ROCKVILLE, Maryland, 19 de octubre /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ -- Dos medicamentos que normalmente se usan para el tratamiento de la hipertensión arterial parecen ser eficaces para tratar un tipo común de enfermedad cardíaca conocida como cardiopatía isquémica estable, de acuerdo a una nueva revisión de efectividad comparativa financiada por la Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ) del HHS. Una versión del análisis se publicó el 20 de octubre en la edición en línea de los Annals of Internal Medicine (Anales de Medicina Interna).

Los investigadores notaron que el tratamiento que incluye los dos medicamentos -- inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, o IECA; y bloqueadores del receptor de angiotensina, o BRA -- puede conducir a una reducción en las muertes, el riesgo de ataque cardíaco y el riesgo de apoplejía y menos hospitalizaciones por falla cardíaca en los pacientes que sufren de cardiopatía isquémica estable. Sin embargo, los medicamentos presentan sus propios riesgos. Los riesgos asociados a los IECA incluyen una tos persistente, desmayos súbitos, exceso de potasio en la sangre y niveles de presión arterial peligrosamente bajos (hipotensión). Los riesgos asociados con los BRA incluyen un exceso de potasio en la sangre y baja presión arterial.

"La cardiopatía isquémica estable es una de las principales causas de muerte en Estados Unidos, por lo que estos hallazgos resultan muy alentadores", afirmó la Directora de la AHRQ, Carolyn M. Clancy, M.D. "Este informe de efectividad comparativa será una útil herramienta para ayudar a que los pacientes trabajen con sus médicos con el propósito de elegir las opciones de tratamiento".

La cardiopatía isquémica estable ocurre cuando el flujo de sangre rica en oxígeno que va hacia el corazón se reduce a causa de un estrechamiento o bloqueo de las arterias. Los síntomas de la cardiopatía isquémica estable incluyen una disminución en la tolerancia al ejercicio y un dolor severo en el pecho al hacer esfuerzos (conocido como angina), que afecta a casi 9 millones de adultos en EE.UU. Los riesgos a largo plazo de la cardiopatía isquémica estable incluyen la falla cardíaca y el ataque cardíaco. En total, las enfermedades cardíacas se encuentran entre las enfermedades más comunes y mortales del país, afectando a cerca de 80 millones de estadounidenses y matando diariamente a alrededor de 2,400 de ellos.

El tratamiento estándar de la cardiopatía isquémica estable consiste en una modificación de la dieta, ejercicio y medicamentos que incluyen la aspirina, los fármacos contra el colesterol, la nitroglicerina y los beta bloqueadores. Estos pueden evitar que la enfermedad empeore. Sin embargo, a pesar de que el tratamiento estándar por lo general alivia el dolor del pecho, no resulta siempre exitoso para reducir el riesgo de una falla cardíaca o un ataque cardíaco.

Para los pacientes que padecen una cardiopatía isquémica estable avanzada, el tratamiento puede incluir cirugía cardíaca (bypass de arteria coronaria con injerto, en el cual los cirujanos usan un vaso sanguíneo cosechado proveniente del pecho, la pierna o el brazo, para desviar el flujo sanguíneo alrededor de las arterias cardíacas estrechadas) o angioplastia (un procedimiento en el cual se usa un catéter para inflar un balón dentro de la arteria estrechada por la placa y por lo general se inserta un tubo de red llamado stent para mantener abierta la arteria).

Los IECA y BRA, que comúnmente se prescriben para combatir la hipertensión arterial, también se usan para tratar el ataque cardíaco y la falla cardíaca crónica. El Captopril (nombre comercial Capoten), el primer IECA de administración oral, ha estado ampliamente disponible en Estados Unidos desde comienzos de los años ochenta. Los BRA, primero aprobados para uso en Estados Unidos a mediados de los años noventa, a menudo se prescriben cuando un paciente presenta reacciones adversas a los IECA, pero por lo general los IECA son los que más se usan.

El informe de la AHRQ encontró que los pacientes con cardiopatía isquémica estable que tomaban un IECA además del tratamiento estándar, pueden reducir la probabilidad de varias consecuencias negativas, incluyendo la muerte por ataque cardíaco o falla cardíaca, los ataques al corazón no fatales, la hospitalización por falla cardíaca y la revascularización (cirugías que desvían la sangre hacia el corazón). Los pacientes que toman un BRA además de los medicamentos estándar pueden reducir su riesgo de muerte por una causa relacionada al corazón, ataque cardíaco o apoplejía.

Mientras que algunos pacientes y facultativos se concentran en un curso de tratamiento que use tanto los IECA como los BRA, el informe halló que el tratamiento combinado no muestra ningún beneficio con respecto al tratamiento con un IECA solamente y que los riesgos incluyen desfallecimientos, diarrea, baja presión arterial y problemas renales.

El reporte encontró que los estudios existentes ofrecen muy pocos datos acerca de los beneficios o daños de los medicamentos en poblaciones específicas tales como personas de diferentes géneros, etnicidad, estatus diabético, o en aquellos que tienen o no tienen hipertensión arterial.

El nuevo informe de la AHRQ, Efectividad comparativa de los inhibidores de enzimas convertidoras de angiotensina o de los bloqueadores del receptor de angiotensina II, agregados a la terapia médica estándar para tratar la cardiopatía isquémica estable, es la revisión de investigación más reciente del Programa de Atención Sanitaria Efectiva de la Agencia. Dicho programa, autorizado por la Ley de Modernización y Mejora de los Medicamentos de Receta del Plan Medicare (Medicare Prescription Drug, Improvement and Modernization Act), representa un importante esfuerzo federal para comparar tratamientos alternativos para las afecciones cardíacas y hacer públicas las conclusiones. El programa pretende ayudar a los pacientes, médicos, enfermeras, farmacéuticos y otros, a elegir los tratamientos más efectivos. Las conclusiones del nuevo informe estarán disponibles a la brevedad en guías de resumen redactadas en un lenguaje sencillo para pacientes, médicos y legisladores. Las guías de resumen sobre numerosos temas clínicos, así como otra información y antecedentes del Programa de Atención Sanitaria Efectiva, pueden encontrarse en www.effectivehealthcare.ahrq.gov.

FUENTE Agency for Healthcare Research and Quality

Fuente :