Bread for the World Pide No Balancear el Presupuesto Federal a Costa...

Bread for the World Pide No Balancear el Presupuesto Federal a Costa del Pobre y del Hambriento



COMPARTE ESTA NOTA

WASHINGTON, 26 de enero de 2011 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Bread for the World aplaude el compromiso del Presidente Obama para generar empleos y balancear el presupuesto, como lo expresó esta noche en su Informe de Gobierno.

“Como país, debemos controlar el creciente déficit presupuestal. Pero a la vez, debemos asegurarnos que la gente pobre y que sufre hambre no se vea afectada desproporcionadamente por los esfuerzos de la reducción del déficit”, dijo David Beckmann, presidente de Bread for the World y pastor luterano. “Recortar o reducir nuestras inversiones en programas de beneficio para los más necesitados entre nosotros es algo moralmente errado”, agregó.

Muchas familias estadounidenses siguen con problemas a pesar que ya terminó la recesión y no podrían sobrevivir recortes a programas de ayuda básica tales como desayunos escolares gratuitos, pagos de seguro por desempleo, recortes de impuestos, el Programa de Asistencia Nutricional Suplemental (SNAP, anteriormente conocido como estampillas de comida), y el WIC, o programa de alimentación para Mujeres, Infantes y Niños. Estos programas para combatir el hambre y la pobreza constituyen solamente el 14 por ciento del presupuesto federal (sin incluir el seguro médico y el seguro social). Recortarlos ahora sería un gran error.

Los recortes también lesionarían nuestra economía en un momento en que la recuperación continúa siendo frágil. Invertir en programas como SNAP proveería un estímulo inmediato a las economías locales. Las familias de escasos recursos gastan los beneficios de SNAP inmediatamente, lo cual fomenta la actividad económica en sus comunidades. El 80 por ciento de los beneficios de SNAP se reclaman a menos de dos semanas de expedidos, el 97 por ciento a menos de un mes. Cada dólar de beneficios de SNAP genera casi $1,75 de estímulo económico a las comunidades.

“Debemos continuar invirtiendo en programas sociales, los cuales le cuestan al gobierno solamente 14 centavos de cada dólar” presupuestado, dijo el reverendo Beckmann. “No podemos lastimar a aquellos que menos pueden soportarlo. Eso es lo que Jesús esperaría de nosotros”.

Aparte del 14 por ciento que se gasta en programas de ayuda básica, menos del 1 por ciento del presupuesto federal se utiliza en programas de asistencia para el desarrollo de el pobre y el hambriento en todo el mundo.

Bread for the World (www.bread.org/es) es una voz cristiana que colectivamente pide a los líderes de nuestra nación que eliminen el hambre en este país y en el extranjero.

FUENTE Bread for the World

Bread for the World Pide No Balancear el Presupuesto Federal a Costa del Pobre y del Hambriento