Costos de estudios aumentan lentamente en centros universitarios públicos, según informes de...

Costos de estudios aumentan lentamente en centros universitarios públicos, según informes de precios y ayuda financiera de educación superior en el 2005 realizados por el College Board

Ayuda financiera sigue creciendo pero en índices menores comparada con préstamos a estudiantes


COMPARTE ESTA NOTA

Washington, DC–(HISPANIC PR WIRE)–23 de noviembre de 2005–El College Board anunció hoy que los incrementos en los costos de matrícula en instituciones públicas son significativamente menores en el período 2005-06 de lo que resultaron en los dos últimos años; y que los incrementos en instituciones privadas de estudios superiores de cuatro años son similares a los del año pasado.

Aunque el promedio de ayuda de becas y subvenciones por estudiante va en aumento, los incrementos no son lo suficientemente significativos como para evitar una mayor dependencia de los préstamos. Si bien los estudiantes de bajos ingresos reciben mayor ayuda financiera como promedio que aquellos con ingresos superiores, los cambios recientes en las políticas de asistencia a los alumnos han beneficiado a aquellos pertenecientes a la mitad superior de la escala de distribución de ingresos, más que a los ubicados en la mitad inferior.

La evidencia de estas tendencias, junto con los precios promedio de la educación superior y los datos referentes a la ayuda a los alumnos correspondiente al período 2004-05, aparecen en los informes Trends in College Pricing 2005 y Trends in Student Aid 2005, respectivamente. En el día de hoy también se dio a conocer un suplemento del informe Education Pays 2004: The Benefits of Higher Education for Individuals and Society, el cual proporciona información actualizada con respecto a los beneficios sociales y económicos de la educación superior, así como del progreso y la persistencia de las brechas en participación en la enseñanza universitaria.

“Con estos datos anuales, el College Board se propone destacar temas importantes relacionados con el acceso y costeabilidad de la educación superior, especialmente para la creciente población de alumnos provenientes de familias de bajos ingresos que aspiran a cursar estudios universitarios”, afirmó Gastón Caperton, Presidente del College Board. “Es esperanzador ver nuevos esfuerzos por parte de universidades, así como de otras organizaciones educacionales, concentrados en hallar formas de reducir los costos de matrícula. Confiamos en la continuidad y aumento de esas iniciativas. En los próximos años, nuestro país no podrá darse el lujo de excluir de la educación superior a varios segmentos de nuestra población”.

Trends in College Pricing 2005 (1) (Tendencias en los Costos de la Educación Superior 2005)

Los niveles publicados de matrícula y estudios constituyen un indicador importante, pero imperfecto, de los precios de la educación superior. El precio neto que pagan actualmente los alumnos y sus familias, después de considerar las becas y los créditos impositivos por matrícula universitaria, proporciona una mejor medida de costeabilidad. Asimismo, los precios publicados varían considerablemente por estado y región. El informe Trends in College Pricing cuenta con información referente a los precios promedio por región y estado, así como detalles concernientes al rango de precios publicados y los incrementos en la distribución de los precios en las diferentes instituciones.

Cuotas de Matrícula y Estudio Promedios 2005-06 versus 2004-05

— En las instituciones privadas de cuatro años sin fines de lucro, los costos de matrícula y estudios promediaron $1.190 más que el año pasado ($21.235 versus $20.045, incremento del 5,9 por ciento). Los costos totales promediaron $29.026 ($1.561 más que los $27.465 del año pasado, en un incremento del 5,7 por ciento; ver Trends in College Pricing, Tabla 1).

— En las instituciones públicas de cuatro años, los costos de matrícula y estudios promediaron $365 más que el año pasado ($5.491 versus $5.126, en un incremento del 7,1 por ciento). Los costos totales promediaron $12.127 ($751 más que los $11.376 del año pasado, o un incremento del 6,6 por ciento).

— En las instituciones públicas de dos años, los costos de matrícula y estudios promediaron $112 más que el año pasado ($2.191 versus $2.079, un incremento del 5,4 por ciento).

Aunque el informe no proporciona un análisis completo de los factores que provocan los incrementos en los costos de matrícula y estudios, sí da información acerca de algunos de los costos que enfrentan las instituciones de educación superior. Además, como en años anteriores, el informe muestra que los mayores incrementos promedio por concepto de matrícula y estudios en colleges y universidades públicas de cuatro años, se producen durante períodos de disminución o lento crecimiento en el nivel de apropiaciones estatales de instrucción por estudiante.

“La inversión pública en la educación superior es vital en la medida que las potencias económicas dedican cada vez más recursos a la investigación y la educación. Los Estados Unidos no pueden quedarse a la zaga de otras naciones industrializadas”, enfatiza Caperton.

Lo que pagan actualmente los estudiantes

Los precios netos varían aún más que los publicados. El informe Trends in College Pricing reporta el precio neto promedio de las becas, y los créditos y deducciones federales de impuestos por concepto de educación. Los precios netos disminuyeron o aumentaron lentamente durante los primeros años de la década de 1995 al 2005, pero se han incrementado en los tres sectores desde los años 2001-02. En la última década, tanto en las instituciones públicas como en las privadas, el precio neto como porcentaje de ingresos se ha elevado significativamente, sólo para aquellos alumnos que pertenecen a la mitad inferior de la distribución de ingresos.

Patrones de matrícula

Una información nueva que aparece en los informes de este año es la referente a los patrones no tradicionales de matrícula. Sólo una fracción de los estudiantes universitarios entran en el modelo tradicional de alumnos entre 18 y 24 años, matriculados a tiempo completo. Casi el 40 por ciento de esos estudiantes es mayor de 24 años. Cerca del 40 por ciento de esos estudiantes está matriculado a tiempo parcial.

Trends in Student Aid 2005 (2) (Tendencias en Ayuda a los Estudiantes 2005)

Los datos del College Board de este año, correspondientes a la ayuda financiera al alumnado, muestran que se distribuyeron aproximadamente $129 mil millones por ese concepto, durante el año académico 2004-05, casi $10 mil millones más que el año anterior. Además, los alumnos tomaron aproximadamente $14 mil millones en préstamos provenientes de fuentes no federales, para contribuir al financiamiento de su educación.

La ayuda promedio por alumno se incrementó en un 3 por ciento entre el 2003-04 y el 2004-05, después de los ajustes por inflación. Entre los años 1996-97 y 2001-02, el total de ayuda de becas para alumnos universitarios aumentó dos veces más rápido que el total de préstamos, pero desde el período 2001-02, el patrón se ha invertido. En el 2004-05, el porcentaje de ayuda total a alumnos universitarios en forma de becas disminuyó por tercer año consecutivo. Los alumnos recibieron un 46 por ciento de su ayuda en forma de becas, mientras que los alumnos de post-grado recibieron un 22 por ciento de su ayuda en forma de becas.

Al cabo de tres años de notables aumentos, el número de alumnos que recibieron la beca Pell Grant aumentó sólo un 3 por ciento en el 2004-05, y el valor constante en dólares del promedio de la beca Pell Grant disminuyó por segundo año consecutivo. La máxima beca Pell Grant, que cubrió el 35 por ciento de la matrícula, educación y gastos de alojamiento y alimentación en las instituciones públicas en el período 1994-95, y el 42 por ciento en el 2001-02, sólo financió el 36 por ciento en el período 2004-05.

Estatus socioeconómico y acceso a la educación superior

Varios factores han provocado que los alumnos pertenecientes a la mitad superior de la escala de distribución de ingresos se beneficien más con los cambios en las políticas de ayuda a estudiantes que quienes están ubicados en la mitad inferior. El 43 por ciento de los créditos impositivos por concepto de educación, y aproximadamente el 70 por ciento de los beneficios de las deducciones federales por matrícula y estudios benefician a contribuyentes con ingresos de $50.000 o más. Algunos estados e instituciones también han aumentado la proporción de ayuda que otorgan en base a las credenciales académicas, más que a las necesidades financieras.

Education Pays 2005, el suplemento al informe del año pasado acerca de los beneficios de la educación superior para los individuos y la sociedad, muestra que, a pesar de que los índices de matrícula de graduados de Bachillerato provenientes de familias de bajos ingresos son significativamente menores que los índices correspondientes a alumnos de familias de medios y altos ingresos; las brechas por concepto de matrícula han disminuido con el tiempo.

“A pesar de que existe una cifra mayor de alumnos provenientes de familias de bajos ingresos que aspiran a la educación superior, y más alumnos universitarios de primera generación, es necesario esmerarse mas aun para hacer que estos estudiantes puedan graduarse”, destacó Caperton. “Con ese fin, el College Board creó recientemente el Grupo Especial de Acceso a la Educación Superior para los Alumnos de Bajos Ingresos, para examinar éste y otros temas relacionados”.

Education Pays 2005 también evidencia las brechas persistentes en los índices de graduación. Incluso entre alumnos con niveles muy altos de rendimiento académico, los que provienen de familias con un estatus socioeconómico inferior son significativamente menos propensos a matricularse en la educación superior que quienes provienen de familias más privilegiadas. Además, existen abismales diferencias en los índices de culminación de carreras entre grupos socioeconómicos.

“El estatus socioeconómico y el éxito en la educación superior no puede separarse del serio problema de la desigualdad en oportunidades académicas existente en nuestras escuelas”, añadió Caperton. “Además del incremento en la costeabilidad de la educación superior, es necesario garantizar que los alumnos de todas las procedencias tengan la oportunidad de prepararse para los estudios universitarios. Asimismo, todas las familias deben estar informadas con respecto al proceso de ayuda financiera y los beneficios a largo plazo, tanto financieros como personales, de invertir en la educación universitaria”.

1. Trends in College Pricing 2005 está fundamentado en datos recopilados por Annual Survey of Colleges, 2005-06 del College Board, que reporta los costos por matrícula, estudios y otros renglones para el año académico en curso, 2005-06.

2. Trends in Student Aid 2005 proporciona los datos más completos concernientes a ayuda federal, estatal e institucional a alumnos y padres, durante el año académico concluido más recientemente, el 2004-05.

Costos de estudios aumentan lentamente en centros universitarios públicos, según informes de precios y ayuda financiera de educación superior en el 2005 realizados por el College Board