El Comité para los Servicios de Prevención recomienda que se realicen exámenes...

El Comité para los Servicios de Prevención recomienda que se realicen exámenes de pérdida de la audición en todos los recién nacidos



COMPARTE ESTA NOTA

ROCKVILLE, Maryland, 3 de julio /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Todo bebé recién nacido debería ser sometido a un examen de pérdida de la capacidad auditiva congénita, que se presenta ya al nacer, según una nueva recomendación del U.S. Preventive Services Task Force (Comité para los Servicios de Prevención de EE.UU.). La recomendación y el resumen de pruebas que acompañan la misma aparecen en la edición del 7 de julio de la publicación Pediatrics.

Los niños cuya capacidad auditiva se encuentra afectada al nacer, durante la infancia o temprano en la niñez, pueden tener problemas de comunicación verbal y no verbal y problemas de capacidad social, además de mayores problemas de conducta y un rendimiento académico más bajo en comparación con niños cuya capacidad auditiva es normal. Los bebés que corren el mayor riesgo de desarrollar la pérdida de la audición son aquellos que han pasado más de 2 días en una unidad de cuidados intensivos neonatales; aquellos diagnosticados con ciertos síndromes, como el síndrome de Waardenburg o el síndrome de Usher; y aquellos con un historial familiar de pérdida auditiva durante la niñez. Debido a que la mitad de los bebés que sufren una pérdida de la capacidad auditiva no presenta ningún factor de riesgo identificable, el Comité para los Servicios de Prevención propone la práctica de examinar a todos los recién nacidos, en lugar de sólo examinar a aquellos bebés que presenten ciertos riesgos identificables. En lugar de detectar los problemas de la audición a una edad más tarde, la detección de la pérdida auditiva en los bebés y su tratamiento posterior proporcionan mejores probabilidades para obtener resultados positivos, como habilidades lingüísticas más sólidas.

De cada 1,000 bebés nacidos en Estados Unidos, entre uno y tres de ellos presentarán la pérdida de la capacidad auditiva congénita. La pérdida de la capacidad auditiva congénita ocurre con más frecuencia que otras condiciones que son examinadas típicamente como parte de una evaluación de salud médica. Los bebés deberían ser examinados antes de que cumplan 1 mes; aquellos bebés que no superen el examen deberían recibir otras evaluaciones médicas y pruebas auditivas antes de que cumplan los 3 meses. Treinta y nueva estados del país han promulgado leyes relacionadas con el examen de la capacidad auditiva en todos los recién nacidos. Las leyes varían con respecto a si los exámenes son obligatorios o recomendados, cómo son reportados los resultados y cómo son financiados los exámenes.

“Los exámenes de pérdida de la capacidad auditiva deberían formar parte de la evaluación de salud de cada bebé recién nacido”, dijo el Dr. Ned Calonge, presidente del comité, que también es el director general de medicina del Colorado Department of Public Health and Environment (Departamento de Salud Pública y el Medio Ambiente de Colorado). “La realización de estos exámenes al nacer permite la detección temprana de la pérdida de la audición y lleva a un mejor resultado en los bebés cuyo análisis da positivo”.

El Comité para los Servicios de Prevención recomienda un examen que consta de dos análisis: el examen de las emisiones otacústicas seguido por un examen de la reacción auditiva de la raíz cerebral en aquellos bebés que no superan el primer análisis. Las emisiones otacústicas examinan la respuesta del oído interno al sonido y son medidas colocando un micrófono muy sensible en el canal auditivo para medir la respuesta del mismo. La reacción auditiva de la raíz cerebral verifica la respuesta del cerebro al sonido y se mide colocando electrodos en la cabeza del bebé para grabar la respuesta del cerebro al sonido. Se han encontrado buenas pruebas que sostienen que los exámenes de la capacidad auditiva en los recién nacidos son muy precisos y llevan a la identificación y el tratamiento más temprano de los bebés con pérdida de la audición. También se han encontrado pruebas sólidas que demuestran que la detección y el tratamiento temprano mejoran los resultados lingüísticos.

El Comité para los Servicios de Prevención es el principal panel de expertos independientes especializado en la prevención y la atención médica primaria. El comité, que está apoyado por la AHRQ, realiza evaluaciones rigorosas e imparciales de las pruebas científicas para valorar la eficacia de una amplia gama de servicios clínicos de prevención, incluyendo exámenes, terapias y medicina preventiva. Sus recomendaciones son consideradas el patrón oro de los servicios clínicos de prevención. El comité basó sus conclusiones en un informe realizado por un equipo de investigación dirigido por la Dra. Heidi Nelson, del Evidence-based Practice Center (Centro de prácticas basadas en pruebas) de la AHRQ, ubicado en la Oregon Health & Science University de Portland.

Las recomendaciones y los materiales para el personal clínico están disponibles en el sitio web de la AHRQ, en la dirección http://www.ahrq.gov/clinic/uspstf/uspsnbhr.htm . Las recomendaciones anteriores del comité, además de los resúmenes de pruebas y otro material relacionado, están disponibles a través de la AHRQ Publications Clearinghouse llamando al (800) 358-9295 o enviando un e-mail a ahrqpubs@ahrq.hhs.gov . La información clínica también está disponible a través de la AHRQ National Guideline Clearinghouse en el sitio http://www.guideline.gov .

El Comité para los Servicios de Prevención recomienda que se realicen exámenes de pérdida de la audición en todos los recién nacidos