El informe anual de piratería comercial de la RIAA muestra que el...

El informe anual de piratería comercial de la RIAA muestra que el tráfico de música pirateada es cada vez más sofisticado y tiene vínculos estrechos con sindicatos del crimen



COMPARTE ESTA NOTA

Washington, DC–(HISPANIC PR WIRE – BUSINESS WIRE)–13 de julio de 2005–La copia ilegal y el tráfico de música pirateada (comenzó a sofisticarse cada vez más el año pasado), de acuerdo con los nuevos datos y el análisis que dio a conocer hoy día la Asociación de la Industria de Grabación de América (RIAA, por sus siglas en inglés) en su informe anual de estadísticas de “piratería comercial” (no por Internet) y esfuerzos por hacer cumplir las leyes.

Entre los hechos más destacados, se menciona que los distribuidores de música pirateada están fabricando y vendiendo un producto cada vez de mayor calidad, que se asemeja bastante a los discos compactos (CDs) legítimos, mientras que las grandes organizaciones criminales están aumentando su participación en la piratería, grabando en forma ilegal grandes cantidades de CDs en blanco con música de los artistas más populares del momento.

“La práctica y el comercio de la piratería musical son cada vez más sofisticados e ingeniosos, al tiempo que aumenta su conexión con el crimen organizado”, señaló Brad Buckles, Vicepresidente Ejecutivo de Antipiratería. “Estamos trabajando con la policía en todo el país, mientras continuamos elaborando e implementando estrategias multifacéticas para responder a estas amenazas contra los artistas, compositores, sellos discográficos y otros integrantes de la industria musical”.

La RIAA informó que ha registrado un aumento del 58 por ciento en la incautación de CDs falsificados, los cuales eran imitaciones de CDs auténticos con un trabajo gráfico y un envoltorio de alta calidad que dan la impresión de un producto legítimo. Las agencias policiales locales, en colaboración con los investigadores de la RIAA, incautaron 1.2 millones de discos falsificados en 2004. Cada vez en más común que este producto pirata se fabrique en pequeñas plantas de copiado de CDs. El creciente número de estas instalaciones de menor envergadura durante los últimos años ha creado un exceso de capacidad de producción y algunos negocios poco éticos han desviado este exceso de capacidad hacia la producción de un producto pirata de alta calidad.

La incautación de más de es, más que nada, el resultado del trabajo de y de los, que rastrearon la música pirateada hasta dar con pequeñas plantas de copiado de CDs. La práctica en la cual los empleados de una planta de CDs aceptan pedidos ilegales como trabajo extra fue en el pasado el dominio principal de plantas de CDs más grandes y costosas, que tenían la capacidad de producir CDs falsificados en forma masiva. Ahora parece que la tendencia de la piratería es trasladarse a instalaciones más pequeñas, con la habilidad de imprimir un producto de la misma calidad y con un exceso de capacidad de producción.

Mientras que la fabricación de CDs con aspecto auténtico se ha disparado debido a la proliferación de plantas de copiado de menor envergadura, las operaciones de grabación de CD-Rs (CDs en blanco) experimentaron una consolidación en 2004. La reproducción de CD-Rs en partes importantes de la mitad oriental de los Estados Unidos está ahora dominada por los sindicatos del crimen organizado que intentan monopolizar la cuota del mercado ilícito al operar con grandes cantidades y márgenes de ganancia muy bajos. En consecuencia, el precio de los CD-Rs pirateados, tanto a nivel mayorista como al detal, se ha reducido en forma radical.

Mientras es necesario un gran volumen para generar ganancias en el comercio ilegal de CDs en blanco, la puesta en vigor sostenida de las leyes y la persecución por parte de las agencias policiales locales han obligado a los vendedores de música ilegal a modificar sus hábitos actuales y tener menos productos en sus manos en cualquier momento dado. Por dicho motivo, existen ahora más posibilidades de que la policía y los investigadores de la RIAA incauten materias primas que productos musicales terminados. En 2004, el número de CD-Rs falsificados incautados disminuyó el 27 por ciento, mientras que la incautación de sellos falsificados aumentó el 372 por ciento y las incautaciones de equipo de grabación de CD-Rs llegó casi a duplicarse en comparación con los niveles de 2003.

“Los fiscales y legisladores en todos los niveles del gobierno reconocen cada vez más que la piratería no sólo socava la inversión continua en música nueva, sino que afecta la calidad de vida de las comunidades y priva a los gobiernos locales y estatales de las ganancias por concepto de impuestos”, señaló Buckles.

Debido a que la música latina se encuentra entre los géneros más pirateados, sigue siendo el foco de una gran parte de los esfuerzos antipiratería de la RIAA. Por ejemplo, la RIAA ha reforzado su operación contra la piratería de la música latina, con una presencia en al menos 80 de los 100 mercados principales de música latina. Esta mayor atención dio frutos, ya que la música latina comprende casi la mitad de todos los productos musicales incautados en 2004.

“La atención constante de la RIAA al nivel desproporcionado de piratería que afecta al género de música latina continuará ayudando a fomentar un mejor entorno de negocios y permitirá el futuro crecimiento de este mercado”, manifestó Rafael Fernández, hijo, Vicepresidente de Música Latina de la RIAA. “No cabe duda que nuestros esfuerzos han tenido un verdadero impacto – una repercusión que se traducirá en beneficios reales para los artistas latinos actuales y futuros, al igual que para sus fanáticos. No obstante, sabemos que aún nos queda muchísimo por hacer”.

Las redadas policiales también han forzado el desplazamiento de la venta de productos ilícitos en la calle, donde la policía logró un gran avance, a la venta a los establecimientos. Debido a la alta calidad y la aparente autenticidad de los CDs falsificados, este género de producto ilícito está entrando cada vez más en las tiendas de música legal, a menudo a precios que se acercan o igualan el precio de venta de un producto legítimo. Con una obra gráfica y un envoltorio de baja calidad, los CDs ilícitos se venden a menudo en tiendas al detal como minimercados, tiendas de bebidas alcohólicas o mercados de barrios.

Debido a este cambio de estrategias, la RIAA informó una disminución del 21 por ciento en las incautaciones a simple vista, típicas en vendedores ambulantes, mientras que continúa aumentando el número de órdenes de allanamiento y allanamientos con consentimiento. También ha disminuido el arresto de vendedores ambulantes ya que la policía está realizando cada vez más arrestos a nivel de distribuidores y fabricantes.

EJEMPLOS DE OPERACIONES IMPORTANTES CONTRA LA PIRATERÍA EN 2004:

En diciembre, agentes del Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles realizaron cinco redadas simultáneas por separado en comercios de réplica de CDs en el sur de California – la mayor operación policial en la historia con fábricas de CDs que producían y vendían música falsificada como trabajo extra. La operación denominada “Operation Final Release” tuvo como objetivo cinco instalaciones de réplica de discos ópticos diferentes en Los Ángeles y el condado de Orange, que también estaban produciendo millones de CDs musicales no autorizados. Los CDs ilícitos de estas plantas eran vendidos y distribuidos en tiendas y pulgueros de todos los Estados Unidos.

En diciembre, agentes de la policía de Atlanta, junto con agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), realizaron un allanamiento en un almacén ubicado en el distrito industrial de Atlanta. La operación reveló un centro de distribución a gran escala de CD-Rs falsificados y pirateados y terminó con la incautación de aproximadamente 129,000 CD-Rs no autorizados, más de 278,000 CD-R en blanco y estuches de discos, junto con 88 grabadoras de CD-R.

En octubre, la policía de Filadelfia organizó una gran redada en el refugio más prolífero de piratería de la ciudad, la calle 52, arrestando a 10 sospechosos y confiscando alrededor de 5,000 CDs pirateados y falsificados.

En octubre, el Departamento de Policía de Miami, con la ayuda de la RIAA, efectuó una redada en una vivienda de la ciudad de Miami, donde arrestó a una persona bajo el cargo de fabricación y distribución de música pirateada/falsificada en formatos de CD-Rs y DVDs. La policía había investigado a dicha persona durante cierto tiempo como distribuidor clave de música entre los vendedores ambulantes de Miami. En la residencia se incautaron dos computadoras, junto con 21 grabadoras de CD-R/DVD-R, más de 3,500 insertos de CDs y DVDs, 2,000 CD-Rs musicales y 2,000 DVD-Rs musicales. El noventa y cinco por ciento de toda la música incautada era del género latino.

En agosto, noviembre y diciembre, los investigadores de la RIAA, en colaboración con la policía de Nueva York, incautaron más de 67,000 CDs de música latina en una serie de tres redadas en Nueva York.

En julio de 2004, la policía de los condados de Fairfax y Herndon en Virginia, con la ayuda de investigadores de la RIAA, llevó a cabo una serie de redadas contra la piratería musical. Se incautaron cerca de 21,000 CDs falsificados durante la operación, donde la mayoría de los productos pirateados incautados era música latina.

En la primavera y el verano de 2004, los investigadores de la región noreste asistieron en numerosas operaciones encubiertas, cuyo objetivo fue el desmantelamiento de operaciones de grabación a gran escala:

— En marzo de 2004, los investigadores ayudaron a la policía de Nueva York en una redada en Queens, NY, que terminó con seis arrestos y la incautación de 103 grabadores de alta velocidad, 15,000 CD-Rs falsificados y 10,000 CD-R en blanco.

— En abril de 2004, se desmanteló una operación de grabación en Queens, NY, con el arresto de una persona y la incautación de 127 grabadores de alta velocidad, 8,900 CD-Rs falsificados, seis monitores y 1,800 CD-R en blanco.

— En junio de 2004, el asalto a laboratorios de grabación ilícita continuó con una redada en el Bronx, NY, que terminó con el arresto de un sujeto y la incautación de 76 grabadores, 2,950 CD-Rs falsificados, 1,000 CD-Rs pirateados, una impresora y una computadora personal.

— En julio de 2004, se realizó una redada en un importante laboratorio de grabación en el Bronx, NY, que terminó con el arresto de un sujeto y la incautación de 62 grabadores, 1,200 CD-Rs falsificados, 600 CD-Rs pirateados, una computadora personal y 360 CD-R en blanco.

En abril de 2004, se efectuó un allanamiento en una residencia ubicada en Commerce City, Colorado, donde se incautaron 8,026 CDs y 750 casetes de audio – todos de música latina. El acusado se declaró culpable de falsificación de marcas comerciales y fue condenado a 12 meses de libertad condicional, 18 meses en la cárcel del condado y 18 meses de sentencia suspendida y se le ordenó el pago de una restitución de $28,000.

Para obtener más información sobre la forma de identificar una grabación sonora no autorizada, visite: http://www.riaa.com/issues/piracy/identificationbrochure.pdf

La Asociación de la Industria de Grabación de América (RIAA, por sus siglas en inglés) es el grupo comercial que representa a la industria discográfica en los Estados Unidos. Su misión es promover un ambiente de negocios legal, que apoye y fomente la vitalidad creativa y financiera de sus miembros. Sus miembros son las compañías disqueras que componen la industria musical más vibrante del mundo. Los miembros de la RIAA(R) crean, fabrican y/o distribuyen aproximadamente el 90% de las grabaciones legítimas que se producen y venden en los Estados Unidos. En apoyo a esta misión, la RIAA trabaja para proteger los derechos de propiedad intelectual a nivel mundial y los derechos de los artistas que contempla la Primera Enmienda, realiza investigaciones técnicas y sobre la industria de consumo, y monitorea y evalúa leyes federales y estatales, así como regulaciones y políticas públicas. La RIAA(R) también certifica los premios por ventas como Discos de Oro(R), Platino(R), Multi-Platino(TM) y Diamante y los Premios de Oro y Platino(TM), un reconocimiento en honor a las ventas de música latina.

–30–RB/ph*

CONTACTO:

Asociación de la Industria de Grabación de América (RIAA, por sus siglas en inglés)

Melisa Diaz, 202-285-0785

o

Jonathan Lamy, 202-775-0101

o

Jenni Engebretsen, 202-775-0101

o

Amanda Hunter, 202-775-0101

El informe anual de piratería comercial de la RIAA muestra que el tráfico de música pirateada es cada vez más sofisticado y tiene vínculos estrechos con sindicatos del crimen