Aprobación de la tasa de recuperación del coste derivado de la ingesta...

Aprobación de la tasa de recuperación del coste derivado de la ingesta de bebidas alcohólicas en San Francisco

Los partidarios de la medida le solicitaron al alcalde Newsom que se abstuviera


COMPARTE ESTA NOTA

SAN FRANCISCO, 15 de Septiembre /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — En una votación de 7 contra 3 que se realizó hoy, la salud y la seguridad públicas vencieron luego de que el Ayuntamiento de San Francisco aprobara una pionera ordenanza en la que se establece una tasa de recuperación del coste derivado de la ingesta de bebidas alcohólicas denominada “Charge for Harm” (Cobro por daños). La nueva tasa tiene por objetivo obtener $16 millones para programas directamente relacionados con el consumo de alcohol en la ciudad y el condado.

(Logo: http://photos.prnewswire.com/prnh/20100325/DC77162LOGO)

(Logo: http://www.newscom.com/cgi-bin/prnh/20100325/DC77162LOGO)

John Avalos, supervisor de San Francisco e impulsor de la medida, dijo: “La votación fue abrumadora en favor de la obtención de fondos para transporte, hospitalización y tratamiento relacionados con los problemas derivados de la ingesta de alcohol. Queremos que las empresas que se benefician de la distribución de bebidas alcohólicas en San Francisco paguen una porción justa de los costes que implican estos servicios”.

La ordenanza representa la primera medida de California en intentar aplicarles una tasa mínima a los mayoristas y distribuidores de bebidas alcohólicas, para mitigar localmente los costes médicos asociados a la ingesta de dichas bebidas. La tasa de venta mayorista oscilará entre los 3 y los 5 centavos por bebida. El alcalde Newsom, que ha superado cuestiones personales con el alcohol, declara que recibe más de $200,000 por año de un fideicomiso ciego, que invierte en negocios relacionados con el alcohol. Ha expresado su intención de vetar la medida.

“A pesar de que el alcalde Newsom tiene un conflicto de interés derivado de la venta de vinos, legalmente tiene capacidad para vetar la ordenanza”, dijo Bruce Lee Livingston, director ejecutivo de Marin Institute, el organismo de control de la industria del alcohol. “Por lo que los defensores de la tasa instan a Newsom a abstenerse y no hacer nada, lo que salvará vidas”. Si el alcalde no interviene en la medida, el proyecto se transformará en ley.

La tasa está respaldada por un reciente estudio “nexo” encargado por la oficina del Controlador de San Francisco, que concluyó que se gastan $17.7 anualmente en servicios financiados por la ciudad, tales como el tratamiento, la prevención, el transporte médico y la hospitalización por enfermedades derivadas de la ingesta de bebidas alcohólicas.

Bomberos, empleados de servicio, enfermeros, organismos de servicios humanos, grupos de jóvenes, organizaciones religiosas, estudiantes, grupos de homosexuales y organizaciones de VIH/SIDA apoyan la ordenanza de imposición de la tasa.

En una audiencia previa, el médico Mitch Katz, director del Departamento de Salud Pública y partidario de la ordenanza, explicó que un tercio de los pacientes del Hospital General de San Francisco sufren de problemas relacionados con la ingesta de alcohol. La ordenanza también cuenta con el apoyo de la jefa de Bomberos de San Francisco Joanne Hayes-White. El análisis de impacto económico del Controlador de la ciudad reveló que el efecto laboral neto fue inexistente, ya que las potenciales pérdidas en el sector privado se compensarían mediante un incremento en puestos de trabajo municipales para ayudar a los afectados por el alcohol.

Los supervisores John Avalos, Davis Campos, David Chiu, Chris Daly, Ross Mirkarimi, Eric Mar y Sophie Maxwell votaron a favor de la ordenanza. Los supervisores Sean Elsbernd, Carmen Chu y Bevan Dufty, en contra. La supervisora Michela Alioto-Pier se abstuvo porque, como el alcalde, posee inversiones en negocios relacionados con las bebidas alcohólicas. El Ayuntamiento debe votar nuevamente dentro de una semana para aprobar la tasa. Una vez aprobada, el alcalde dispone de aproximadamente diez días para firmarla o vetarla; si no hace nada, el proyecto se transformará en ley y entrará en vigor el 1 de enero del 2011.

Para obtener más información, visite ChargeforHarm.org.

CONTACTO: Michael Scippa, +1-415-548-0492

FUENTE Marin Institute

Aprobación de la tasa de recuperación del coste derivado de la ingesta de bebidas alcohólicas en San Francisco