Proyecto de ley impositiva del Senado entrega $642 millones de regalo a...

Proyecto de ley impositiva del Senado entrega $642 millones de regalo a Boston Beer y amigos

El senador Rob Portman, autor de la enmienda, recibe enormes cantidades de dinero de las grandes compañías de la industria del alcohol


COMPARTE ESTA NOTA

SAN FRANCISCO, 21 de noviembre de 2017 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Alcohol Justice alerta sobre el texto en S. 236 / H.R. 747, la Ley de reforma impositiva y modernización de bebidas artesanales de 2017, que se incluyó en la versión del Senado de la ley republicana de recortes impositivos que salió del Comité de finanzas del Senado y se aprobó con un voto partidista el jueves 17 de noviembre de 2017. El texto establece recortes salvajes y peligrosos a los impuestos especiales al alcohol, como figura en una enmienda presentada por el senador Rob Portman (R-Ohio), miembro del Comité. Según OpenSecrets.com, el senador recibió $210,981 de la industria de la cerveza, el vino y las bebidas espirituosas desde 2010, incluyendo al menos $29,000 de ejecutivos de Boston Beer y sus parientes.

Foto – http://mma.prnewswire.com/media/608284/4_AM_BAR_BILL.jpg

Según un informe de Alcohol Justice, el recorte impositivo de dos años propuesto por el Senado costaría a los EE. UU. $642 millones. En un marcado contraste con la intención expresa de la Ley de reforma impositiva y modernización de bebidas artesanales de fomentar las pequeñas cervecerías, destilerías y bodegas, la mayor parte de los recortes se otorgan a las grandes compañías de la industria del alcohol. Las destilerías de bebidas espirituosas que elaboran más de 100,000 galones de prueba al año se quedan con casi el 75% de los recortes. Del regalo proyectado de $126 millones al año a las cervecerías, $50 millones serían para tan solo siete megacervecerías “artesanales”.

En vista de que la versión del proyecto de ley impositiva de la Cámara de Representantes que se aprobó el 16 de noviembre 2017, el cual, si se promulga, eliminaría los fondos públicos para el tratamiento del abuso de sustancias, los defensores de la salud pública expresan su preocupación inmediata y predicen una explosión de daños relacionados con el alcohol en el país.

“Este recorte impositivo de $642 millones para las grandes compañías de la industria del alcohol es un gran regalo de Navidad”, afirmó Michael Scippa, director de Asuntos públicos de Alcohol Justice. “Necesitamos dirigirnos a los senadores ahora mismo y decirles: Deténganse. Piensen. Opónganse a esta versión. No destruyan vidas estadounidenses para aumentar las ganancias de las grandes compañías de la industria del alcohol”.

Las revisiones al proyecto de ley del Senado se realizaron a pedido de seis de los grupos de presión de la industria del alcohol más grandes del país, incluidos el Beer Institute (Instituto de la Cerveza), el Wine Institute (Instituto del Vino) y el Distilled Spirits Council (Consejo de Bebidas Espirituosas). En una carta del 13 de noviembre de 2017 dirigida al presidente del Comité de finanzas del Senado, Orrin Hatch (R-Utah), los grupos de presión se quejan de las “regulaciones desactualizadas y las leyes impositivas que impiden el crecimiento de estas empresas particulares”.

“Los impuestos especiales federales a las bebidas alcohólicas en los EE. UU. no se aumentan desde 1991”, dijo Bruce Lee Livingston, director ejecutivo de Alcohol Justice. “Claro que están desactualizados. No se ajustaron acorde a la inflación. La industria dice ‘artesanal’ y la gente piensa en un pequeño taller familiar”, agregó Livingston. “Pero ahora esa palabra no significa nada. Los grupos de presión de la industria del alcohol le robaron el significado. Tomemos como ejemplo a Sam Adams. Ganan casi mil millones de dólares al año, pero este recorte impositivo los mima”.

Sam Adams es elaborada por Boston Beer, cuyo director ejecutivo, Martin Roper, recibe una fantástica compensación anual que supera los $43 millones. La compensación del fundador y presidente de Boston Beer, C. James Koch, todavía no se informó pero podemos decir con certeza que estos no son pequeños fabricantes de cerveza artesanal que atraviesan dificultades económicas. Los ahorros en impuestos que les piensa regalar el Senado pondrán más millones en sus bolsillos.

Sam Adams ya es famosa por hostigar a la Brewers Association (Asociación de Cerveceros), que también firmó la carta al senador Hatch, a subir el umbral de producción para las “cervecerías artesanales” para que esta gran cervecería entrara dentro de esa categoría mientras iba creciendo. Desde entonces han influenciado a legisladores clave, en particular al senador Rod Wyden (D-Oregon), quien redactó el proyecto de ley S. 236 original, y a Portman. Estos proyectos de ley ofrecen recortes impositivos a grandes productores de cerveza, vino y bebidas espirituosas.

Sin embargo, esto tendrá efectos inmediatos en la salud pública. Abundan las pruebas de que aumentar los impuestos especiales al alcohol reduce el consumo perjudicial. Alcohol Justice está decididamente a favor de duplicarlos. Como resultado, habría una disminución del 35% en la mortalidad relacionada con el alcohol, una reducción del 11% en las muertes en accidentes de tránsito relacionados con el alcohol y bajaría considerablemente la incidencia de infecciones de transmisión sexual, violencia y crimen. Además, los ingresos generados por los impuestos especiales a las bebidas alcohólicas pueden destinarse a la atención médica, la prevención y la recuperación, un concepto que Alcohol Justice denomina “cobrar por dañar”.

El daño económico actual que ocasiona el consumo excesivo de alcohol en los EE. UU. cuesta $249 mil millones al año, incluyendo 88,000 muertes, accidentes de tránsito relacionados con el alcohol, violencia, enfermedades crónicas y pérdida de productividad.

La Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias de los EE. UU. (SAMHSA, por sus siglas en inglés) estima que casi el 40% de las personas que buscan tratar su alcoholismo no tienen acceso al tratamiento. Además, la versión de la Cámara de Representantes del proyecto de ley impositiva de los EE. UU. busca comenzar a eliminar la Ley del Cuidado de Salud y su acceso a la atención hospitalaria. Los graves daños del consumo de alcohol, incluidas las lesiones accidentales, la toxicidad y la violencia, se verán exacerbados por la eliminación del impuesto y al mismo tiempo será más difícil poder acceder al tratamiento.

“Para que el alcohol sea seguro, hay que invertir en la prevención y el tratamiento”, señaló Scippa. “Al ver las versiones de este proyecto de ley impositiva del Senado y de la Cámara, es como si la Administración Federal de Aviación dijera que inspeccionar un avión lleva demasiado tiempo y los paracaídas son demasiado costosos”.

Alcohol Justice está completamente en desacuerdo con la versión del proyecto de ley impositiva del Senado e insta a todas las personas a quienes les interesa la salud del país a actuar ahora y oponerse a este proyecto. Díganles a sus senadores que rechacen la enmienda de Portman y eviten que las grandes compañías de la industria del alcohol se apropien del Congreso.

ACTÚE AHORA, dígale a su senador que rechace los recortes impositivos de la Enmienda de Portman para las grandes compañías de la industria del alcohol.

LEA MÁS sobre el regalo de $3.2 mil millones que representa la Ley de modernización de bebidas artesanales.

CONTACTO: Michael Scippa 415 548-0492
Jorge Castillo 213 840-3336

ALCOHOL_JUSTICE_LOGO

Logo – http://mma.prnewswire.com/media/608320/ALCOHOL_JUSTICE_LOGO.jpg

 

 

FUENTE Alcohol Justice

Proyecto de ley impositiva del Senado entrega $642 millones de regalo a Boston Beer y amigos