Sobrevivientes de trasplantes conocen por primera vez a donadores en la XLI...

Sobrevivientes de trasplantes conocen por primera vez a donadores en la XLI Reunión Anual de Trasplantes de Médula Ósea de City of Hope

Padre de tres y sobreviviente de anemia aplásica que ayudó a su esposa a vencer el cáncer de seno se unen a miles para agradecer a donadores en el evento del 28 de abril.


COMPARTE ESTA NOTA

DUARTE, California, 26 de abril de 2017 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Cuando Sergio Ramírez vino a City a Hope a principios de 2013, la leucemia linfoblástica aguda (LLA) que pensó que ya había vencido después de tres años de tratamientos acababa de volver, y con más fuerza. Una biopsia reveló que el 82 por ciento de las células de su médula ósea eran células leucémicas. Este padre de tres niños oriundo de Los Ángeles estaba aterrado de lo que le deparaba el futuro.

“Si los primeros tres años de quimioterapia y mantenimiento no funcionaron, pensé, ‘¿Qué voy a tener qué hacer esta vez?'” dijo Ramírez, de 34 años de edad, quien sabía que aquellos pacientes cuyo LLA había reincidido tenían aproximadamente un 15 por ciento de probabilidades de sobrevivir. La LLA es un cáncer que comienza en las células blancas de la sangre, produce células cancerosas y puede propagarse rápidamente a los órganos del cuerpo.

“Estaba aterrado, pero no lo mostraba por mis hijos. Sólo quería que vieran que papá era fuerte y que iba a estar ahí para ellos”, añadió.

El doctor de Ramírez lo había referido a City of Hope para que participara en un estudio de inmunoterapia encabezado por el Dr. Anthony Stein, director adjunto del Centro Familiar Gehr para la Investigación de la Leucemia de City of Hope (City of Hope’s Gehr Family Center for Leukemia Research). Ramírez tomó dos ciclos de 28 días de un medicamento que estimulaba las células de su sistema inmune para que atacaran las células de la leucemia hasta poner el cáncer en remisión.

Ramírez aún necesitaba un trasplante de médula ósea para poder permanecer sin cáncer, y unas semanas después, lo recibió. Frecuentemente se detiene a pensar en el donador quien, sin estar relacionado con él, había hecho la donación de manera voluntaria para salvar la vida de una persona que jamás había conocido.

El viernes 28 de abril, Ramírez finalmente podrá conocer a su donador en la XLI Reunión Anual de Trasplantes de Médula Ósea (BMT, por sus siglas en inglés) de City of Hope. Y Ramírez espera ese día con ansias.

“Hoy estoy aquí con mis hijos en gran parte gracias a su generosidad”, dice Ramírez, quien recuerda que el primer donador que se había identificado no hizo la donación. “Cada vez que pienso en ello, me dan ganas de llorar…realmente quiero conocerlo y agradecerle tanto, porque sin él, no sé si aún estaría aquí”.

Otro paciente, Evan Braggs, también conocerá a su donador en la reunión BMT.

Evan Braggs de 32 años y residente de Rancho Cucamonga, también está sumamente feliz de poder conocer a su donador en la reunión de BMT de este año.

Y ha esperado mucho tiempo para hacerlo, pues Braggs recibió su trasplante en 2005. Tenía 20 años de edad y estaba luchando contra una devastadora enfermedad de la sangre, la anemia aplásica. La enfermedad evita que la médula ósea de una persona genere la cantidad adecuada de células rojas nuevas, lo que con el tiempo resulta en problemas cardíacos graves.

Un día que Braggs jugaba básquetbol, se quedó sin aire y se colapsó.

“Tuve que recostarme como por 15 minutos”, recuerda. La siguiente mañana, su padre lo llevó a un hospital local, donde el equipo médico le hizo pruebas de sangre dos veces porque querían asegurarse de tener el diagnóstico correcto. Los niveles de hemoglobina de Braggs estaban tan bajos, que fue admitido de inmediato a la unidad de cuidados intensivos donde recibió una transfusión de sangre.

Una de las enfermeras me mencionó que estaba a aproximadamente dos semanas de haber tenido un ataque cardíaco”, añadió.

El diagnóstico dejó a Braggs impactado. Jamás había tenido problemas de salud, salvo una fractura. En ese entonces corría carreras de vallas en el equipo de atletismo de Mt. San Antonio College. También jugaba básquetbol y hacia ejercicio todos los días. “A simple vista, jamás hubieras sospechado lo enfermo que estaba”, añadió.

En City of Hope, el Dr. Ryotaro Nakamura, profesor adjunto de hematología y trasplante de células hematopoyéticas, trató a Braggs con dos sueros para intentar incrementar la producción en su médula ósea. También recibió transfusiones de sangre cada cierto número de semanas. Pero para poder curar la anemia, necesitaría un trasplante de médula ósea.

Braggs estaba determinado a no dejar que su tratamiento afectara sus estudios, y trabajó muy de cerca con Nakamura para programar su trasplante durante las vacaciones de verano. Pasó ese verano en el hospital recuperándose del trasplante.

Esas semanas en City of Hope ayudaron a Braggs a apreciar su vida aún tan joven, así como a sentirse agradecido por la multitud de personas que lo ayudaron a recuperar su salud.

“Estoy muy agradecido de que este caballero haya sacrificado tiempo de su vida para hacer algo como esto…y también estoy agradecido por todas las personas que estuvieron involucradas en el proceso de ayudarme a pasar por esto, desde mis padres y el Dr. Nakamura, hasta las enfermeras registradas y especializadas”, dice Braggs.

Él jamás pensó que podría ofrecerle a otros la misma generosidad que él recibió, pero la oportunidad llegó varios años después.

Braggs acababa de conocer a una joven, Natalia Melina, cuando la diagnosticaron con cáncer de seno etapa 2 en enero de 2014.

La mujer de 32 años recuerda haberle dicho a Braggs de su diagnóstico y que él no tenía que involucrarse en su tratamiento ya que él había pasado por algo similar antes. Braggs dijo que de ninguna manera se alejaría y le recomendó que tuviera su tratamiento en City of Hope, y ella le hizo caso. Más adelante, los dos comenzaron a salir juntos, y cuando ella recibió quimioterapia y perdió su pelo, Braggs, también se rasuró el suyo.

“Pude compartir con ella todas esas cosas que uno pasa cuando se está en tratamiento: la pérdida de pelo, los efectos de la quimioterapia, fatiga, cosas de esa naturaleza, y ayudar a tranquilizarla y a prepararse para la siguiente fase del tratamiento”, añadió.

La pareja se casó en 2015.

“Ahora, vemos hacia atrás y pensamos que ya hemos vivido esos momentos difíciles que la mayoría de las personas solo mencionan en sus votos matrimoniales”, dijo Braggs. “En la salud y en la enfermedad. En las buenas y en las malas. Pasamos por lo peor y permanecimos juntos a pesar de ello”.

Acerca del trasplante de médula ósea

Los trasplantes de médula ósea les ofrecen una segunda oportunidad a las personas con cánceres sanguíneos y otras enfermedades hematológicas que suponen un riesgo para sus vidas. Desde 1976, más de 13,000 pacientes de casi todos los estados y de docenas de países han tenido trasplantes de médula ósea, sangre de cordón o células madre en City of Hope.

City of Hope tiene el único programa de trasplantes en el país que ha logrado reportar 12 años consecutivos con un “desempeño por arriba de la norma” de pacientes que sobreviven un año, de acuerdo con el Centro de Investigación Internacional de Trasplantes de Médula y Sangre (Center for International Blood and Marrow Transplant Research).

Adicionalmente, City of Hope está tendiendo un puente hacia la siguiente frontera para el tratamiento de estos pacientes de cáncer: usando inmunoterapia para entrenar al sistema inmune del paciente a luchar contra el cáncer. Entre estos sobrevivientes de cáncer en la reunión se encuentran varios pacientes que representan a una nueva generación de sobrevivientes de cáncer sanguíneo: pacientes tratados en ensayos clínicos con inmunoterapia con células T. Las células del sistema inmune de estos pacientes fueron extraídas, modificadas para permitirles reconocer y atacar las células de cáncer y finalmente reinyectadas en los pacientes.

Acerca de la reunión de BMT de City of Hope

En los últimos 41 años, City of Hope ha sido anfitrión de la reunión anual para los sobrevivientes de un trasplante de médula ósea como Ramírez y Braggs. Lo que comenzó como un pastel de cumpleaños y una sola vela que representaba el primer año sin cáncer del paciente ha crecido hasta convertirse en un gran picnic de celebración que reúne a más de 4,000 sobrevivientes, donadores y familiares de todo el mundo, así como a los doctores, las enfermeras y el personal que los ayudaron a lo largo de esta terapia que les salvó la vida.

Las reuniones entre pacientes y donadores son el momento más conmovedor del evento. Muchos receptores, a pesar de estar llenos de curiosidad y de la necesidad de expresar su gratitud, solo pueden soñar con conocer a estos extraños que salvaron sus vidas. City of Hope hace ese sueño realidad para dos pacientes cada año.

“La reunión enfatiza lo que la investigación y una atención excepcional de enfermeros y médicos han logrado para salvar las vidas de los pacientes”, dice el Dr.  Stephen J. Forman, Catedrático Distinguido Francis & Kathleen McNamara en hematología y trasplantes de células hematopoyéticas en City of Hope. “Enfatiza que todos estamos interconectados y las muchas alegrías de la vida que un paciente puede vivir una vez que ha sido curado por un trasplante”.

Ramírez, Braggs y sus donadores serán el enfoque central de la conferencia de prensa de las 10 a.m. en las instalaciones de City of Hope, en el Jardín de la Esperanza de la Familia Argyros (the Argyros Family Garden of Hope) ubicado enfrente del Helford Clinical Research Hospital de City of Hope.

Más adelante en la tarde, City of Hope será anfitrión de un programa de entretenimiento para los sobrevivientes, los donadores y sus familias.

Acerca de City of Hope

City of Hope es un centro independiente para la investigación y el tratamiento del cáncer, la diabetes y otras enfermedades graves. Designado como uno de solo 47 centros de cáncer integrales, el mayor reconocimiento que puede otorgar el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute), City of Hope es también miembro fundador de la Red Nacional Integral del Cáncer (National Comprehensive Cancer Network), con protocolos de investigación y tratamiento que ayudan a hacer avanzar la atención médica en todo el mundo. City of Hope está ubicado en Duarte, California, al noreste de Los Ángeles, con clínicas comunitarias en todo el Sur de California. Está clasificado como uno de los “Mejores Hospitales de los Estados Unidos” (“America’s Best Hospitals”) en el tratamiento del cáncer por U.S. News & World Report. Fundado en 1913, City of Hope es un pionero en los campos de trasplante de médula ósea, diabetes y numerosos medicamentos revolucionarios para el cáncer que tienen sus bases en la tecnología desarrollada en la institución. Para obtener más información sobre City of Hope, síganos en Facebook, Twitter, YouTube o Instagram.

Sobrevivientes de trasplantes conocen por primera vez a donadores en la XLI Reunión Anual de Trasplantes de Médula Ósea de City of Hope