Las mujeres sexualmente activas que dejan de usar métodos anticonceptivos deberían dejar de beber alcohol, pero la mayoría sigue bebiendo

ATLANTA, 2 de febrero de 2016 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ -- Una cifra estimada de 3.3 millones de mujeres entre los 15 y 44 años tienen riesgo de exponer a su bebé en gestación al alcohol porque beben, son sexualmente activas y no usan métodos anticonceptivos para prevenir el embarazo, según el informe más reciente de Signos Vitales de los CDC, publicado hoy. El informe también encontró que 3 de cada 4 mujeres que quieren quedar embarazadas lo más pronto posible no dejan de beber alcohol cuando dejan de usar métodos anticonceptivos.

Foto - http://photos.prnewswire.com/prnh/20160202/328802
Logo - http://photos.prnewswire.com/prnh/20151116/287595LOGO

El consumo de alcohol durante el embarazo, aunque sea en las primeras semanas y antes de que la mujer sepa que está embarazada, puede causar discapacidades físicas, del comportamiento e intelectuales que pueden durar toda la vida del niño. Estas discapacidades se conocen como  trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF). No se sabe de una cantidad de alcohol segura, aunque sea cerveza o vino, que pueda beber la mujer en cualquier etapa del embarazo.

"El alcohol puede causar daños permanentes al bebé en gestación antes de que la mujer sepa que está embarazada", dijo la subdirectora principal de los CDC Anne Schuchat, M.D. "Cerca de la mitad de todos los embarazos en los Estados Unidos no son planeados y, aunque lo fueran, la mayoría de las mujeres no sabrán que están embarazadas durante el primer mes, cuando podrían todavía estar bebiendo. ¡El riesgo es real! ¿Por qué correr el riesgo?", agregó.

Los proveedores de atención médica deberían aconsejar a las mujeres que quieran quedar embarazadas que dejen de beber alcohol tan pronto como dejen de usar métodos anticonceptivos. La mayoría de las mujeres no saben que están embarazadas hasta que tienen 4 a 6 semanas de embarazo y, sin saberlo, podrían exponer a su bebé en gestación al alcohol. Los TEAF son completamente prevenibles si la mujer no bebe alcohol durante el embarazo.

En este informe de Signos Vitales, científicos del Centro Nacional de Defectos Congénitos y Discapacidades del Desarrollo de los CDC analizaron datos del 2011 al 2013 de la Encuesta Nacional de Crecimiento Familiar, que recopila información sobre la vida familiar, los matrimonios, los divorcios, los embarazos, la infertilidad, el uso de métodos anticonceptivos y la salud de las mujeres y los hombres. Se hizo un cálculo nacional estimado de la cantidad de embarazos expuestos al alcohol entre 4303 mujeres no embarazadas y no estériles de 15 a 44 años de edad. Se consideró que una mujer tenía riesgo de un embarazo expuesto al alcohol si en el mes anterior no era estéril, no se tenía conocimiento de que su pareja fuera estéril, había tenido relaciones sexuales vaginales con un hombre, había bebido alguna cantidad de alcohol y no había usado ningún método anticonceptivo. Se consideró que una mujer estaba tratando de quedar embarazada si el deseo de quedar embarazada fue la razón por la que ella y su pareja dejaron de usar métodos anticonceptivos.

En general, 3.3 millones de mujeres en los EE. UU. (7.3 % de las mujeres de 15 a 44 años de  edad que tenían relaciones sexuales, no estaban embarazadas y no eran estériles) tenían riesgo de exponer a su bebé en gestación al alcohol si quedaban embarazadas.

"Todas las mujeres que están embarazadas o tratando de quedar embarazadas, y sus parejas,  quieren tener un bebé sano. Pero puede que no sepan que beber cualquier cantidad de alcohol en cualquier etapa del embarazo puede causar una gama de discapacidades en el niño", dijo Coleen Boyle, Ph.D., directora del Centro Nacional de Defectos Congénitos y Discapacidades del Desarrollo de los CDC. "Es crítico que los proveedores de atención médica evalúen los hábitos de consumo de alcohol de la mujer durante las visitas médicas de rutina; le aconsejen que no beba nada si está embarazada o tratando de quedar embarazada, o si es sexualmente activa y no usa métodos anticonceptivos; y le recomienden servicios si necesita ayuda para dejar de beber", añadió.

Los CDC trabajan para prevenir los embarazos expuestos al alcohol y los TEAF a través de una variedad de actividades que incluyen las siguientes:

  • Hacer un seguimiento del consumo de alcohol de las mujeres en edad reproductiva en los Estados Unidos.
  • Apoyar la implementación de breves intervenciones basadas en evidencia para reducir el riesgo de consumo de alcohol y los embarazos expuestos al alcohol, incluso a través de evaluaciones del consumo de alcohol e intervenciones breves y del programa CHOICES.
  • Colaborar con los Centros para la Práctica e Implementación de la capacitación sobre los TEAF y los socios nacionales para fomentar cambios en la práctica de la prevención, la identificación y el manejo de los TEAF entre los proveedores de atención médica.
  • Fomentar intervenciones eficaces para los niños, adolescentes y adultos jóvenes que tienen TEAF y sus familias.
  • Y ofrecer información y materiales didácticos relacionados con los TEAF para las mujeres en edad reproductiva, los proveedores de atención médica y el público en general.

Para más información sobre el consumo de alcohol durante el embarazo y los TEAF, por favor visite http://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/fasd/.

Signos Vitales es un informe que se difunde el primer martes de cada mes como parte del  Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad de los CDC.  Esta publicación ofrece los datos y la información más recientes sobre indicadores de salud clave.  Entre estos se encuentran la prevención del cáncer, la obesidad, el consumo de tabaco, la seguridad de los pasajeros en vehículos automotores, las sobredosis por medicamentos recetados, el VIH/sida, el consumo de alcohol, las infecciones asociadas a la atención médica, la salud cardiovascular, los embarazos en la adolescencia, la seguridad de los alimentos y la hepatitis viral.

Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.

Los CDC trabajan a toda hora para proteger la salud y seguridad de las personas en los Estados Unidos. Ya sean enfermedades que comienzan en el país o en el extranjero, curables o prevenibles, crónicas o agudas, causadas por un error humano o por un ataque deliberado, los CDC tienen el compromiso de responder a los retos de salud más apremiantes en los Estados Unidos.

Los cuidados de salud preventivos pueden ayudar a las personas en los Estados Unidos a mantenerse más sanas a lo largo de su vida. Las personas inscritas en cobertura de seguro médico pueden usar "Una Guía para un Mejor Cuidado y una Vida más Saludable" (en inglés yen español) para obtener información sobre sus beneficios e incluso averiguar cómo acceder a atención médica primaria y a los servicios preventivos adecuados para ellas, para así poder vivir una vida larga y saludable.

Fuente : Centers for Disease Control and Prevention

Site Preview