Consumer Reports califica las tarjetas de prepago según su valor, conveniencia, seguridad...

Consumer Reports califica las tarjetas de prepago según su valor, conveniencia, seguridad y divulgación de cargos

Muchas tarjetas han eliminado los cargos y ofrecen características convenientes sin embargo la divulgación de cargos sigue siendo deficiente y los consumidores carecen de garantías legales importantes en comparación con las tarjetas de débito


COMPARTE ESTA NOTA

YONKERS, New York, 30 de julio de 2013 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Por
primera vez, Consumer Reports ha clasificado las mejores y peores tarjetas de
débito prepagadas sobre la base de valor, conveniencia, seguridad y la medida en
que se divulgan los cargos a los consumidores. La investigación de Consumer
Reports encontró que los cargos de tarjetas de prepago han bajado y que muchas
tarjetas ofrecen algunas de las mismas características que cuentas bancarias.
Sin embargo, la información sobre cargos es a menudo difícil de encontrar y las
tarjetas de prepago carecen aún de las mismas protecciones garantizadas por la
ley que los consumidores reciben con las tarjetas de débito tradicionales.


Las tarjetas de prepago representan el segmento de más rápido crecimiento del
sector de los pagos y se pueden utilizar para pagar cuentas, hacer compras, o
retirar dinero en efectivo de los cajeros automáticos. Durante 2012, las
tarjetas de prepago fueron utilizadas 1,600 millones de veces en transacciones
por valor de $77 mil millones. Las tarjetas de prepago se parecen a las tarjetas
de débito tradicionales con sus logotipos de pago tales como Visa, American
Express, o MasterCard en la parte delantera de la tarjeta.


El año pasado, la Agencia de Protección Financiera del Consumidor (Consumer
Financial Protection Bureau, CFPB) anunció que estaba considerando nuevas reglas
para proteger a los consumidores que dependen de las tarjetas de prepago.
Consumers Union, la rama de políticas y defensa de Consumer Reports, ha instado a la CFPB a limitar las prácticas injustas de las
tarjetas de prepago, mejorar la divulgación de cargos, y requerir que las
compañías emisoras de tarjetas se atengan a las mismas protecciones legales
obligatorias que cubren las tarjetas de débito asociadas con cuentas bancarias.


“No todas las tarjetas de prepago han sido creadas iguales”, dijo Michelle
Jun, abogada senior con Consumers Union. “La buena noticia es que los
cargos de las tarjetas de prepago han bajado y varias tarjetas ofrecen muchas de
las mismas características que tiene con una cuenta bancaria. Pero los
consumidores aún pueden terminar pagando más de lo que esperaban ya que los
cargos suelen estar mal divulgados y pueden acumularse rápidamente”.


Consumer Reports examinó 26 tarjetas de prepago diferentes y las evaluó sobre
la base de cuatro factores diferentes: valor (cuánto cuesta utilizarlas);
conveniencia (disponibilidad de cajeros automáticos dentro de la red, funciones
de pago de cuentas, y la aceptación general de la marca de red de la tarjeta);
seguridad (si los fondos son protegidos con el seguro de depósito de FDIC), y la
medida en que los cargos son divulgados.  


Las mejores tarjetas examinadas por Consumer Reports obtuvieron buenos
resultados en cada una de estas categorías. Estas tarjetas tienen menos cargos y
permiten a los consumidores evitarlos con mayor facilidad; cuentan con seguro
FDIC para cada tarjetahabiente; ofrecen características comparables con cuentas
bancarias tradicionales; y hacen un mejor trabajo de divulgar los cargos. Las
principales cinco tarjetas revisadas por Consumer Reports son la tarjeta
Bluebird con depósito directo, la Emerald Card de H&R Block, la tarjeta de
prepago emitida por Green Dot Bank, la Approved Card con depósito directo, y la
Approved Card sin depósito directo.


Las peores tarjetas de prepago examinadas por Consumer Reports no tuvieron
buenos resultados en por lo menos una categoría y usualmente en múltiples
categorías. Todas las peores tarjetas tienen cargos altos e ineludibles,
incluyendo cargos de activación y mensuales. Además, los consumidores tienen más
probabilidades de tener dificultad en encontrar y entender esos cargos. Entre
las tarjetas con los peores resultados figuran la Account Now Prepaid Gold Visa
(Meta Bank), The REACH Card de Tom Joyner, Redpack Mi Promesa Prepaid
MasterCard, y la tarjeta de prepago American Express para Target.  


Otros resultados de la investigación de Consumer Reports incluyen:



  • Las tarjetas de prepago ofrecidas por algunos de los bancos grandes no son
    necesariamente más baratas que otras tarjetas de prepago y podrían ser menos
    atractivas para los consumidores porque no ofrecen la opción de hacer pagos
    electrónicos o mediante cheque impreso.
  • Varias compañías emisoras de tarjetas de prepago ofrecen características
    convenientes tales como la capacidad de hacer pagos electrónicamente o
    mediante cheque impreso, gestionar cuentas con herramientas tales como alertas
    por mensaje de texto, y captura remota de depósitos móvil, que permite a los
    consumidores cargar dinero en su tarjeta tomando una foto del cheque. Sin
    embargo, ciertas tarjetas de prepago no proporcionan instrucciones precisas de
    cómo utilizar estas funciones y los cargos que pueden cobrarse con ellas.
  • Mientras que todas las 26 tarjetas revisadas dicen ofrecer alguna forma de
    protección para los consumidores cuyos fondos puedan perderse debido a fraude
    o un error del comerciante, estas políticas se definen con frecuencia de
    manera imprecisa. Las compañías emisores de tarjetas proporcionan estas
    protecciones de manera voluntaria y las pueden suspender en cualquier momento.
    En contraste, las tarjetas de débito tradicionales asociadas con cuentas
    bancarias están cubiertas por protecciones legales obligatorias que limitan
    los fondos que el consumidor puede perder en estos casos.
  • La información sobre cargos es frecuentemente difícil de encontrar y
    difícil de entender. Este problema se agrava por la falta de consistencia con
    los nombres y las descripciones de los cargos de tarjeta a tarjeta, lo que
    hace difícil para los consumidores comparar los cargos y costos.


“Ha llegado el momento de que las protecciones del consumidor se pongan al
día con esta nueva manera de pagar en rápida expansión”, dijo Christina
Tetreault, abogada de planta de Consumers Union. “La CFPB debe frenar las
prácticas abusivas de tarjetas de prepago y exigir la divulgación clara de todos
los cargos. Las tarjetas de prepago deberían incluir protecciones federales
garantizadas que les eviten a los consumidores perder su dinero por fraude o
errores de los comerciantes”.


Si está considerando una tarjeta de prepago, Consumer Reports le recomienda
hacer lo mejor posible para determinar qué cargos se cobrarán y pensar en cómo
planea usar la tarjeta.  Asegúrese de que la tarjeta tiene todas las
funciones que necesita y se ofrece al precio que se ajuste a su presupuesto.
Trate de no utilizar las tarjetas de prepago para comprar gasolina en la
gasolinera o pagar hoteles o tarjetas de alquiler ya que estos tipos de
operaciones pueden generar retenciones extras de los fondos en su tarjeta de
prepago. Finalmente, considere usar una cuenta corriente regular si puede ya que
incluirá una tarjeta de débito tradicional y salvaguardias legales más firmes
para evitarle perder su dinero por fraude o errores de los comerciantes. Para
asesoría más detallada, consulte Tips de Consumer Reports al Elegir Tarjetas
Prepagadas en http://www.consumerreportsenespanol.org


FUENTE Consumer Reports

Consumer Reports califica las tarjetas de prepago según su valor, conveniencia, seguridad y divulgación de cargos