Cambie las baterías en alarmas detectoras de humo y monóxido de carbono...

Cambie las baterías en alarmas detectoras de humo y monóxido de carbono este fin de semana

Horario de verano empieza el 11 de marzo


COMPARTE ESTA NOTA

WASHINGTON, 8 de marzo de 2012 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — La U.S. Consumer Product Safety Commission (Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE.UU., CPSC) insta a los consumidores a reemplazar las baterías de sus alarmas para humo y monóxido de carbono (CO) este fin de semana para el horario de verano. Este año el horario de verano comienza el domingo 11 de marzo. Las baterías nuevas permiten que las alarmas detectoras de humo y CO cumplan su función de salvar vidas al alertar a las familias de un incendio o una acumulación letal de monóxido de carbono en el hogar.

(Logo: http://photos.prnewswire.com/prnh/20030904/USCSCLOGO )

La CPSC estima que entre los años 2006 y 2008 hubo un promedio anual de 386,300 incendios residenciales dejando alrededor de 2,400 fallecidos.

Dos tercios de las muertes debidas a incendios se producen en viviendas en las que no hay alarmas para humo o en las que éstas no funcionan. Por eso es importante cambiar las baterías al menos una vez al año y probar las alarmas todos los meses, para asegurar funcionen. La CPSC recomienda a los consumidores tener alarmas detectoras de humo en todos los niveles de la casa, fuera de los dormitorios y dentro de cada dormitorio.

La CPSC estima que entre los años 2006 y 2008 hubo un promedio anual de 183 muertes por envenenamiento accidental con CO sin incendio relacionadas con productos de consumo. El CO es un gas conocido como “el asesino invisible”, porque es incoloro, inodoro y venenoso. Por ese motivo, la gente puede no saber que se está envenenando. El monóxido de carbono es producido por la combustión incompleta de combustible en diversos productos, entre ellos, hornos, generadores portátiles, chimeneas, automóviles y parrillas de carbón.

Por eso es importante tener alarmas detectoras de CO en funcionamiento en el hogar, en cada nivel y en el exterior de cada área de dormitorios.

La CPSC está encargada de proteger al público contra riesgos irrazonables de lesión o muerte asociados al uso de miles de tipos de productos de consumo bajo la jurisdicción del organismo. Muertes, lesiones y daños a la propiedad asociados a incidentes con productos de consumo le cuestan al país más de $900,000 millones por año. La CPSC está comprometida con la protección de los consumidores y las familias de los productos que representen un peligro de incendio, eléctrico, químico o mecánico. La labor realizada por la CPSC para garantizar la seguridad de los productos de consumo — tales como juguetes, cunas, herramientas eléctricas, encendedores de cigarrillos y productos químicos para uso doméstico – contribuyó a la disminución en la tasa de mortandad y de lesiones relacionadas con productos de consumo de los últimos 30 años.

El intento de venta o reventa de éste o cualquier otro producto retirado es ilegal bajo la ley federal.

Para denunciar un producto peligroso o una lesión relacionada con un producto de consumo, diríjase a SaferProducts.gov, llame a la línea directa de la CPSC al (800) 638-2772 o por teletipo al (800) 638-8270 para las personas con problemas auditivos. Los consumidores pueden obtener este comunicado de prensa e información sobre la seguridad de los productos en http://www.cpsc.gov/espanol. Para recibir información gratuita por correo electrónico, suscríbase a www.cpsc.gov/cpsclist.aspx.

Línea de urgencia de la CPSC: (800) 638-2772

Contacto de la CPSC con los medios: (301) 504-7908

FUENTE U.S. Consumer Product Safety Commission

Cambie las baterías en alarmas detectoras de humo y monóxido de carbono este fin de semana