Campaign for High School Equity al Congreso: Los estudiantes de idioma inglés...

Campaign for High School Equity al Congreso: Los estudiantes de idioma inglés se quedan atrás

La coalición demanda disposiciones más rigurosas para los estudiantes de idioma inglés en la reautorización de la Ley NCLB ("Ningún niño se queda atrás")


COMPARTE ESTA NOTA

Washington, DC–(HISPANIC NEWS WIRE-PRNewswire)–29 de febrero de 2008–Campaign for High School Equity (Campaña para la Equidad en la Educación Secundaria), la única coalición de grupos líderes de derechos civiles que se concentra en la reforma de la educación secundaria, celebró ayer una reunión informativa para los formuladores de políticas con el fin de abordar reformas a la Ley Ningún Niño se Queda Atrás (NCLB, por sus siglas en inglés) que garantizaría disposiciones más rigurosas para los más de cinco millones de estudiantes de idioma inglés inscriptos en el sistema de educación pública de los Estados Unidos.

En tanto los estudiantes de idioma inglés representan el segmento estudiantil de mayor crecimiento, están entre los de peor desempeño del país. Por ejemplo, en 2007, sólo el 4 por ciento de los estudiantes de idioma inglés de octavo grado alcanzaron o superaron el nivel de “solvencia” en el área de lectura de la Evaluación Nacional de Avance Educativo, comparado con el 31 por ciento de los que no eran estudiantes de idioma inglés. Por otra parte, sólo el 49 por ciento de los estudiantes de idioma inglés se gradúan del secundario en término, con un diploma regular.

“Al trabajar para reautorizar la ley NCLB, debemos tener presente los derechos civiles de todos los estudiantes”, expresó Victor Goode, subasesor general de asuntos jurídicos de National Association for the Advancement of Colored People (NAACP). “Actualmente, la ley NCLB no exige a los estados evaluar a los estudiantes de idioma inglés en su idioma nativo”.

Phitsamay Uy, presidenta del directorio de Southeast Asia Resource Action Center, se sumó a Goode y a los miembros de la coalición Peter Zamora, asesor general regional de asuntos jurídicos de Mexican American Legal Defense and Educational Fund, y Brent Wilkes, director ejecutivo de League of United Latin American Citizens, en la reunión informativa. Uy puso de relieve que las necesidades de numerosos estudiantes del sudeste asiático, especialmente las de los estudiantes de idioma inglés, son ignoradas como consecuencia del mito de minoría modelo que estereotipa a todos los americanos de origen asiático como personas con buen desempeño académico.

“Muchos de estos niños intentan aprender un nuevo lenguaje al tiempo que aprenden un nuevo tema. Su éxito debe determinarse en función del logro académico, y no solamente de su solvencia en el idioma inglés”, manifestó Uy. Destacó que, después del español, el vietnamita y el hmong eran los dos idiomas primarios más comunes de los estudiantes de idioma inglés.

El diputado Rubén Hinojosa (Partido Demócrata-Texas) y el diputado Mike Honda (Partido Demócrata, California), señalaron en la reunión informativa su apoyo a las recomendaciones de Campaign for High School Equity de proteger los derechos civiles de aquellos estudiantes cuya solvencia en el inglés oral y/o escrito no es suficientemente sólida para permitirles prosperar en una clase dictada en idioma inglés sin apoyo extra.

Campaign for High School Equity demandó al Congreso incorporar las siguientes prioridades a la reforma de la NCLB:

— Exigir la información pública de datos desglosados por antecedentes raciales y étnicos de los estudiantes a fin de identificar a los subgrupos de estudiantes;

— Hacer responsables a las escuelas secundarias del incremento de los índices de graduación de todos los subgrupos de estudiantes y considerar los índices de graduación en igualdad de condiciones que las evaluaciones de alta calidad alineadas con la preparación para la educación universitaria y el trabajo al determinar la calidad de la educación secundaria;

— Proveer educación y evaluaciones de alta calidad que contribuyan a mejorar los conocimientos de lectura y de matemática sin sacrificar el acceso de los estudiantes a temas académicos de alto nivel;

— Ofrecer a los alumnos maestros excelentes, y brindar a los padres apoyo adecuado para que puedan desempeñar un papel de mayor confianza e información en la educación de sus hijos; y

— Garantizar que la política federal brinde recursos suficientes para atender a todos los estudiantes, en particular a los estudiantes de idioma inglés.

Para mayor información sobre las recomendaciones de Campaign for High School Equity para afianzar la ley NCLB con miras a asistir a los estudiantes de color, sírvase visitar su sitio Web en http://www.highschoolequity.org.

Campaign for High School Equity es una coalición diversificada de organizaciones nacionales de derechos civiles representativas de comunidades de color que entienden que las escuelas secundarias debieran contar con capacidad y motivación para preparar a cada estudiante para su graduación, la universidad, el trabajo y la vida. Campaign for High School Equity se creó para abordar el injusto sistema de educación pública, que no brinda educación de alta calidad a los estudiantes de color y a la juventud de los vecindarios de bajos recursos. Los miembros de Campaign for High School Equity son Leadership Conference on Civil Rights Education Fund, League of United Latin American Citizens, Mexican American Legal Defense and Educational Fund, National Association for the Advancement of Colored People, National Association of Latino Elected and Appointed Officials Educational Fund, National Council of La Raza, National Indian Education Association, National Urban League, y Southeast Asia Resource Action Center. Alliance for Excellent Education opera como organizador y coordinador de Campaign for High School Equity.

Campaign for High School Equity al Congreso: Los estudiantes de idioma inglés se quedan atrás