Calidad de vida del paciente: prioridad en el tratamiento del cáncer

Calidad de vida del paciente: prioridad en el tratamiento del cáncer

Por el Instituto Nacional del Cáncer


COMPARTE ESTA NOTA

BETHESDA, Maryland, 22 de agosto de 2011 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Recibir un diagnóstico de cáncer puede ser devastador y es posible que el tratamiento tenga un impacto físico, emocional, social y hasta espiritual. Los proveedores de cuidados paliativos pueden aminorar el sufrimiento que el cáncer causa a los pacientes y a sus familias, tanto durante el tratamiento como en el periodo final de la vida. Muchas personas no saben que los cuidados paliativos para tratar los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente pueden, y deben, ser administrados durante el transcurso de la enfermedad, y no solamente al final de la vida.

(Logo: http://photos.prnewswire.com/prnh/20110316/MM66939LOGO)

Los cuidados paliativos tratan los síntomas y los efectos secundarios del cáncer y del tratamiento. El objetivo no es curar el cáncer del paciente, si no mantener la mejor calidad de vida posible. Los efectos físicos y emocionales de la enfermedad pueden variar ampliamente de una persona a otra debido a diferencias en los antecedentes culturales, en la edad o en los sistemas de apoyo. Por esta razón, los proveedores de cuidados paliativos intentan integrar las necesidades de cada paciente en la atención que se administra. Igualmente, se toman en cuenta las necesidades sociales y espirituales de los pacientes con cáncer y de sus familias.

Por lo general, los especialistas en cuidados paliativos trabajan como parte de un equipo para coordinar la atención del paciente. Este equipo está compuesto de médicos, enfermeras, dietistas titulados, farmacéuticos y asistentes sociales. Muchos equipos están integrados también por psicólogos o por un capellán de hospital. Los centros oncológicos y los hospitales, usualmente, cuentan con personal especializado en cuidados paliativos. Quizás, los pacientes reciban dichos servicios en el hogar o en un centro que ofrezca atención a largo plazo.

Los cuidados al final de la vida son un tipo de cuidados paliativos que se dan a la persona cuando las terapias del cáncer ya no controlan el progreso de la enfermedad. Estos cuidados se pueden facilitar en el hogar, en centros que ofrecen dicha atención, en hospitales o en residencias especializadas. La familia del paciente es también un enfoque importante de los cuidados al final de la vida, y los servicios son diseñados para brindar la asistencia y el apoyo necesarios.

El equipo que administra cuidados al final de la vida puede ayudar a los pacientes que se acercan a dicho periodo y a sus seres queridos a prepararse para los posibles cambios físicos. Es probable que se usen fármacos para controlar el dolor, la ansiedad y otros síntomas. Igualmente, este equipo puede ayudar a los pacientes a superar los diversos pensamientos y dificultades emocionales que tengan, como por ejemplo preocupaciones porque dejarán a sus seres queridos, reflexiones sobre su legado y relaciones interpersonales, o encontrar reconciliación en sus vidas. Asimismo, los cuidados paliativos pueden brindar apoyo emocional a familiares y a seres queridos, y asistencia en asuntos como decidir cuándo suspender el tratamiento curativo del cáncer, hacer la transición a cuidados al final de la vida y acudir a consejería para la aflicción.

Un estudio reciente reveló que uno de cada cinco pacientes que reciben cuidados al final de la vida pertenecía a una raza o etnicidad minoritaria. Sin embargo, algunas veces los grupos minoritarios no aceptan por completo el concepto de los cuidados al final de la vida o de cuidados paliativos debido a que piensan que los familiares deben de cuidar a sus seres queridos y no comprenden que los cuidados paliativos no quieren decir que se pone un fin al tratamiento médico y que se abandona al ser querido. Pero los cuidados paliativos no significan el final del tratamiento y un centro que ofrece cuidados al final de la vida no es un lugar para abandonar a su ser querido. Muchos dirigentes espirituales en los grupos minoritarios valoran y participan tanto en los cuidados paliativos como en los cuidados al final de la vida junto con las familias a quienes sirven. Esto se entiende y se acepta cada vez más en muchas culturas.

Si usted o un ser querido ha sido diagnosticado con cáncer, puede preguntar a su médico los nombres de los especialistas en cuidados paliativos y en el manejo de síntomas en su localidad. Es posible que un centro local que ofrezca cuidados al final de la vida proporcione también referencias. Igualmente, usted puede acudir a hospitales y a centros médicos en su área para averiguar si ofrecen cuidados paliativos. Usted puede obtener mayor información en la página, en inglés, Coping with Cancer: Supportive and Palliative Care, del sitio web del Instituto Nacional del Cáncer (NCI).

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) dirige el Programa Nacional del Cáncer y el esfuerzo de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) para reducir dramáticamente el gravamen del cáncer y mejorar las vidas de los pacientes con cáncer y de sus familias por medio de investigación sobre la prevención y la biología del cáncer, la creación de nuevas intervenciones, y el entrenamiento y capacitación de nuevos investigadores. Para mayor información sobre el cáncer visite el sitio web del NCI en: http://www.cancer.gov/espanol, en Internet, o llame al Servicio de Información sobre el Cáncer al 1–800–422–6237 (1–800–4–CANCER).Más artículos y videos de Líneas vitales, una serie culturalmente relevante, se encuentran en: http://www.cancer.gov/lifelines, en Internet.

FUENTE National Cancer Institute

Calidad de vida del paciente: prioridad en el tratamiento del cáncer