ALas traducciones de las etiquetas de medicamentos podrían ayudar a prevenir errores...

ALas traducciones de las etiquetas de medicamentos podrían ayudar a prevenir errores médicos; La revista Meharry dice que es más probable obtenerlas en las farmacias pequeñas, pero que las traducciones hechas por computadora no siempre son precisas



COMPARTE ESTA NOTA

Nashville, TN–(HISPANIC PR WIRE – BUSINESS WIRE)–3 de febrero de 2006–El suministro de etiquetas de medicamentos redactadas en el idioma correcto podría eliminar algunos de los errores médicos que causan 98.000 muertes por año en los Estados Unidos, pero, según un estudio que figura en la publicación de febrero de la Revista de Atención Médica para los Pobres y Subatendidos (JHCPU, por sus siglas en inglés), publicada por Meharry Medical College, es más probable encontrar dichas etiquetas en las farmacias pequeñas e independientes que en las cadenas de farmacias.

El estudio, que analizó la disponibilidad de etiquetas de medicamentos redactadas en español en el Bronx, Nueva York, halló que las farmacias que las brindan a menudo dependen de programas informáticos para traducir la receta del médico desde el inglés. Del 86 % de las farmacias que utilizaban traducciones hechas por computadora, sólo una contaba con un empleado de habla hispana que podría verificar la precisión de la traducción y corregir errores. Además, el estudio halló que los pacientes tenían que solicitar específicamente una etiqueta en español en todas las farmacias.

Durante una visita de seguimiento realizada a una farmacia perteneciente a una gran cadena, los investigadores descubrieron que la computadora no podía traducir términos tan comúnmente utilizados como “un cuentagotas completo” o “durante 30 días”.

De las 162 farmacias de la zona, 161 participaron en la encuesta telefónica. De las 125 pequeñas farmacias entrevistadas, 71% dijo que estaba en condiciones de brindar etiquetas traducidas al español. De las farmacias pertenecientes a las grandes cadenas, 61% estaba en condiciones de brindar etiquetas en español.

Según el censo 2002 de Estados Unidos de la Encuesta de la Comunidad Estadounidense, 43% de la población del Bronx es de habla hispana y, dentro de ella, 44% de las personas tiene un nivel de inglés “menor que bueno”.

El estudio fue dirigido por: Iman Sharif, profesor asociado de pediatría clínica y director asociado de capacitación de residentes en pediatría social en la Facultad de Medicina Albert Einstein / Hospital Infantil de Montefiore en el Bronx; Sarah Lo, residente de pediatría; y Philip Ozuah, profesor y presidente interino del departamento de pediatría. Un investigador llamó a cada farmacia en febrero de 2004.

Los investigadores dijeron que, dado que la encuesta se llevó a cabo en farmacias pertenecientes a un solo condado, sus conclusiones no podían generalizarse a otras zonas. Dijeron que dichas conclusiones tienen diversas repercusiones. Los médicos deberían aconsejar a sus pacientes de habla hispana que soliciten etiquetas de medicamento en su idioma. Los médicos también deberían incluir dicha solicitud en la receta. Sin embargo, los investigadores advirtieron que la disponibilidad de dichas etiquetas no significaba que los pacientes pudieran traducir o comprender las instrucciones con facilidad.

Los investigadores dijeron que se necesita llevar a cabo otro estudio para determinar la corrección de las actuales traducciones hechas por computadora y para determinar la manera de mejorarlas. También sugirieron que los grupos que trabajan por la defensa de la comunidad deberían pensar en maneras de incrementar la representación de farmacéuticos de habla hispana en las zonas subatendidas con grandes poblaciones que hablan dicha lengua.

“Este estudio demuestra la sutil manera en que las desigualdades en la atención pueden llegar al sistema de salud”, dijo Virginia Brennan, Ph.D., editora de la JHCPU de Meharry. “A medida que crece la población de refugiados e inmigrantes en Estados Unidos, debe buscarse la manera de superar las barreras idiomáticas presentes en la atención médica”.

Acerca de la Revista de Atención Médica para los Pobres y Subatendidos

La JHCPU fue publicada por primera vez en 1988 y está dedicada a la investigación de los problemas sociales que afectan a los pobres y a las personas subatendidas desde el punto de vista médico. El objetivo de la revista es difundir entre los médicos, los elaboradores de las políticas y los líderes de la comunidad, información sobre el estado sanitario y la atención médica en las comunidades de bajos ingresos y en otras comunidades que no reciben la suficiente atención. Meharry Medical College publica la revista de manera trimestral.

Acerca de Meharry Medical College

Meharry Medical College (Facultad de Medicina Meharry) es la mayor institución privada e independiente del país con una tradición afro-americana, dedicada exclusivamente a la educación de profesionales de las ciencias de la salud. Esta institución es conocida en particular por sus programas educativos altamente eficaces que brindan un nivel de educación única; por su importancia en la investigación de las desigualdades en la salud; por sus servicios médicos sensibles desde el punto de vista cultural y basados en la evidencia; y por su importante aporte a la diversidad de la fuerza de trabajo del país en las profesiones médicas. En la clasificación de instituciones realizada por la publicación Black Issues in Higher Education (Temas Afro-americanos en la Educación Superior) Meharry aparece anualmente como la principal educadora a nivel nacional de afro-americanos con títulos de doctor en medicina (M.D.), doctor en odontología (D.D.S) y títulos de doctorado en las ciencias biomédicas.

ALas traducciones de las etiquetas de medicamentos podrían ayudar a prevenir errores médicos; La revista Meharry dice que es más probable obtenerlas en las farmacias pequeñas, pero que las traducciones hechas por computadora no siempre son precisas