Dra. Yahya Mansour responde ante la ansiedad dental

Dra. Yahya Mansour responde ante la ansiedad dental



COMPARTE ESTA NOTA

DALLAS, 1 de octubre de 2013 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — ¿Tiene miedo al dentista?, ¡De ser así, no está sólo! En estudios conducidos por la Asociación Americana de Endodoncistas, aproximadamente el 80 por ciento de los estadounidenses temen al dentista. Y alrededor de cinco al diez por ciento de esas personas siente tanto miedo que evitan las visitas al dentista en general.

(Foto: http://photos.prnewswire.com/prnh/20131001/LA86780-a )

(Foto: http://photos.prnewswire.com/prnh/20131001/LA86780-b )

La ansiedad dental es distinta a la fobia dental. La fobia dental le puede hacer sentir tan aterrorizado que no puede dormir la noche anterior a un examen, físicamente enfermo con la sola idea de ver al dentista, o encogerse del dolor con solo imaginarse un instrumento dental cerca de usted. Esta es una forma de temor dental extremo que casi ninguna persona padece, la mayoría de las personas que temen al dentista se trata de simple ansiedad.

Según Mayo Clinic, los síntomas clásicos de la ansiedad son sentimientos de aprensión, impotencia, peligro inminente o fatalidad, ritmo cardíaco acelerado, respiración muy rápida (hiperventilación), sudoración, temblores o sensación de debilidad o cansancio. ¿Alguna vez se ha sentido de esta manera antes o durante una visita a un dentista? ¿Incluso si la mayoría de las personas están conscientes de que no hay nada que temer, por qué hay tanta gente que continua con miedo de visitar al dentista?

Tengo miedo al dolor.

Si usted o alguien que conoce ha tenido una mala experiencia dental, lo más probable es que haya desarrollado algún tipo de ansiedad por su causa. La naturaleza humana es evitar el dolor. La ansiedad es una manera de su mente de protegerle frente a una experiencia dolorosa percibida.

La buena noticia es que la tecnología dental ha avanzado a una velocidad tan rápida durante las últimas décadas que la mayoría de los procedimientos dentales hoy no son dolorosos o con muy poco dolor. Su dentista tiene muchas herramientas a su alcance para hacerle sentir cómodo y evitar cualquier tipo de dolo. Si no está seguro de lo que está disponible para su necesidad particular, simplemente pregunte.

Odio las agujas.

Muchas personas tienen poco o nada de miedo a una limpieza dental real, sin embargo temen que el dentista encuentre algún problema que requiera una inyección. La ansiedad aumenta cuando acuden al dentista para una calza de caries u otro procedimiento dental. En ocasiones incluso existe temor de que la anestesia no funcione, o que la dosis no sea los suficientemente fuerte para adormecer el diente.

La dentistería bajo sedación es generalmente útil para este tipo de ansiedad. Puede ser tan simple como tomar una tableta de Valium (diazepam) o Halcion (triazolam) antes de su visita para ayudarle a calmarse y a respirar con mayor tranquilidad. Existen opciones adicionales sin dolor para la sedación durante su procedimiento, si desea sentirse aún más relajado.

Me siento indefenso y sin control.

La falta de control es una forma de ansiedad común en las personas que vuelan aviones o suben a las montañas rusas. Algunos pacientes tienen la misma sensación acerca de su visita al dentista, pueden sentirse vulnerables e indefensos al sentarse con la boca bien abierta, una luz brillante y un extraño mirando de cerca sus dientes.

Simplemente tenga en mente que su dentista eligió esta profesión por su deseo de servir y su pasión de toda una vida de ayudarle a mantener una buena salud oral. Su dentista es un socio en su cuidado oral, lo que significa que ambos trabajan en conjunto. Los dos llevan el timón

Siento vergüenza.

Si ha pasado un largo tiempo desde la última vez que visitó un dentista o tiene dientes torcidos o mal aliento, puede sentirse avergonzado de permitir que alguien observe de cerca su boca. También puede sentir como una invasión de su espacio personal, lo que puede causar ansiedad.

Los profesionales dentales examinan a miles de personas con problemas de salud oral únicos en un año determinado. Su dentista no es diferente, los dentistas no están ahí para criticar su salud oral o para tratar de invadir su espacio personal intencionalmente. Los dentistas simplemente desean cuidar el interior de su boca, así como un optometrista cuida de sus ojos. Si se siente avergonzado o incómodo, asegúrese de expresar su opinión.

¿Qué puedo hacer acerca de la ansiedad?

La mejor medida de acción es hablar con su dentista antes de una limpieza o procedimiento dental si tiene cualquier sensación de ansiedad o nerviosismo. Dele la oportunidad de que le ayude a tranquilizarse y le ofrezca soluciones para que se sienta más cómodo, en lugar de dejar de asistir a la visita dental.

La falta de tratamiento dental significa caries, pérdida de dientes, apariencia alterada y aflicciones más graves como la enfermedad de las encías (que está relacionada con las enfermedades del corazón, derrames cerebrales y diabetes), por lo que es importante que consulte su dentista por lo menos dos veces al año para mantener una buena salud oral. Si un dentista en alguna ocasión no está dispuesto a escuchar sus preocupaciones, hay muchos dentistas que si lo están. De modo que continúe buscando hasta que encuentre un dentista que se sienta cómodo. Seguir esta recomendación le ayudará a mantener su sonrisa y su salud en general, feliz.

FUENTE Rodeo Dental and Orthodontics

Dra. Yahya Mansour responde ante la ansiedad dental