CONSUMER REPORTS HEALTH: Once estrategias para prevenir un ataque cerebral

CONSUMER REPORTS HEALTH: Once estrategias para prevenir un ataque cerebral

Mayo es el mes dedicado a la concientización sobre el derrame cerebral a nivel nacional


COMPARTE ESTA NOTA

YONKERS, Nueva York, 28 de abril de 2011 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Aproximadamente cada 40 segundos, alguien en los EE.UU. sufre un derrame cerebral y más del 77% de estos casos son un primer ataque. En un nuevo informe disponible en
http://www.ConsumerReportsenEspanol.org, Consumer Reports Health identifica once estrategias para prevenir los accidentes cerebrovasculares.

“Muchas personas no se dan cuenta que al hacer cambios más saludables en su estilo de vida, pueden reducir su riesgo de ataque cerebral dramáticamente”, dijo la Dra. Orly Avitzur, asesora médica de Consumer Reports Health y neuróloga certificada. “Los adultos estadounidenses encaran un reto: sólo una fracción muy pequeña de personas entre los 40 y 50 años conocen los principales factores de riesgo para el derrame cerebral. Afortunadamente, muchos de esos factores de riesgo se pueden reducir o eliminar controlando la presión arterial, mejorando los niveles de colesterol, llevando el control de la diabetes y dejando de fumar”.

El ataque cerebral es causado por la pérdida repentina del flujo sanguíneo al cerebro, o sangrado dentro o alrededor del cerebro. Ambas condiciones pueden hacer morir las
células cerebrales. El derrame cerebral es la tercera causa de muerte y la causa principal de discapacidad en los EE.UU. “La hipertensión es el factor de riesgo más importante y tratable, pero más de la mitad de los estadounidenses con presión arterial alta no la tienen bajo control”, añadió Avitzur.

Los siguientes cambios médicos y de estilo de vida pueden ayudar a prevenir un derrame cerebral:

Cambios médicos

  • Bajar la presión arterial: La presión arterial alta daña las arterias, haciendo que se obstruyan o revienten con mayor facilidad, aumentando así el riesgo de ambos tipos de ataque cerebral: el isquémico y el hemorrágico, que es menos común pero más letal. Consumer Reports Health recomienda que se haga un chequeo regular de la
    presión arterial; por lo menos una vez cada dos años, y más a menudo entre los adultos de 50 años o más. Las personas con una lectura normal/alta de la presión arterial — superior a 120/80 mmHg, pero inferior a 140/90 mmHg, el punto límite para la hipertensión — deben tratar de bajar su presión arterial adoptando medidas para cambiar el estilo de vida. Aquellos con una lectura de presión arterial de 140/90 mmHg o más deben hablar con su médico sobre los fármacos antihipertensivos. Consumer Reports Best Buy Drugs (BBD) identifica los “mejores medicamentos” para tratar la presión arterial alta y otras condiciones, luego de una revisión de la evidencia médica.
  • Mejorar los niveles de colesterol: El colesterol LDL (o colesterol malo), una sustancia grasa en la sangre, causa la
    acumulación de placa en las paredes arteriales, haciendo que  las arterias se estrechen. Si la placa se rompe, puede formarse un coágulo de sangre que bloquee un vaso sanguíneo en el cerebro, causando así un ataque cerebral. Todos los hombres mayores de 35 años y las mujeres de 45 años o más que tengan un alto riesgo de padecer enfermedades cardíacas deberían hacerse un perfil de lípidos completo por lo menos cada cinco años. Las personas con bajo riesgo de padecer enfermedades cardíacas deben intentar mantener un nivel de colesterol LDL inferior a 160 miligramos por decilitro; mientras que aquellas que corren un riesgo intermedio deberían mantenerse por debajo de 130 mg/dL, y aquellas con alto riesgo, a un nivel inferior a 100 mg/dL o menos. Si el ejercicio y una dieta que limite las grasas saturadas y el colesterol
    no mejoran sus niveles de colesterol, hable con su médico acerca del uso de estatinas. (Para determinar su riesgo, utilice nuestra calculadora.)
  • Llevar el control de la diabetes: Los altos niveles de azúcar en la sangre dañan los vasos sanguíneos a través del tiempo. Además, las personas con diabetesson propensas a padecer hipertensión, colesterol alto y sobrepeso. Los adultos que tienen 45 años o más deberían medirse el nivel de azúcar en la sangre por lo menos una vez al año si son prediabéticos (o cada tres años si no lo son). Los adultos con diabetes deberían mantener su presión arterial por debajo de 130/80 mmHg incorporando cambios en su estilo de vida o con el uso de medicamentos, de ser necesario. La agresiva reducción de la presión arterial y el uso de las estatinas
    pueden reducir el riesgo de tener un ataque cerebral. Consumer Reports Health señala que un inhibidor de la ACE ( por sus siglas en inglés) o un bloqueador del receptor de angiotensina (ARB por sus siglas en inglés) son útiles porque dichos fármacos antihipertensivos retardan la progresión de la enfermedad renal en las personas con diabetes. Además, se aconseja bajar el colesterol LDL a un nivel inferior a 100 mg/dL.
  • Considerar tomar aspirina en dosis baja: La aspirina previene los ataques cardíacos y cerebrales evitando la formación de coágulos de sangre que bloquean las arterias. Pero la aspirina no es adecuada para todos. Por ejemplo, el beneficio para prevenir los ataques del corazón se aplica principalmente a los hombres mayores de 45 años y el beneficio para evitar los derrames cerebrales se aplica
    principalmente a las mujeres mayores de 55 años. Consumer Reports Health señala que la aspirina puede causar sangrado gastrointestinal peligroso, pero recomienda que las personas de cualquier edad que corren un riesgo de derrame cerebral muy alto (incluyendo aquellas que ya han tenido un ataque o mini-ataque cerebral, o que padezcan enfermedades cardíacas o diabetes) tomen siempre aspirina para proteger su corazón.
  • Controlar el pulso: La fibrilación atrial, un trastorno del ritmo cardíaco, puede conducir a la formación de coágulos sanguíneos que pueden viajar al cerebro, aumentando el riesgo de un ataque isquémico. Se recomienda verificar en cada visita médica si el paciente tiene ritmos cardíacos irregulares y dar seguimiento con un electrocardiograma u otros estudios del corazón si es
    necesario.
  • Piense dos veces antes de someterse a una cirugía del cuello: La cirugía para eliminar obstrucciones en las arterias del cuello, conocidas como las carótidas, puede reducir el riesgo de derrame cerebral en aquellas personas que ya han tenido uno. Pero para los que tienen una arteria carótida estrecha que no ha provocado ningún síntoma, el riesgo de un ataque cerebral es mucho menor y el beneficio de la cirugía es pequeña. No se recomienda la detección de obstrucciones en las arterias del cuello para las personas sin factores de riesgo para ataque cerebral, debido a que dichas pruebas generan muchos resultados positivos falsos.

Cambios en el estilo de vida

  • Alimentación sana para el cerebro: La alimentación tiene una gran influencia en el riesgo de
    ataque cerebral de una persona. En un estudio que evaluó el consumo de frutas y verduras, cada porción adicional diaria redujo el riesgo de derrame cerebral en un 6%. Otros estudios han vinculado las dietas ricas en potasio con un menor riesgo, mientras que las dietas altas en sodio están vinculadas a un mayor riesgo. Se recomienda una dieta baja en sodio y grasas saturadas, pero rica en verduras y frutas con alto contenido de potasio, así como productos lácteos bajos en grasa. (Consulte la dieta DASH.)
  • Realice actividad física: El exceso de grasa, especialmente alrededor del abdomen, eleva la presión arterial, los niveles de colesterol LDL (colesterol malo) y el riesgo de diabetes tipo 2. Haga al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada cinco días o más a la semana. Los adultos deberían consultar
    a un médico si tienen algún problema de salud crónico, dolor en el pecho, o si son de edad madura y llevan una vida sedentaria.
  • Afine la cintura: Para determinar su índice de masa corporal (IMC), use la calculadora en línea de Consumer Reports. Si su IMC es 25 o más, o su cintura mide más de 40 pulgadas (hombres) o 35 pulgadas (mujeres), comprométase a hacer ejercicio regularmente y ponerse a dieta para bajar de peso.
  • Beba con moderación: Elconsumo excesivo de alcohol, que está vinculado a un 64% más de riesgo de tener un derrame cerebral, aumenta la presión arterial, promueve la formación de coágulos y aumenta el riesgo de fibrilación atrial. Sin embargo, beber con moderación parece reducir el riesgo de ataque cerebral. Limite el consumo de alcohol a no más de dos
    bebidas al día si es hombre, o una si es mujer.
  • Deje de fumar: Fumar cigarrillos aumenta la presión arterial, disminuye la tolerancia al ejercicio, promueve la acumulación de placa en las arterias y hace que la sangre sea más propensa a coagularse. Los fumadores deberían hablar con su médico sobre las opciones para ayudar a dejar de fumar, entre ellas consejería, reemplazo de la nicotina y otros medicamentos.

CONSEJOS PARA RECONOCER UN DERRAME CEREBRAL

Si usted cree que alguien puede estar sufriendo un derrame cerebral, recuerde que debe actuar rápido y realice esta simple prueba (FAST):

F (FACE) – CARA: Pídale a la persona que sonría. ¿Tiene un lado de la cara caída?

A (ARMS) – BRAZOS: Pídale a la persona que levante ambos brazos.
¿Se desvía un brazo hacia abajo?

S (SPEECH) – HABLA: Pídale a la persona que repita una frase sencilla. ¿Arrastra las palabras al hablar?

T (TIME)– TIEMPO: Si usted observa alguno de estos síntomas, llame inmediatamente al 911.

MAYO 2011

© Consumers Union 2011. La información arriba presentada está dirigida exclusivamente a entidades noticiosas legítimas; no puede ser utilizado para fines publicitarios o promocionales. Consumer Reports® es publicado por Consumers Union, una organización experta, independiente y sin fines de lucro cuya misión es trabajar por un mercado justo, equitativo y seguro para todos los consumidores, y dar elementos a los consumidores para protegerse a sí mismos. No aceptamos publicidad y pagamos por todos los productos que
sometemos a prueba. No estamos en deuda con ningún interés comercial. Nuestros ingresos proceden de la venta de Consumer Reports
®, ConsumerReports.org® y nuestras otras publicaciones y productos informativos, además de servicios, cargos, y contribuciones y subsidios no comerciales. Nuestras clasificaciones e informes están destinados exclusivamente al uso de nuestros lectores. Ni las calificaciones, ni los informes podrán ser utilizados en publicidad, ni para ningún otro propósito comercial sin nuestro consentimiento. Consumers Union tomará todas las medidas a su alcance para impedir el uso comercial de sus materiales, su nombre o el nombre de Consumer Reports®.

FUENTE Consumer Reports Health

CONSUMER REPORTS HEALTH: Once estrategias para prevenir un ataque cerebral