Alerta a los compradores – Sepan lo que reciben cuando compran tests...

Alerta a los compradores – Sepan lo que reciben cuando compran tests genéticos en línea



COMPARTE ESTA NOTA

WHITE PLAINS, Nueva York, 8 de julio /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Ofrecen predecir el peso, el color de ojos o la capacidad atlética de su bebé, incluso sugieren poder predecirle su riesgo de cáncer, diabetes, enfermedad de Parkinson u obesidad.

Sin embargo, muchos de esos pruebas genéticas caseras (también conocidos como tests directos al consumidor o D-T-C) que se comercializan en línea realmente no pueden cumplir lo prometido, no con un grado de certeza, dicen los expertos.

“¡Cuidado, compradores! Estos tests apuntan a quienes ya son padres y a quienes están esperando un hijo, y se aprovechan de sus sueños de tener el bebé perfecto”, dice la Dra. Jennifer L. Howse, presidenta de March of Dimes. “Los consumidores deberían ser en extremo cautelosos antes de gastar el dinero -y arriesgar su privacidad- en esos tests. La genética es una nueva frontera emocionante, pero la comercialización de estos tests plantea preguntas éticas y médicas”.

El Consejo Nacional Asesor de Comunicaciones de March of Dimes analizó los pros y contras de los tests genéticos directos al consumidor en su almuerzo semestral titulado “Testing Your Personal Genome: What the Tests Can and Cannot Tell You” (“Evaluación del genoma: qué pueden y qué no pueden decirle los tests”)

Fueron disertantes Siobhan Dolan, MD, MPH, profesora adjunta, Clinical Obstetrics & Gynecology and Women’s Health del Albert Einstein College of Medicine, Nueva York, catedrática del Programa sobre Genética Humana del Sarah Lawrence College, y consultora en temas de genética para March of Dimes; y Lori B. Andrews, JD, Profesora Distinguida de Derecho y Directora del Institute for Science, Law and Technology de Chicago-Kent College of Law, y Copresidenta del Comité de Asesoramiento en Bioética de March of Dimes.

March of Dimes dice que algunos tests genéticos realizados por un profesional entrenado pueden brindar información sobre los riesgos de salud que una mujer puede enfrentar a lo largo de su vida. Los tests también pueden informar a una mujer si es portadora de ciertas enfermedades genéticas que se pueden transmitir a los hijos. Trabajar con un proveedor de cuidados de la salud que pida e interprete dicho test genético puede brindar una guía muy necesaria durante el proceso.

Ambas disertantes señalaron que los tests directo al consumidor no están regulados, y señalaron que los tests son más un entretenimiento que una fuente útil desde el punto de vista médico. Incluso si un test genético indica una predisposición estadística hacia una enfermedad o característica, no es un test diagnóstico y no puede predecir con certeza si la enfermedad se desarrollará.

En realidad, dijeron las disertantes, ahora sabemos que muchas enfermedades o características son más complejas que lo que se pensaba previamente, debido a la interacción de numerosos genes, comportamientos y el entorno, tanto en el útero como luego del nacimiento.

Los resultados de los tests directo al consumidor pueden tener consecuencias no buscadas, dicen Dolan y Andrews, por ejemplo:

— Las personas a menudo malinterpretan los resultados que indican cierta susceptibilidad a una enfermedad como si indicaran una enfermedad segura. Ello puede terminar en cirugías innecesarias o pedidos a los médicos de que traten a los pacientes por trastornos de los que no tienen síntomas y puede ser que jamás se desarrollen.

— Otras personas creen que porque un test indica que tienen poco peligro con relación a una determinada afección, por ejemplo, una enfermedad cardíaca, sus comportamientos no harán una diferencia. Así, pueden reaccionar comiendo demasiados alimentos con grasa o evitando los ejercicios poniéndose, de ese modo, en una situación de mayor riesgo para su enfermedad cardíaca.

— Los padres pueden tentarse de evaluar a sus lactantes o niños pequeños para diagnosticar enfermedades de aparición tardía, como la enfermedad de Huntington, si bien los profesionales médicos recomiendan no evaluar esos trastornos en quienes no han llegado todavía a la edad de consentimiento.

— No hay forma de saber qué ocurre al material genético luego de la evaluación, una cuestión de privacidad.

March of Dimes es una importante organización sin fines de lucro para salud de embarazadas y bebés. Con capítulos en todo el país, March of Dimes trabaja para mejorar la salud de los bebés previniendo las anomalías congénitas, partos prematuros y mortalidad infantil. Para obtener los últimos recursos e información, visite marchofdimes.com o nacersano.org.

FUENTE March of Dimes

Alerta a los compradores – Sepan lo que reciben cuando compran tests genéticos en línea