tener la oportunidad de reorganizarse y exigir un mejor acuerdo que asegure que Irán jamás se convierta en una potencia nuclear.

La ejecución de este acuerdo llevaría a resultados devastadores a corto plazo, así como en el futuro. En el corto plazo, el acuerdo garantizaría el final de las sanciones y facultaría a Irán a seguir financiando a los terroristas que atacan a los cristianos y los judíos, e incluso a los musulmanes con los que no estén de acuerdo. Irán es responsable de sostener el régimen de Assad en Siria, es responsable de la muerte de más de 250,000 personas y de una crisis de refugiados que está desestabilizando toda la región. Esto incluye asesinar y aterrorizar a nuestros hermanos y hermanas cristianos. Su persecución sólo aumentará a medida que Irán envíe más dinero y armas a Siria. Por no hablar de la detención iraní de rehenes estadounidenses, entre ellos el Pastor Saeed Abendini. El acuerdo también aumenta la probabilidad de una mayor proliferación nuclear, en lugar de menos proliferación nuclear, en el Oriente Medio.

A la larga, este acuerdo permitiría a Irán de crear un programa de enriquecimiento de uranio a escala industrial. En ese momento, Irán se convertiría en un estado en el umbral nuclear con la capacidad de producir uranio enriquecido suficiente para componer armas nucleares en cuestión de días. Ante un plazo tan breve, un futuro presidente de Estados Unidos tendría sólo dos opciones en ese momento: darse por vencido y permitir que Irán tenga un arma nuclear, o imponer la acción militar. No habrá tiempo para imponer sanciones o recurrir a la diplomacia.

El Congreso tiene 60 días para examinar de cerca el acuerdo y el tiempo avanza. Recordamos al Congreso lo que este gobierno repitió durante las negociaciones: no llegar a un acuerdo es mejor que llegar a un mal acuerdo. Este acuerdo es un mal acuerdo que se debería rechazar.

Estados Unidos es nuestro país; Israel es la patria espiritual de los cristianos y los judíos en todo el mundo. Como estadounidenses y cristianos, nos preocupamos profundamente por ambos, y estas dos grandes naciones representan la mayor esperanza para el futuro del mundo. Este acuerdo iraní, que acelera la capacidad de Irán para construir armas nucleares y fomentar el extremismo y el terrorismo, es una amenaza para los ciudadanos del mundo que anhelan la libertad y la seguridad. No hemos podido confiar en Irán en el pasado y no podemos confiar en Irán en el futuro. Un Irán más poderoso propagaría más engaño y más muerte.

Nosotros representamos a millones de cristianos evangélicos hispanos en todos los Estados Unidos que, como nosotros, tienen el deber moral de luchar contra el antisemitismo, defender a Estados Unidos y apoyar a Israel. Cada uno de nosotros tiene la obligación de oponerse a este mal acuerdo. Los demócratas y los republicanos tienen un historial de cooperación legislativa unida para promover una sólida relación entre Estados Unidos e Israel. Esto no es un asunto partidista: es un imperativo moral.

Pedimos a nuestra comunidad evangélica hispana en todo Estados Unidos que llame a sus miembros del Congreso de ambos partidos durante este período de revisión, con el fin de instarlos a oponerse a este mal acuerdo. Hágales saber que queremos una solución diplomática que realmente resuelva el problema, y no un camino hacia la obtención de armas nucleares para Irán, ya sea ahora o en el futuro.

El Rev. Samuel Rodríguez es el presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano (NHCLC / CONEL), la mayor organización cristiana hispana del mundo. Sirve como la voz representativa de los más de 100 millones de evangélicos hispanos en más de 40,000 iglesias de Estados Unidos y otras 500,000 congregaciones repartidas por toda la diáspora de habla española. Para obtener información adicional, visite el sitio http://www.nhclc.org

El Rev. Mario Bramnick es el presidente de la Coalición de Liderazgo Hispano-Israelí. El enfoque de la Coalición de Liderazgo Hispano-Israelí es crear un cortafuego contra el antisemitismo y la campaña para deslegitimar a la nación de Israel, aumentar la concienciación sobre la relación fundamental del futuro de Estados Unidos e Israel, y activar a los hispanos a ser el grupo demográfico más “en favor de Israel y en favor de los judíos”.


Los evangélicos hispanos se oponen el acuerdo nuclear iraní