Los CDC llaman a la septicemia una emergencia médica; alientan a actuar rápido para su prevención y pronta identificación.

ATLANTA, 23 de agosto de 2016 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ -- La septicemia es causada por la respuesta abrumadora y potencialmente mortal del cuerpo a una infección y requiere una intervención rápida. Comienza fuera del hospital en casi el 80 % de los pacientes. De acuerdo con un nuevo informe de Signos Vitales publicado por los CDC, cerca de 7 de cada 10 pacientes con septicemia habían utilizado recientemente servicios de atención médica o tenían enfermedades crónicas que requieren cuidados médicos frecuentes. Esto presenta oportunidades para que los proveedores de atención médica prevengan, identifiquen y traten la septicemia mucho antes de que pueda causar enfermedades potencialmente mortales, o la muerte.

"Cuando se produce septicemia, se debe tratar como una emergencia médica", dijo el director de los CDC, Tom Frieden, M.D., M.P.H. "Los médicos y el personal de enfermería pueden prevenir la septicemia y también sus devastadores efectos, y los pacientes y sus familias pueden estar atentos a la septicemia y preguntar '¿podría ser septicemia?'", agregó. 

Ciertas personas con una infección tienen más probabilidades de presentar septicemia, incluidas las de 65 años o más, los bebés menores de 1 año, las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado y las que tienen afecciones crónicas (como la diabetes). Aunque es mucho menos común, incluso los niños y los adultos sanos pueden presentar septicemia por una infección, especialmente cuando no se identifica temprano. Los signos y síntomas de la septicemia incluyen escalofríos, fiebre o sensación de mucho frío; dolores o molestias extremos; piel pegajosa o sudorosa; confusión o desorientación; dificultad para respirar y frecuencia cardiaca alta.

Según el informe de Signos Vitales, las infecciones de los pulmones, el tracto urinario, la piel y los intestinos son las que con más frecuencia causan septicemia. En la mayoría de los casos, no se identificaron las bacterias que causaron la infección que produjo la septicemia. En los casos en que sí se identificaron, las bacterias más comunes que causaron septicemia fueron Staphylococcus aureus, Escherichia coli (E. coli), y algunos tipos de Streptococcus.

Los proveedores de atención médica, los pacientes y sus familiares pueden trabajar en equipo para prevenir la septicemia.

Los proveedores de atención médica tienen un rol crucial en la protección de los pacientes de las infecciones que pueden causar septicemia y en la identificación temprana de la septicemia. Los proveedores de atención médica pueden:

  • Prevenir las infecciones. Cumplir las exigencias para el control de infecciones (como el lavado de manos) y asegurarse de que los pacientes reciban las vacunas recomendadas (p. ej., contra la influenza y la enfermedad neumocócica).
  • Educar a los pacientes y sus familias. Enfatizar la necesidad de prevenir las infecciones, controlar las afecciones crónicas y, si la infección no mejora, buscar atención rápidamente. No esperar.
  • Pensar en la septicemia. Conocer los signos y síntomas de la septicemia para identificar y tratar pronto a los pacientes.
  • Actuar rápido. Si se sospecha septicemia, ordenar pruebas para ayudar a determinar si hay una infección, dónde está ubicada y qué la causó. Comenzar el tratamiento con antibióticos y otros cuidados médicos recomendados inmediatamente.
  • Revaluar el manejo del paciente. Chequear la evolución del paciente frecuentemente. Revaluar el tratamiento con antibióticos entre las 24 y 48 horas o antes para cambiarlo si fuera necesario. Determinar si el tipo de antibióticos, la dosis y la duración del tratamiento son los correctos.

Los CDC están trabajando en cinco áreas clave relacionadas con la septicemia:

  • Aumentar la concientización sobre la septicemia al buscar la participación de organizaciones profesionales médicas y de defensores de los pacientes.
  • Alinear la prevención de infecciones, el manejo de enfermedades crónicas y el uso adecuado de antibióticos para promover la identificación temprana de la septicemia.
  • Estudiar los factores de riesgo de la septicemia que puedan servir de guía para la prevención dirigida y la identificación temprana.
  • Establecer un sistema para hacerle seguimiento a la septicemia a fin de medir el impacto de las intervenciones exitosas.
  • Prevenir las infecciones que pueden causar septicemia al promover los programas de vacunación, el manejo de las enfermedades crónicas, la prevención de las infecciones y el uso adecuado de antibióticos.

Para leer todo el informe de Signos Vitales, visite: http://www.cdc.gov/Spanish/SignosVitales/Septicemia/.

Para obtener más información sobre la septicemia y el trabajo de los CDC, visite: www.cdc.gov/sepsis.

Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.

Los CDC trabajan a toda hora para proteger la salud y seguridad de las personas en los Estados Unidos. Ya sean enfermedades que comienzan en el país o en el extranjero, curables o prevenibles, crónicas o agudas, causadas por un error humano o por un ataque deliberado, los CDC tienen el compromiso de responder a los retos de salud más apremiantes en los Estados Unidos.

Logo - http://photos.prnewswire.com/prnh/20151116/287595LOGO

 

Fuente : Centers for Disease Control and Prevention

Site Preview