El debate migratorio se trata de los trabajadores, dice líder sindicalista

El debate migratorio se trata de los trabajadores, dice líder sindicalista



COMPARTE ESTA NOTA

Washington, DC–(HISPANIC PR WIRE – BUSINESS WIRE)–20 de junio de 2007–El debate migratorio debe centrarse en los asuntos de los trabajadores, según el presidente del Sindicato Internacional de Trabajadores Comerciales y de Alimentos Unidos (UFCWI) , Joseph T. Hansen. Hansen se unió al senador Bernie Sanders (independiente de Vermont); a Richard L. Trumpka, secretario-tesorero de AFL-CIO; y a Ed Sullivan, presidente del Departamento de Oficios en la Edificación y Construcción de la AFL-CIO, en una conferencia de prensa esta tarde, enfocada en cómo el propuesto proyecto de ley migratoria pudiera perjudicar a los trabajadores en Estados Unidos y en el exterior.

La siguiente declaración puede atribuirse a Joe Hansen:

“En su punto central, el debate migratorio trata sobre los trabajadores, debido a que la inmigración está impulsada por los trabajos. Sin embargo el proyecto de ley del senado relega a todos los trabajadores inmigrantes y nacidos en el país a una condición de segunda clase. El nuevo y expandido programa de trabadores temporales del proyecto de ley abre la puerta, especialmente en los sectores de bajos salarios, a la explotación y abuso del trabajador. Los hechos son innegables. Los programas de trabajadores temporales crean una subclase trabajadora. Éstos desarrollan una cultura en la que se cree que la raza, el color o el origen nacional de las personas las relega a una vida entera de trabajos mal pagados y sin futuro. Y proporcionan a los empleadores una licencia para negar derechos y protecciones completas en el lugar de trabajo”.

“La democracia en Estados Unidos funciona porque es integral. Sin embargo los programas de trabajadores temporales permanentemente excluyen a las personas que contribuyen a nuestro bienestar económico de participar en nuestro proceso democrático. Aproximadamente 12 millones de trabajadores indocumentados que van a trabajar todos los días, pagan impuestos y contribuyen a sus comunidades se mantienen al margen de la esperanza. Necesitan una dirección realista para participar totalmente en nuestro sistema democrático y alcanzar el sueño americano”.

Las exigencias de Touchback que obligan a regresar al país de origen, las multas inasequibles y los requisitos complicados para presentar las solicitudes del proyecto de ley actual dejarán a demasiados trabajadores en las tinieblas, y simplemente empeorarán nuestro ya quebrantado sistema. Somos una nación que valora las familias, no podemos permitir un sistema basado en puntos que mantendría separadas a las familias o favorecería a una familia delante de otras. Debemos crear con destreza una reforma migratoria que ayude a convertir esa esperanza en realidad para todos los trabajadores, los nuevos inmigrantes y los nacidos en este país”.

El debate migratorio se trata de los trabajadores, dice líder sindicalista