El informe sobre las migraciones en el mundo en 2005 de la...

El informe sobre las migraciones en el mundo en 2005 de la OIM destaca que cuando se trata de migraciones es más el mito que la realidad



COMPARTE ESTA NOTA

Washington, DC–(HISPANIC PR WIRE)–22 de junio de 2005–Según el Informe sobre las Migraciones en el Mundo en 2005, que será presentado hoy por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), muchas de las preocupaciones en torno a la migración, es decir, la pérdida de empleos, los bajos sueldos, mayores gastos en la seguridad social y la creencia de que la migración es una espiral totalmente fuera de control no sólo son exageraciones y hechos infundados sino que además son contrarios a la realidad.

El Informe, el primer estudio exhaustivo en que se examinan los costos y beneficios de la migración internacional, apunta a que hay claras pruebas de que la migración trae consigo tanto costos como beneficios para los países de envío y de acogida, aunque éstos no se reparten de manera equitativa.

Los migrantes representan tan sólo el 2,9 por ciento de la población mundial -es decir entre 185 y 192 millones de personas- y según las estimaciones de la División de Población de las Naciones Unidas, el 49 por ciento son mujeres. Ahora bien, la visibilidad socioeconómica y política de los migrantes, especialmente en los países altamente industrializados, es muy superior a ese porcentaje.

Las corrientes migratorias han cambiado en los últimos años y, en algunos casos, se observa que la migración internacional está disminuyendo. Si bien Asia, continente donde se observaron los mayores contingentes internacionales de migrantes, ha registrado un incremento en el número de migrantes, que pasó de 28,1 millones en 1970 a 43,8 millones en 2000, en términos reales ello constituye una disminución del 34,5 al 25 por ciento de la proporción de migrantes asiáticos en el contingente mundial en el mismo lapso de tiempo. Además, cada vez son más los asiáticos que encuentran oportunidades de trabajo dentro de su propio continente.

En África, generalmente, la migración internacional se realiza dentro del propio continente y ha disminuido en los últimos 30 años, pasando del 12 al 9 por ciento del contingente global. Ese patrón se repite en muchas otras regiones. Sólo hay dos regiones del mundo donde se registra un incremento en el contingente de migrantes, es decir América del Norte y la ex Unión Soviética.

El Informe agrega que la percepción que los migrantes son más bien una carga para los países receptores que un beneficio no ha sido corroborada por la investigación. En un reciente estudio del Reino Unido, se calculó que entre 1999 y 2000 los migrantes contribuyeron 4.000 millones de dólares EE.UU. más en impuestos que las prestaciones de que beneficiaron. En los Estados Unidos, el Consejo Nacional de Investigación estimó que el ingreso nacional había aumentado en 8.000 millones de dólares EE.UU. en 1997 gracias a la inmigración.

El Informe también indica que en toda una serie de empleos en Europa occidental prácticamente nunca hay competencia directa entre los inmigrantes y los trabajadores locales. Los migrantes ocupan puestos en todos los niveles de competencias, concentrándose particularmente en los extremos inferior y superior del mercado, desempeñando empleos que, a menudo, los nacionales no pueden o no quieren asumir.

Los migrantes regulares probablemente no constituyen una mayor carga que la población nacional para los servicios sanitarios y de bienestar social puesto que pagan impuestos. Mientras que los migrantes irregulares, que corren mayores peligros en materia de salud, rara vez recurren a la atención médica. Este Informe destaca que ello no solamente trae consigo riesgos para la salud de los migrantes, sino también para la salud pública y puede contribuir a alimentar sentimientos de xenofobia y discriminación en contra de todos los migrantes. Por consiguiente, dicho Informe apunta a la necesidad de que los gobiernos inviertan en la salud de los migrantes.

El Informe sobre las Migraciones en el Mundo en 2005 afirma que la migración da lugar a muchos más beneficios que costos.

Las remesas son un importante indicador de los beneficios que trae consigo la migración, y su enorme potencial para apoyar el desarrollo y erradicar la pobreza ha despertado el interés tanto de gobiernos como de organismos de desarrollo. En 2003, las remesas enviadas a través de vías oficiales ascendieron a 93.000 millones de dólares EE.UU. En 2004, ya habían sobrepasado los 126.000 millones de dólares EE.UU. y, actualmente, están por superar la ayuda al desarrollo en muchos países. No obstante, si bien las remesas posibilitan que los países en desarrollo reembolsen su deuda exterior y mejoren su capacidad crediticia no deben reemplazar la ayuda al desarrollo.

Los migrantes también contribuyen a las estrategias de desarrollo en sus países de origen al transferir sus competencias e invertir en las economías locales. Las comunidades mexicanas en los Estados Unidos pueden consolidar la cooperación entre comunidades en el país de origen y en el extranjero. Algunos países también están observando una reversión de la fuga de cerebros que puede convertirse en una ganancia de cerebros a raíz de políticas cada vez más dinámicas para atraer a los emigrantes que han adquirido nuevas competencias y realizado mayores estudios. Las tendencias apuntan a mayores movimientos de migración circular, lo que dará lugar a considerables beneficios tanto para las sociedades de origen como para las sociedades receptoras.

En una época de creciente resistencia a la migración por parte de algunos países receptores, el Informe sobre las Migraciones en el Mundo en 2005 pone de relieve la necesidad de contar con políticas socioeconómicas efectivas que integren a los migrantes en las comunidades receptoras, aunque sea temporalmente, a fin de alentar al máximo su productividad. Estas medidas tienen un costo pero pueden garantizar una cohesión social de cara a la diversidad cultural y permitir que los migrantes sean productivos tanto para sí mismos como para las comunidades receptoras y de origen.

Finalmente, este Informe pone de relieve el valor que tiene para los países de envío de migrantes participar en un desarrollo dinámico y amplio, combinando la creación de empleos y el crecimiento económico con una distribución más justa de los ingresos para alentar un optimismo general en cuanto al futuro del país. También hace hincapié en la necesidad de que los gobiernos trabajen conjuntamente y tomen las decisiones políticas adecuadas para encaminar la migración por la senda de los beneficios y no de los costos.

–30–

CONTACTO:

OIM Organización Internacional para las Migraciones

Niurka Piñeiro

1.202.862.1826 Ext 225

Mobile: 1.202.558.8666

El informe sobre las migraciones en el mundo en 2005 de la OIM destaca que cuando se trata de migraciones es más el mito que la realidad