Discurso Preparado para ser Pronunciado por Nydia Velázquez, Miembro de la Cámara...

Discurso Preparado para ser Pronunciado por Nydia Velázquez, Miembro de la Cámara de Representantes, Nueva York



COMPARTE ESTA NOTA

La Convención Nacional Demócrata 2008

Discurso Preparado para ser Pronunciado por Nydia Velázquez, Miembro de la Cámara de Representantes, Nueva York

Programado para ser Pronunciado: 26 de agosto del 2008 – 6:00-7:00 pm MT

DENVER, 26 de agosto /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — El siguiente texto es la transcripción de un discurso, preparado para ser pronunciado por la Honorable Nydia Velázquez en la Convención Nacional Demócrata el martes, 26 de agosto de 2008:

Honorable Nydia Velázquez

La Convención Nacional Demócrata 2008

Martes, 26 de agosto del 2008

Discurso Preparado para ser pronunciado

Buenas noches.

En el 2008, la cara de liderazgo de nuestro país, en todos los sectores, comenzó a transformarse. El mundo de los negocios ya no está dominado por la vieja economía- está dominada por la creatividad de nuestros empresarios. Nunca ha sido esto tan obvio como con nuestras mujeres dueñas de negocios, quienes actualmente son dueñas de más de la mitad de todos los negocios nuevos. Pero las mujeres dueñas de negocios, y todos los estadounidenses, necesitan un cambio desesperadamente.

El gobierno del presidente Bush todavía se niega a implementar leyes existentes que les den a las mujeres acceso a los contratos federales- costándoles billones de dólares en oportunidades perdidas. No podemos darnos el lujo de tener más de lo mismo.

John McCain ha demostrado que él es más de lo mismo. El se ha opuesto consistentemente a proveerle oportunidades a las mujeres en la fuerza laboral, diciendo que lo único que necesitan, y cito sus palabras, es “entrenamiento y educación”. El senador McCain debe saber que las mujeres ya obtienen más títulos avanzados que los hombres. El senador McCain también debe saber que las mujeres nos merecemos- y vamos a demandar -tener un campo de juego justo y honesto.

John McCain va a perjudicar a los pequeños negocios y a las mujeres empresarias. El se ha comprometido a continuar los recortes de impuestos del presidente Bush, que han favorecido a las 500 compañías más grandes del país, por encima de los pequeños empresarios. En realidad, solo cuatro por ciento de las firmas pequeñas vieron al menos un centavo. Es esta práctica de descuidar a nuestros pequeños negocios que ha resultado en el aumento exponencial de los índices de desempleo, los más altos de los últimos cuatro años.

Solo los republicanos pueden decir que su agenda para las grandes empresas es un plan para los pequeños negocios. Ellos sabrán la diferencia entre Wall Street y Main Street, pero Barack Obama sabe que los pequeños negocios son un gran negocio en los Estados Unidos.

Barack Obama va a proveer incentivos a pequeños negocios para fortalecer las inversiones e incentivar innovación. El va a presentar un plan para el cuidado de la salud que reconoce los desafíos a los que se encaran nuestros pequeños negocios. El dará a nuestros empresarios las herramientas que necesitan para triunfar a través de programas en la Administración de Pequeños Negocios. Lo más importante, el va a acabar con el ciclo de preferencias que tienen a los negocios estadounidenses secuestrados, y va a renovar la promesa de nuestro país para que todos los estadounidenses puedan vivir sus sueños.

Sus políticas beneficiaran desde la madre en las Montañas Apalaches que quiere dejar de recibir asistencia social y ser dueña de su propio negocio, a el latino en Nueva York quien gana el salario mínimo pero quiere ser un empresario. Estas personas no pueden darse el lujo de más de lo mismo con John McCain.

Mis hermanas, mis amigos, Barack Obama sabe que el rostro de los negocios estadounidenses está cambiando. El sabe que el espíritu empresarial en el que este país ha sido construido es el pilar de nuestra economía – y el va a traer el cambio que nuestro país necesita, para que ese pilar sea más fuerte que antes. Si se puede. A votar por Barack Obama el cuatro de noviembre.

Discurso Preparado para ser Pronunciado por Nydia Velázquez, Miembro de la Cámara de Representantes, Nueva York