Consumer Reports: Cómo regatear con su médico u hospital

Consumer Reports: Cómo regatear con su médico u hospital



COMPARTE ESTA NOTA

YONKERS, Nueva York, 6 de septiembre de 2011 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Cuando vamos al médico no pensamos en nosotros típicamente como “consumidores” o compradores de atención médica, pero en estos duros tiempos, ese es precisamente el rol que el paciente debe jugar para evitar ahogarse en un mar de facturas por gastos médicos. ¿Cuáles son las mejores estrategias para regatear con su médico u hospital? Un nuevo informe en el número de octubre de Consumer Reports y por Internet en http://www.ConsumerReportsenEspanol.org presenta consejos del experto en temas médicos de Consumer Reports, el Dr. John Santa.

Según el último Índice de Consumer Reports, que mide la salud de la economía a partir de la perspectiva de los consumidores, un 16.3 por ciento de los estadounidenses no puede afrontar sus cuentas por atención médica.

“Los estadounidenses están abrumados por los costos de la salud, y mucha gente simplemente no puede pagar las facturas, no puede comprar sus medicamentos”, dice el Dr. John Santa, M.P.H., director del Centro de Calificaciones en Salud de Consumer Reports. “Regatear con sus médicos es lo último que la mayoría de los pacientes quiere hacer, pero un poquito de negociación puede lograr mucho. También es importante saber que hay variaciones tremendas en los costos de la atención médica: saberlo puede ayudar al consumidor a estar un paso adelante e insistir educadamente en el precio más justo posible”

Estos son los consejos de Consumer Reports para tres escenarios posibles:

Usted está sano. El momento óptimo para que los pacientes hablen sobre costos con sus proveedores de atención médica es antes de haber incurrido en ellos. Si bien los médicos tienen una obligación profesional de tomar en cuenta los recursos financieros del paciente, éstos deben sacar el tema con sus médicos para hacerles saber que los costos son importantes para ellos. “Por diversas razones, es probable que los médicos sugieran primero las opciones más costosas. Pero se sorprendería por la disposición de su médico a variar el curso, por ejemplo, recetando menos medicamentos caros de marca u optando por esperar y vigilar en vez de un costoso estudio diagnóstico”, dice el Dr. Santa.

Ocurre lo inesperado. Un paciente cae en el hospital sin la ventaja de ninguna planificación y se enfrenta con una cuenta gigantesca, digamos $15,000 por una angiografía de coronarias, y su seguro termina pagando solo una fracción de la factura. Consumer Reports recomienda estos abordajes para obtener la mayor reducción en la cuenta:

– Hable con el médico que pidió o prestó los servicios del hospital para averiguar cómo es que los costos llegaron a tanto. ¿Todos los servicios eran necesarios y se los cobró a un precio razonable? Los consumidores pueden juzgar por sí mismos mirando en http://www.healthcarebluebook.com, que enumera en forma gratuita las tarifas actuales de muchos servicios médicos. Examine en detalle cada factura para identificar errores, que son comunes.

– Los consumidores no deben asumir que el precio de la factura está escrito en piedra. Los prestadores ofrecen descuentos sustanciales a las aseguradoras y otros; ¿por qué entonces no debería el consumidor pedir la misma reducción? Los consumidores deben discutir todos los cargos que consideren que su aseguradora está obligada a cubrir.

– Los pacientes no deben cancelar la factura hasta no haber agotado sus opciones, pero deben dejarle en claro al departamento de facturación del hospital que alcanzar una solución es importante para ellos. Podrían considerar hacer una oferta con descuento que consideren manejable en un periodo establecido. Los consumidores pueden consultar uno de los grupos respetados que, por un honorario, pueden ayudar a reducir el monto de las facturas médicas, como INSNET (http://www.myinsnet.com) o Medical Cost Advocate (http://www.medicalcostadvocate.com).

Debe someterse a una cirugía electiva. La situación permite más planificación e investigación sobre el mejor procedimiento, médico, hospital, fármaco u otra opción. “Use sabiamente su tiempo para investigar, porque las variaciones en los costos médicos pueden ser significativas, y los prestadores con gusto lo van a dejar pagar de más por un servicio que podría recibir por menos”, dice Santa. Tenga en cuenta los siguientes consejos:

– Los consumidores deben averiguar precios, hablar con distintos prestadores y negociar por lo que consideran un precio justo.

– Los consumidores no deben dudar en pedir el precio por anticipado y recibirlo por escrito. Pida una lista detallada de todos los posibles cargos.

– Al igual que con cualquier compra, los consumidores deben estar alertas ante cualquier oferta que suene demasiado buena para ser verdadera. Si un proveedor sugiere un atajo, tenga cuidado y haga muchas preguntas, e investigue a los proveedores que no conoce.

OCTUBRE DE 2011

El material precedente está previsto exclusivamente para nuevas entidades legítimas; no puede utilizarse para fines publicitarios ni promocionales. Consumer Reports® es una publicación de Consumers Union, una organización independiente de expertos, sin fines de lucro, cuya misión es trabajar por un mercado justo, equitativo y seguro para todos los consumidores y dar elementos a los consumidores para que se protejan. No aceptamos publicidad ni pago alguno por los productos que sometemos a pruebas. No estamos obligados por ningún interés comercial. Nuestros ingresos proceden de la venta de Consumer Reports®, ConsumerReports.org® y otras publicaciones y productos y servicios informativos, aranceles y contribuciones y subsidios no comerciales. Nuestras calificaciones e informes están previstos exclusivamente para uso de nuestros lectores. Ni las calificaciones ni los informes pueden ser utilizados en publicidades, ni para ningún otro fin comercial sin nuestra autorización. Consumers Union tomará todas las medidas a su alcance para evitar el uso comercial de sus materiales, su nombre o el nombre de Consumer Reports®.

FUENTE Consumer Reports

Consumer Reports: Cómo regatear con su médico u hospital