A pesar de cuatro meses de rapto, violación y tortura, todavía no...

A pesar de cuatro meses de rapto, violación y tortura, todavía no hay justicia para mujer Venezolana

La Campaña de la IPPF/RHO www.JusticiaParaLinda.org apremia a la comunidad internacional a manifestarse a favor de un juicio rápido y justo


COMPARTE ESTA NOTA

Nueva York, NY–(HISPANIC PR WIRE – US Newswire)–2 de agosto de 2005–Cuatro años después de haber sido raptada, violada y torturada durante un período de cuatro meses, Linda Loaiza todavía se recupera de las agresiones físicas y emocionales de las que fue víctima. Su captor y torturador ha evadido las manos de la justicia por varios años, y todavía no se ha fijado un juicio. Por ello, la Federación Internacional de Planificación de la Familia, Región del Hemisferio Occidental, está lanzando una campaña de defensa y promoción encaminada a garantizar que se haga justicia.

En julio de 2001, Loaiza fue rescatada por la policía en Caracas, Venezuela, del apartamento de Luis Carrera Almoina, el presunto atacante. La joven había sido violada y brutalmente torturada en repetidas ocasiones; se le encontró en un estado de severa desnutrición, con los lóbulos de sus orejas destrozados, un pezón cortado, quemaduras de cigarrillo por todo su cuerpo, múltiples fracturas de cráneo, y magulladuras y cortadas en su cara y área genital.

“Este incidente ocurrió en Venezuela”, dijo Carmen Barroso, Directora de la Región del Hemisferio Occidental de la Federación Internacional de Planificación de la Familia, “pero es un horrible ejemplo de las inmensas dificultades que enfrentan las mujeres en muchas otras partes del mundo, cuando buscan justicia ante la violencia y el abuso”.

Carrera Almoina, cuyo influyente padre era presidente de una importante universidad en Caracas, había sido arrestado previamente por torturar a quien fuera su pareja en 1999. Después de ser detenido y puesto bajo arresto domiciliario, Carrera Almoina intentó huir con la ayuda de su padre. Sin embargo, fue capturado al día siguiente, y su padre fue posteriormente acusado de obstruir la acción de la justicia.

El caso de Linda fue diferido por el sistema judicial 29 veces; 59 jueces declinaron procesar al hombre acusado de torturarla. Más de tres años después, Linda tuvo que someterse a una huelga de hambre de dos semanas en la escalinata del Tribunal Supremo de Justicia, antes de que el caso fuera finalmente llevado a juicio; pero el 21 de octubre de 2004, Carrera Almoina y su padre fueron absueltos de todos los cargos. La jueza encargada del caso alegó “falta de evidencia” y, asombrosamente, ordenó una investigación de Loaiza, su padre, y hermana, por una supuesta participación en una red de prostitución.

Loaiza apeló el fallo y en abril, después de una gran cantidad de protestas públicas, una corte de apelaciones anuló la decisión previa de la corte y citó de nuevo a juicio. El nuevo juicio estuvo programado para comenzar en Julio, pero la defensa ya ha diferido la fecha varias veces. Tomando en cuenta la historia de este caso, hay razones para tener preocupación sobre si finalmente se hará justicia.

“A través de nuestro instrumento de defensa y promoción, http://www.JusticiaParaLinda.org, la Federación Internacional de Planificación de la Familia está promoviendo el apoyo de personas partidarias de esta causa aquí en los EE.UU. y en toda Latinoamérica, para que se escriba al gobierno venezolano y se garantice un resultado justo”, hizo notar la Dra. Barroso. “La tragedia personal de Linda no debe también convertirse en una tragedia para la justicia”.

La Federación Internacional de Planificación de la Familia, Región del Hemisferio Occidental (IPPF/RHO) y sus 46 Asociaciones Miembro, están comprometidas a promover los derechos de las mujeres y hombres a decidir libremente el número y espaciamiento de sus hijos, y a tener el más alto nivel posible de salud sexual y reproductiva. Nuestra organización presta más de 18 millones de servicios anualmente – desde consejería y suministros anticonceptivos, hasta la prevención, pruebas y tratamiento del VIH – a la gente más necesitada en la región.

–30–

CONTACTO:

Gil Kulick (212) 214-0233/(646) 924-9960 cell

o

Dan Klotz (917) 438-4613/(347) 307-2866 cell

A pesar de cuatro meses de rapto, violación y tortura, todavía no hay justicia para mujer Venezolana