ALA da a conocer novedoso estudio referente a servicios de biblioteca a...

ALA da a conocer novedoso estudio referente a servicios de biblioteca a nuevos estadounidenses

Las bibliotecas se esfuerzan por garantizar igualdad de oportunidades para personas que no hablan inglés


COMPARTE ESTA NOTA

MINIÁPOLIS, 26 de marzo /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Aproximadamente 21 millones de personas en los Estados Unidos hablan inglés con limitaciones o no lo hablan en absoluto, un 50 por ciento más que hace una década. En la medida que la demografía de la nación sigue cambiando, las bibliotecas públicas de los Estados Unidos prosiguen sus esfuerzos para satisfacer las necesidades de servicio de personas que no hablan inglés. En el día de hoy, la Asociación de Bibliotecas de los Estados Unidos (ALA) dio a conocer “Non-English Speakers in U.S. Public Libraries”, un estudio sin precedentes acerca de la gama de servicios especializados de biblioteca para personas que no hablan inglés. El anuncio se llevó a cabo en el New American Center de Hennepin County Library, en el marco de la Conferencia Nacional de la Asociación de Bibliotecas Públicas, que se está realizando del 25 al 29 de marzo.

“Serving Non-English Speakers in U.S. Public Libraries” es el primer estudio nacional en considerar la amplia gama de servicios y programas creados para personas que no hablan inglés, incluyendo la efectividad de los servicios, los obstáculos para el uso de la biblioteca, los servicios de uso más frecuente, y los programas de bibliotecas más exitosos en servicios prestados por idiomas. El estudio analizó las poblaciones de zonas de servicios de bibliotecas, y la proximidad de los usuarios a bibliotecas locales que ofrecen servicios especializados. Los servicios usados con más frecuencias por personas que no hablan inglés fueron: colecciones en idiomas especiales (68.9 por ciento) y programación especial (39.6 por ciento), incluyendo horas del cuento y programación cultural en idiomas específicos.

Las bibliotecas actuales proporcionan una amplia gama de oportunidades para personas con necesidades e intereses diversos. Las bibliotecas reportaron que los programas y servicios más exitosos para personas que no hablan inglés fueron: Inglés como Segundo Idioma (ESL); materiales y colecciones en idiomas específicos; clases de uso de computadoras y computación; horas del cuento y programas especiales.

“Las bibliotecas son sitios de educación, autoayuda y aprendizaje para toda la vida”, aseguró Loriene Roy, presidenta de ALA. “Los resultados presentados en este estudio proporcionan un recurso para la creación de materiales, servicios y programas mejores y más precisos para las personas aisladas lingüísticamente. Esperamos que las bibliotecas, los colaboradores de las bibliotecas y la comunidad de investigación considerarán valioso este estudio como herramienta de planificación para servir mejor a los usuarios que no hablan inglés”.

El estudio reveló que el español es el idioma con mayor respaldo en las bibliotecas públicas. El 78 por ciento de las bibliotecas reportó el español como idioma de prioridad #1, después del inglés, para el cual crean servicios y programas. Los idiomas asiáticos quedaron como segunda prioridad, con un 29 por ciento. Otro 17.6 por ciento de las bibliotecas indicó que tenían a los idiomas indo-europeos como segunda prioridad.

La sabiduría convencional pronosticaba que la densidad del servicio se reportaría en sitios urbanos y más poblados. Pero los datos resultantes del estudio indican una realidad totalmente opuesta. Las bibliotecas ubicadas en comunidades con menos de 100,000 residentes están satisfaciendo fundamentalmente las necesidades de los residentes que no hablan inglés. Más del 53 por ciento de los residentes en esas pequeñas comunidades viajaron entre 1 y 3 millas para llegar a una biblioteca, y otro 21 por ciento viajó entre 4 y 6 millas en busca de servicios de biblioteca. Aunque cualquier distancia puede ser un obstáculo cuando la transportación es un problema, fue la barrera de menor cuantía reportada por las bibliotecas.

El alfabetismo resultó el obstáculo más dominante para los usuarios de biblioteca que no hablan inglés. El alfabetismo es un obstáculo para las personas que no hablan inglés, y es precisamente lo que cuenta con el mayor respaldo de las bibliotecas en los servicios y programas creados especialmente para estos usuarios. Los hábitos de lectura y de asistencia a bibliotecas constituyen el mayor obstáculo que enfrentan las personas que no hablan inglés (76 por ciento) en el uso de la biblioteca. El conocimiento de los servicios que ofrece la biblioteca es el segundo obstáculo más común para su participación (74.7 por ciento) que identificaron los bibliotecarios. Por su parte, la falta de tiempo discrecional fue el tercer obstáculo más común identificado (73.1 por ciento).

“Serving Non-English Speakers in U.S. Public Libraries” fue realizado por la Oficina de Investigaciones y Estadística de ALA. La investigación, concluida en la primavera del 2007, fue posible gracias a los fondos de una subvención World Book – ALA Goal Grant en el 2006. La Dra. Christie Koontz y Dean Jue de Florida State University dirigieron la investigación para ALA. Las oficinas de Alfabetismo y Servicios de Ayuda, Diversidad y Programas Públicos de ALA ofrecieron apoyo adicional.

Hay voceros bilingües disponibles para entrevistas. Los medios interesados deben contactar a Macey Morales, de Relaciones con los Medios de ALA, 312-280-4393 o mmorales@ala.org para coordinar entrevistas.

Para más información o ver el reporte completo, visite http://www.ala.org/nonenglishspeakers.

La American Library Association (Asociación de Bibliotecas de los Estados Unidos — ALA) es la asociación de bibliotecas más antigua y extensa del mundo, y cuenta con más de 65,000 miembros. Su misión es promover los servicios de biblioteca e información de la más alta calidad, así como el acceso público a la información.

ALA da a conocer novedoso estudio referente a servicios de biblioteca a nuevos estadounidenses