El Marino de Tercera Clase Pablo Paredes presenta sus últimos comentarios antes...

El Marino de Tercera Clase Pablo Paredes presenta sus últimos comentarios antes de su corte marcial este miércoles



COMPARTE ESTA NOTA

San Diego, TX–(HISPANIC PR WIRE)—10 de mayo de 2005

Los siguientes comentarios fueron expresados hoy por Marino de Tercera Clase Pablo Paredes antes de su corte marcial en San Diago este miércoles:

En el día de ayer, me declaré formalmente “inocente” de los cargos de ausencia no autorizada y no-movilización promovidos por mi negativa a abordar el buque con destino a Irak, USS Bonhomme Richard, el 6 de diciembre de 2004. Un consejo de guerra especial me juzgará el 11 de mayo de 2005.

En el proceso preliminar del día de ayer, mi abogado presentó una moción para que se desestime el cargo de ausencia no autorizada, ya que forma parte de los cargos de no-movilización. A su vez, el fiscal Teniente de Navío Hale peticionó la exclusión de toda evidencia relativa a la legitimidad de la guerra de Irak. El juez que preside la causa decidió no dar a conocer la sentencia en el caso de ambas mociones hasta que comience el consejo de guerra especial propiamente dicho.

Al igual que todos los integrantes de las fuerzas armadas, he sido entrenado para reconocer mi responsabilidad personal por participar en crímenes de guerra. Dado que la guerra es ilegal y se ha caracterizado por reiteradas y constantes violaciones de las leyes y los tratados internacionales, de las normas de guerra de la Convención de Ginebra y de las normas de derechos humanos generalmente aceptados, tengo la razonable convicción de que mi entrenamiento me exigía evitar toda participación en estos crímenes.

Cuando en el pasado mes de diciembre comparecí en la Estación Naval de 32nd Street, hablé con representantes de los medios de comunicación que cubrían la partida del USS Bonhomme a Irak, con unos 2,800 marines a bordo. En esa oportunidad, anuncié mi oposición a la guerra en general y a formar parte de la muerte y destrucción de las que los marines serían tanto víctimas como perpetradores. En ese momento, esperaba ser retirado bajo custodia y me sorprendió oír que el Oficial Comandante a cargo me ordenaba “vete de aquí”.

Desde entonces, he solicitado formalmente la baja en calidad de objetor de conciencia (conscientious objector, CO). Luego de recibir referencias favorables de dos oficiales entrevistadores, el oficial investigador recomendó rechazar mi solicitud. Luego presenté un descargo que actualmente se está considerando, pero aún no se ha tomado ninguna decisión.

Antes de la finalización de mi proceso como objetor de conciencia, la Marina de Guerra decidió presentar cargos ante un consejo de guerra especial. A pesar de rechazar mi solicitud de baja en lugar del juicio, los fiscales me han ofrecido reducir los cargos en mi contra a cambio de una admisión de culpabilidad, que he rechazado porque debo mantenerme fiel a mis principios.

Yo elegí llevar esta cruz. Una cruz que me quitará la libertad y, a su vez, será mi liberación. Sin embargo, son los iraquíes quienes necesitan ayuda, ya que mueren sólo por creer que tienen el derecho a existir en su propio país. Son las familias iraquíes que pierden a sus hijos y a sus padres sólo por creer que tienen el derecho de respirar su propio aire. Son los soldados engañados, con ideas de heroísmo en sus corazones y valentía en su sangre, que mueren por la mano de aquéllos a quienes, en su engaño, creen que están ayudando; son ellos quienes necesitan ayuda para llevar su cruz. Son las familias que quedan aquí, en casa, abandonadas para llorar sus pérdidas injustificadas. Es toda la humanidad que carga el imponente peso de la violencia no provocada, innecesaria e injusta.

Vivimos en un momento histórico en el que la vida y la muerte de 2 personas han atraído la atención del mundo y han hecho aflorar una fuerte consideración por el valor de la vida humana. Nuestros propios líderes nos han recomendado que “si nos equivocamos, que sea a favor de la vida”.

Desde el comienzo de esta cruel guerra, hemos causado aproximadamente 100,000 muertes de civiles iraquíes y casi 1,600 muertes de militares estadounidenses. Es por ello que algunos seres humanos (y militares) preocupados, como yo, Camilo Mejía, Aidán Delgado y muchos otros, hemos elegido seguir la voz de nuestro corazón y nuestra conciencia. Mientras que el Pentágono absuelve a los marines de los asesinatos que cometen, nosotros nos enfrentamos a todo el peso de la ley por los asesinatos que decidimos NO cometer.

Por esta razón, convocamos a la nación a participar del 10 al 13 de mayo en las actividades de acción nacional contra la guerra, el odio y la injusticia. Llevaremos a cabo una serie de eventos cerca del lugar del consejo de guerra en San Diego. Las actividades comenzarán con una conferencia de prensa el 10 de mayo, a las 7 p.m. en el Aswan Hall. La serie de eventos consistirá en conferencias y actividades diurnas de protesta. Para obtener más información acerca de estos eventos, visite http://www.swiftsmartveterans.com.

–30—-

CONTACTO:

Victor Paredes

(917) 864-9179

http://www.swiftsmartveterans.com

El Marino de Tercera Clase Pablo Paredes presenta sus últimos comentarios antes de su corte marcial este miércoles