Coalición de derechos civiles plantea nuevo plan de acción al Congreso para...

Coalición de derechos civiles plantea nuevo plan de acción al Congreso para eliminar desigualdad en logros académicos

'Campaign for High School Equity' exhorta al gobierno federal a priorizar la reforma en la enseñanza secundaria, y mejorar el rendimiento escolar de los estudiantes latinos


COMPARTE ESTA NOTA

WASHINGTON, 12 de febrero /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Menos del 60 por ciento de los estudiantes latinos de los Estados Unidos se gradúa de la enseñanza secundaria puntualmente con un diploma regular, en comparación con los niveles nacionales de graduación, superiores al 70 por ciento del total de alumnos, una crisis que amenaza la competitividad global y la seguridad económica del país. La Campaña por la Igualdad en la Enseñanza Secundaria (Campaign for High School Equity, CHSE), coalición de grupos nacionales de derechos civiles dedicados a la calidad e igualdad en las escuelas secundarias, llevó a cabo una reunión informativa congresual en el día de hoy, con el propósito de destacar las prioridades de política para mejorar el rendimiento estudiantil, independientemente de la raza, origen étnico o estatus socioeconómico, incluyendo recomendaciones relacionadas con la implementación de la Ley de Recuperación y Reinversión de los Estados Unidos (American Recovery and Reinvestment Act).

“Nuestro nuevo presidente y el Congreso tienen ante sí una oportunidad real de hacer reformas en la educación secundaria para los latinos, y para todos los estudiantes de diferentes procedencias étnicas”, expresó Delia Pompa, vice presidenta de educación del Consejo Nacional de La Raza. “Las cláusulas contenidas en las versiones de la Ley de Recuperación y Reinversión de los Estados Unidos de la Cámara y el Senado, que les exigen a los estados el perfeccionamiento de las evaluaciones de los estudiantes del idioma inglés (ELL), son pasos en la dirección correcta, pero aún queda mucho por hacer para que esos estudiantes se mantengan en el camino a la graduación”.

En la reunión informativa, los líderes de la CHSE exhortaron al gobierno federal a responsabilizar a las escuelas secundarias del rendimiento y graduación de sus alumnos, y a otorgarles a esos centros escolares los recursos necesarios con vistas a la preparación adecuada de los estudiantes para el éxito. Además, solicitaron la creación de sistemas integrales de datos, la implementación de diversos modelos efectivos de escuelas secundarias que respalden diferentes estilos de aprendizaje, y estrategias para ubicar a líderes y profesores de secundaria altamente efectivos en las escuelas más necesitadas.

“No podemos seguir aceptando el statu quo”, destacó Arturo Vargas, director ejecutivo del Fondo de Educación de la Asociación de Funcionarios Latinos Electos y Designados (National Association of Latino Elected and Appointed Officials, NALEO). “Los latinos son el segmento de más rápido crecimiento de la población, y nuestros jóvenes desempeñan un papel importante en el futuro de nuestra democracia. Ellos merecen una educación de alta calidad que les prepare para competir en el mercado laboral del mañana, y para hacer contribuciones significativas como nuestros nuevos líderes del comercio y la política”.

En la medida que la cantidad de estudiantes procedentes de diversos grupos étnicos y de ELL sigue aumentando, como proporción de la población estudiantil total, el perfeccionamiento de su rendimiento académico debe ser prioridad nacional. Las escuelas cuya matrícula está compuesta en más de la mitad por alumnos procedentes de minorías, son más propensas a ser “fábricas de desertores”, o sea, centros en los que menos del 60 por ciento de los alumnos de primer año se gradúan tres cursos más tarde. La implementación de normativas federales de responsabilidad, en conjunción con recursos y datos adecuados que indiquen cuáles centros escolares y estudiantes son los más necesitados, contribuirán al logro de altos índices de rendimiento académico en las escuelas secundarias de la nación.

“El potencial del éxito y el rendimiento estudiantil se puede lograr mediante una reforma estructural de la educación pública”, aseguró Michael Wotorson, director ejecutivo de CHSE. “Es necesario pedirles a nuestro nuevo presidente y al Congreso, que asuman la responsabilidad correspondiente de cumplir sus promesas de reformas en la educación, financiamiento y políticas a nivel federal, y las escuelas secundarias deben ser incluidas en ese diálogo”.

CHSE es una coalición de organizaciones de derechos civiles que representan a comunidades de diferentes grupos étnicos, dedicada a las reformas en la enseñanza secundaria. Entre sus miembros figuran la Liga Nacional Urbana (National Urban League); el Consejo Nacional de La Raza (National Council of La Raza); La Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (National Association for the Advancement of Colored People); el Fondo de Educación de la Conferencia de Liderazgo de los Derechos Civiles (Leadership Conference on Civil Rights Education Fund); el Fondo Mexicoamericano de Defensa Jurídica y Educación (Mexican American Legal Defense and Educational Fund); la Liga de Ciudadanos Latinos Estadounidenses Unidos (League of United Latin American Citizens); el Fondo de Educación de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (National Association of Latino Elected and Appointed Officials Educational Fund); la Alianza para una Educación Excelente (Alliance for Excellent Education); la Asociación Nacional de Indígenas Norteamericanos para la Educación (National Indian Education Association) y el Centro de Acción de Recursos relacionados con el Sudeste de Asia (Southeast Asia Resource Action Center).

CHSE es un proyecto especial de Rockefeller Philanthropy Advisors.

FUENTE Campaña por la Igualdad en la Enseñanza Secundaria

Coalición de derechos civiles plantea nuevo plan de acción al Congreso para eliminar desigualdad en logros académicos