¿Cuántas medallas de oro ganarían los chicos si la lectura fuese un...

¿Cuántas medallas de oro ganarían los chicos si la lectura fuese un deporte olímpico?

Un reto de proporciones olímpicas: despertar el interés de los muchachos por la lectura


COMPARTE ESTA NOTA

NUEVA YORK, 19 de agosto /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Si la lectura fuera un deporte olímpico, las mujeres — no los hombres — se llevarían todas las medallas de oro e implantarían todos los récords mundiales. A propósito de ello, las mujeres no sólo superan a sus contrapartes masculinas en lo tocante a la lectura, sino que les aventajan enormemente con una vuelta completa a la pista.

“Los juegos olímpicos sirven como metáfora apropiada, y se producen en un momento adecuado para recordarles a los educadores y padres de la nación que necesitamos reconocer este problema generalizado, y esforzarnos por hacer que los chicos participen en la lectura”, expresó Jon Scieszka, quien fuera recientemente nominado Embajador Nacional de Literatura Juvenil por la Biblioteca del Congreso.

Scieszka destacó las asombrosas estadísticas subyacentes en la crisis de lectura en los niños:

— Las chicas han superado a los chicos en las pruebas de lectura en todos los grupos erarios durante los últimos 30 años, según el Departamento de Educación de Estados Unidos;

— Los chicos de octavo grado son un 50 por ciento más propensos a ser reservados que las chicas;

— Dos terceras partes de los alumnos de educación especial en la enseñanza secundaria son chicos;

— La matrícula universitaria general es más alta en cantidad de alumnas que de alumnos.

Scieszka afirmó que está bien claro que la idea de un día perfecto de verano sin hacer nada concebida por un chico no incluye la lectura a la sombra de un árbol. Los expertos han comenzado a lograr progresos en la investigación de las causas del descenso en los índices de lectura. ¿Por qué se ha producido esta crisis en gran medida invisible?

Uno de los problemas centrales es que los chicos “se van de sintonía” cuando el argumento del libro no les despierta interés.

“Los chicos confrontan problemas con la lectura debido a que no leen con un propósito que tiene sentido para ellos”, aseguró Scieszka. “Por tanto, se desvinculan de todo lo relacionado con la lectura”.

El prestigioso autor puntualizó que, con frecuencia, los chicos confrontan problemas con la lectura por otras razones:

— Biológicamente, el desarrollo de los chicos es más lento que el de las chicas, y confrontan problemas frecuentemente con las destrezas de lectura y redacción desde las primeras etapas escolares;

— El estilo de aprendizaje orientado a la acción y competitivo de muchos chicos los perjudica a la hora de leer y escribir;

— Nuestra sociedad les enseña a los chicos a reprimir sus sentimientos. A menudo los chicos no se sienten cómodos al explorar las emociones y sentimientos existentes en la literatura de ficción;

— Los chicos no tienen ejemplos de alfabetismo lo suficientemente efectivos. Como la mayoría de los adultos vinculados a la lectura de los niños son mujeres, los chicos no consideran la lectura como una actividad masculina.

Scieszka, quien se asoció recientemente con la casa editorial de educación Pearson, está aportando sus conocimientos a las aulas estadounidenses como autor del nuevo currículo de enseñanza elemental “Reading Street”, así como en los programas de literatura de Prentice Hall para enseñanza intermedia y secundaria. “Necesitamos, como sociedad, hacer más de un esfuerzo para conectar a los chicos con muchos tipos diferentes de lectura, tanto en casa como en la escuela”, añadió Scieszka.

“Si podemos ampliar la idea de lo que es la lectura, tendremos una mejor oportunidad de inspirar a los chicos que quieren leer. Esto significa que debemos ampliar nuestra definición de lectura para incluir literatura de testimonio, humor, deportes, tiras cómicas, novelas gráficas, de acción-aventuras, revistas, sitios Web y periódicos que les interesen. Los chicos necesitan saber que estos materiales también se consideran como lecturas”, explicó el escritor.

Scieszka ofreció una sugerencia simple para hacer que los chicos lean.

“Podemos ayudar a que los chicos lean dándoles una razón para querer hacerlo”, dijo. “Este método abre la puerta y la mente. Una vez que el chico comience a leer, será más receptivo a muchos otros tipos de lectura durante toda su vida”.

Acerca de Jon Scieszka — Jon Scieszka fue maestro durante diez años en las Escuelas Públicas de la Ciudad de Nueva York, y sus alumnos le inspiraron en la creación de libros premiados y con récords de venta como “The Stinky Cheese Man”, ganador de la Medalla de Honor Caldecott; “The True Story of the Three Little Pigs”; y, recientemente, la popular serie “Trucktown”, dirigida fundamentalmente a los chicos (¡pero también a las chicas!) que están aprendiendo a leer. El autor reconoce que su experiencia en las aulas le enseñó el respeto por la inteligencia y el humor de los niños, a quienes trata de atraer con los libros que escribe para ellos. Recientemente, con el propósito de llevar su compromiso con la lectura directamente a las escuelas de la nación, Scieszka se incorporó a la casa editorial de educación Pearson como autor del currículo de enseñanza elemental “Reading Street”, y de los programas de literatura para enseñanza intermedia y secundaria de Prentice Hall. Scieszka es fundador de GUYS READ, iniciativa de alfabetismo sin fines de lucro para chicos, cuyo objetivo es llamar la atención con respecto a los problemas de los muchachos con la lectura. Este año 2008, se convirtió en el primer Embajador de Literatura Juvenil de la Biblioteca del Congreso, un cargo que le proporciona otra plataforma para dar a conocer su pasión y preocupación por inspirar a los niños a la lectura. Para más información acerca de los chicos y la lectura, visite el sitio Web de Scieszka, www.guysread.com.

Acerca de Pearson — Pearson (NYSE: PSO), líder global en educación y tecnología de la educación, llega y atrae a los conocedores digitales de hoy con aprendizaje efectivo y personalizado, así como con desarrollo profesional dedicado para sus maestros. El programa elemental “Reading Street” de Pearson, fundamentado en la investigación, fue seleccionado como el primer currículo de lectura de la nación en el 2007. El compromiso de Pearson con la educación se demuestra con la inversión de la compañía en innovadores materiales de educación impresos y en formato digital para la enseñanza desde preescolar a la Universidad, así como en sistemas de información estudiantil y de administración de aprendizaje, desarrollo profesional, programas de certificación y productos de pruebas y evaluaciones que sientan pautas en la industria. Entre las respetadas marcas de la compañía figuran Scott Foresman, Prentice Hall, Addison Wesley, Benjamin Cummings, Educational Measurement, Educational Assessment, SuccessNet, MyLabs, PowerSchool, y SuccessMaker, entre otras. Las ofertas integrales de Pearson ayudan a la información de la instrucción e intervención dirigida, para poner el éxito al alcance de cada estudiante en cada nivel de educación. El compromiso de Pearson con la educación para todos está respaldado por iniciativas filantrópicas globales de la Fundación Pearson. Entre otros negocios principales de Pearson están Financial Times Group y Penguin Group. Para más información, visite www.pearson.com.

¿Cuántas medallas de oro ganarían los chicos si la lectura fuese un deporte olímpico?