Cómo ser una belleza natural

Cómo ser una belleza natural

Una de las tantas funciones que cumplen las almendras es la de contribuir a tener una piel saludable de adentro hacia afuera


COMPARTE ESTA NOTA

Modesto, CA–(HISPANIC PR WIRE)–29 de marzo–Las almendras son reconocidas por sus beneficios estéticos desde hace mucho tiempo. Desde el antiguo Egipto hasta la modernidad —pasando por la Época Victoriana— las almendras constituyen un popular ingrediente de cremas y pociones de limpieza, exfoliación, hidratación y nutrición.

Sin embargo, en los últimos tiempos, la noción de piel saludable ha cambiado radicalmente. Los expertos en cuidado de la piel destacan que no sólo las aplicaciones tópicas —como las cremas de limpieza o las lociones— sino también la alimentación pueden afectar el nivel de humedad, la apariencia joven y la salud de la piel en general. Esto significa buenas noticias para la almendra versátil la cual es un ingrediente común en los productos más populares del cuidado de la piel y al mismo tiempo es un refrigerio popular para aquellas mujeres que buscan una alternativa saludable.

Actualmente se está difundiendo el concepto de la belleza por dentro y por fuera. Una encuesta realizada por Datamonitor el año pasado reveló que el 50% de los encuestados en los Estados Unidos y Europa eran “concientes de las necesidades de nutrición de la piel”. Más de la mitad (56%) manifestó haber “actuado concientemente sobre la relación entre la alimentación y la apariencia/estética” con mucha mayor frecuencia en el año 2006 que en el 2005.

“Con los nuevos productos de belleza y las nuevas investigaciones sobre las cualidades de ciertos alimentos, se está difundiendo la idea de tratar la belleza por dentro y por fuera”, expresa Connie Gutterson, PhD y dietista registrada, autora de The Sonoma Diet (La Dieta Sonoma, Meredith, 2005), best-seller del New York Times. “Los estudios de investigación indican que los antioxidantes de los alimentos pueden mejorar la piel, actuando desde adentro. Al mismo tiempo, cada vez más productos de belleza para la piel contienen alimentos naturales y nutritivos, como almendras y frutos rojos”.

Almendras por Fuera

No es de sorprender que las almendras desempeñen un papel protagónico o secundario en muchos productos para el cuidado de la piel. Este popular fruto seco es muy versátil como ingrediente tópico:

Exfoliación con gusto a almendra: Por su textura granular, las almendras picadas finas o la harina de almendras se pueden utilizar para realizar una exfoliación suave, eliminando las células muertas de la piel y dándole al cutis un aspecto renovado. Pruebe preparar un exfoliante casero mezclando 1 cucharada de harina de almendras con 1 cucharada de miel y 1 cucharada de jugo de lima, revolviendo hasta formar una pasta. Aplíquelo en la cara y frote suavemente, y luego enjuague. Lo ideal es realizar una exfoliación de una a dos veces por semana. De lo contrario, puede producir irritación o descamación excesiva. La harina de almendras está disponible en algunos supermercados o puede prepararla procesando pequeñas cantidades de almendras enteras blanqueadas o almendras fileteadas en una moledora de café o una licuadora, hasta que queden finamente molidas.

Partiendo hacia la hidratación: Las mujeres victorianas tenían razón en adorar el aceite de almendras. Este aceite contiene ácido linoleico, un ácido graso que ayuda a suavizar e hidratar la piel. Después de la exfoliación es el momento ideal para hidratar la piel. El aceite de almendras se encuentra presente en lociones, cremas, bálsamos y máscaras hidratantes de primera calidad y de uso cotidiano.

Nutrición y Protección: Algunos estudios indican que los productos para el cuidado de la piel que contienen vitamina E —uno de los principales antioxidantes de las almendras— pueden contribuir a combatir los signos de envejecimiento, protegiendo la piel del daño causado por los rayos ultravioletas. Y reducir el daño provocado por el sol puede hacer que la piel se vea más joven.

Pero, ¿qué tal si aumenta la ingestión de almendras?

Almendras por Dentro

Estudios de investigación demuestran que comer alimentos ricos en ciertas vitaminas, minerales y otros nutrientes es importante para la salud de la piel. En particular, los antioxidantes y las grasas saludables están demostrando ser ideales para la piel, y las almendras contienen ambos.

Aunque habitualmente a usted no se le ocurriría comer un puñado de almendras para tomar su ración diaria de antioxidantes, estudios de investigación demuestran que debería comenzar a hacerlo. Un análisis reciente llevado a cabo por la Universidad de Tufts reveló que un puñado de almendras contiene los mismos niveles de antioxidantes flavonoides que el brócoli o el té verde.

Además, las almendras son una excelente fuente de vitamina E antioxidante —reconocida por ser muy beneficiosa para la piel— y aportan el 35% del Valor Diario (VD) de esta vitamina. En una revisión de los antioxidantes que se encuentran en el tejido dérmico, se comprobó que la vitamina E alfa tocoferol —una de las diversas formas de esta vitamina y la contenida en las almendras— es el principal antioxidante del tejido epidérmico humano.

Otros antioxidantes incluidos en los alimentos son las vitaminas A y C, y el selenio. Las almendras se pueden combinar con una variedad de alimentos para ayudar a aumentar la ingestión de antioxidantes en general. De hecho, los estudios revelan que la vitamina E y la vitamina C actúan mejor juntas en lo que se refiere a proteger la piel. Por lo tanto, las almendras acompañadas de vegetales de hojas verdes y otras frutas y vegetales con alto contenido de vitamina C pueden resultar una combinación perfecta para mejorar el aspecto de la piel.

Otro nutriente que protege las células de la piel son las grasas no saturadas, también conocidas como grasas “buenas”, en contraposición con las grasas saturadas o grasas transgénicas. Las grasas “buenas” —las poliinsaturadas y monosaturadas— no sólo ayudan a proteger el corazón. Algunas investigaciones revelan que también podrían proteger las células de la piel. Como parte importante de las membranas celulares, estas grasas pueden ayudar a prevenir que agentes nocivos dañen las células, y también pueden hidratar la piel. Un puñado de almendras aporta 9 gramos de grasas monosaturadas y 3.5 gramos de grasas poliinsaturadas.

Notas para Editores:

Contácte a Sonia Peña sonia.pena@porternovelli.com o al (310) 444-7098 para

— Coordinar una entrevista con Connie Gutterson, PhD y dietista registrada, para conversar sobre los beneficios que aportan las almendras para la salud.

— Obtener referencias de los estudios mencionados en este comunicado de prensa.

— Obtener fotos de un puñado de almendras.

— Obtener recetas de sencillas y saludables preparaciones con almendras, junto con fotos a todo color.

NOTA A LOS REDACTORES: Una imagen de alta
resolución está disponible en:
http://www.hispanicprwire.com/home.php?l=es

Cómo ser una belleza natural