Encuesta de APA revela impacto del estrés en las familias y los...

Encuesta de APA revela impacto del estrés en las familias y los hispanos

Resultados sugieren que los hispanos son los más afectados por los síntomas físicos del estrés, e indican que el mismo pudiera ser una preocupación seria de salud para ese segmento de la población, según los psicólogos


COMPARTE ESTA NOTA

NEW YORK, 3 de noviembre /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — El estrés ejerce más impacto en la juventud de lo que piensan los padres, y los hispanos son más propensos que las personas de la raza blanca o los afroamericanos a reportar un aumento de los niveles de estrés en comparación con el año pasado, según revela una nueva encuesta nacional dada a conocer por la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association, APA).

Los adolescentes y los jóvenes en de 8 a 12 años son más propensos que los padres a afirmar que su estrés se incrementó el año pasado. Aproximadamente la mitad (45 por ciento) de los adolescentes de 13 a 17 años que participaron en la encuesta afirmó estar más preocupado este año, pero sólo el 28 por ciento de los padres piensa que el estrés de sus hijos ha ido en aumento; mientras que la cuarta parte (26 por ciento) de los jóvenes de 8 a 12 años aseguró tener más preocupaciones este año, y sólo el 17 por ciento de los padres afirmó que el estrés de sus hijos había aumentado. De manera similar, sólo del 2 al 5 por ciento de los padres calificó el estrés de sus hijos como extremo (un 8, 9 o 10 en una escala de 10 puntos) mientras que el 14 por ciento de los jóvenes de 8 a 12 años, y el 28 por ciento de los adolescentes, afirmaron estar bastante o abrumadoramente preocupados.

“Está claro que los padres no aprecian a plenitud el impacto que está ejerciendo el estrés en sus hijos”, afirmó la psicóloga Katherine C. Nordal, PhD, directora ejecutiva de práctica profesional de APA. “Hemos descubierto que el estrés se corresponde con las investigaciones existentes en torno a la percepción que tienen los padres de la participación de sus hijos en conductas riesgosas. Con frecuencia los padres no reportan con exactitud suficiente el uso de drogas, la depresión y la actividad sexual de sus hijos. Y ahora parece que ocurre lo mismo con el estrés”.

El estrés y los hispanos

Los resultados de la encuesta “Stress in America” (El estrés en los Estados Unidos) muestran que los adultos en general siguen reportando altos niveles de estrés, y muchos afirman que su estrés se ha incrementado desde el año pasado. El 75 por ciento de los adultos encuestados aseguró haber experimentado niveles de estrés de moderados a altos el mes pasado (24 por ciento extremo, 51 por ciento moderado) y aproximadamente la mitad reportó que el estrés se ha incrementado desde el año pasado (42 por ciento). Sin embargo, un mayor porcentaje de hispanos reportó un mayor incremento de su estrés el año 2009, en relación con el 2008 (50 por ciento en el 2009 vs. 44 por ciento en el 2008). Además, los hispanos son más propensos a reportar el incremento de su estrés que el adulto promedio (50 por ciento vs. 42 por ciento del promedio nacional).

En general, numerosos adultos afirman que sintieron efectos físicos del estrés el mes pasado, pero los hispanos reportan estos síntomas con mayor asiduidad que los demás adultos:

— El 53 por ciento de los hispanos, en comparación con el 47 por ciento de todos los adultos, reportó haber sufrido insomnio;

— El 49 por ciento de los hispanos, en comparación con el 43 por ciento de todos los adultos, reporta padecimientos de fatiga;

— El 45 por ciento de los hispanos, en comparación con el 40 por ciento de todos los adultos, reporta falta de interés, motivación, o energía;

— El 44 por ciento de los hispanos, en comparación con el 34 por ciento de todos los adultos, reporta dolores de cabeza;

— El 41 por ciento de los hispanos, en comparación con el 35 por ciento de todos los adultos, reporta sentimientos de nerviosismo o ansiedad; y

— El 34 por ciento de los hispanos, y el 27 por ciento de los adultos reportan problemas estomacales e indigestiones como resultado del estrés.

Aunque el 44 por ciento de los adultos reportó que hace ejercicios o camina para aliviar el estrés, muchos encuestados también afirmaron que recurren a actividades más sedentarias para controlar el estrés (el 49 por ciento escucha música, el 41 por ciento lee, el 36 por ciento ve televisión o películas más de dos horas diarias, y el 33 por ciento recurre a los videojuegos). Si bien esas actividades pueden ser útiles para el alivio del estrés, no proporcionan el beneficio adicional de mejorar la salud física en general, o de mantener un peso más saludable, que pueden ofrecer formas más activas para controlar el estrés.

“El predominio con el cual los estadounidenses siguen reportando niveles crecientes y extremos de estrés es una preocupación real”, añadió la Dra. Nordal. “Además, muchas personas afirman que sus niveles de estrés y la falta de fuerza de voluntad les impiden realizar cambios de estilo de vida y conducta necesarios para mejorar y mantener una buena salud. Es obvia la necesidad de herramientas y de apoyo para controlar mejor el estrés extremo, a fin de evitar serias consecuencias en la salud. Lamentablemente, nuestro sistema actual de atención médica no hace el mejor trabajo al respecto. Y con frecuencia las aseguradoras no les dan cobertura a los servicios preventivos, ni al tipo de servicios que la población necesita para controlar mejor las enfermedades crónicas”.

Cambios de estilo de vida y conducta

A dos terceras partes (66 por ciento) de los adultos que viven en los Estados Unidos, un proveedor de cuidados de salud les ha diagnosticado una o más enfermedades crónicas, sobre todo hipertensión o colesterol alto. La gran mayoría de los adultos encuestados indicó que su proveedor de cuidados de salud le recomendó cambios de estilo de vida y de conducta (70 por ciento).

Sin embargo, muy pocos adultos reportaron que su proveedor de cuidados de salud les ofreció ayuda para hacer cambios duraderos: sólo el 46 por ciento recibió una explicación para la recomendación; sólo el 35 por ciento recibió asesoría o se le mostraron técnicas para ayudarlos a hacer cambios; y sólo del 5 al 10 por ciento fue referido a otro proveedor para respaldar la adopción de cambios de estilo de vida. Además, sólo el 48 por ciento de los adultos reportó que su proveedor de cuidados de salud le dio seguimiento al progreso en los cambios de estilo de vida y de conducta, tales como dejar de fumar, dormir más horas, reducir el estrés, hacer ejercicios, perder peso y adoptar opciones de alimentación más saludables.

En general, los encuestados citaron numerosos obstáculos en sus esfuerzos por hacer cambios duraderos de estilo de vida y conducta: falta de fuerza de voluntad (33 por ciento); no disponer de tiempo suficiente (20 por ciento); y falta de confianza (14 por ciento). Más de una de cada diez personas mencionó el estrés como el obstáculo que les impide hacer cambios de estilo de vida y de conducta (el 14 por ciento de los adultos reportó estar demasiado estresado para hacer dichos cambios).

La encuesta “Stress in America” forma parte de la campaña de información pública de “Mind/Body Health” (Salud mental/corporal) de APA. Para obtener más información acerca del estrés y el estilo de vida y las conductas, visite los sitios Web www.centrodeapoyoapa.org o www.apahelpcenter.org, lea el blog de la campaña www.yourmindyourbody.org, y siga la dirección @apahelpcenter en Twitter.

Metodología

La encuesta “Stress in America 2009” fue realizada por Internet en los Estados Unidos por Harris Interactive, en representación de la Sociedad Americana de Psicología, del 21 de julio al 4 de agosto del 2009, con la participación de 1,568 adultos mayores de 18 años y residentes en los Estados Unidos. Este reporte también incluye los resultados de una encuesta YouthQuery realizada del 19 al 27 de agosto del 2009, en la cual participaron 1,206 jóvenes de 8 a 17 años. Los resultados fueron evaluados como se estimó necesario acorde a la edad, género, raza/origen étnico, nivel de educación, región e ingresos familiares. También se usó la evaluación de puntuación de propensión en el ajuste de la inclinación de los encuestados a navegar por Internet. No se pueden calcular estimados de errores teóricos de muestreo, y existe una metodología completa disponible.

La Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association, APA), radicada en Washington, D.C., es la principal organización científica y profesional que representa a la Psicología en los Estados Unidos, y la mayor asociación de psicólogos del mundo. La membresía de APA está compuesta por más de 150,000 investigadores, educadores, clínicos, consultores y estudiantes. La APA, a través de sus divisiones en 54 sub-campos de la Psicología, y sus afiliaciones con 60 asociaciones estatales, territoriales y provinciales canadienses; trabaja para el logro del progreso de la Psicología como ciencia, como profesión, y como medio de fomentar el bienestar humano.

Harris Interactive es un líder global en la investigación de mercados específicos. Respaldados por una extensa y rica historia en el campo de la investigación multimodal, que está impulsada por la ciencia y la tecnología de la empresa, ayudamos a que nuestros clientes obtengan los mejores resultados comerciales. La compañía atiende a sus usuarios en todo el mundo, a través de sus oficinas ubicadas en los Estados Unidos, Europa y Asia, y de una red de firmas independientes encargadas, también, de la investigación de mercados. Para obtener más información sobre la empresa, visite el sitio Web www.harrisinteractive.com.

FUENTE American Psychological Association

Encuesta de APA revela impacto del estrés en las familias y los hispanos