Encuesta de APA revela que el estrés económico afecta más a mujeres...

Encuesta de APA revela que el estrés económico afecta más a mujeres e hispanos

Sondeo Anual 'Stress in America' muestra cómo el estrés creciente afecta la salud física y emocional Hispanos reportan más estrés asociado a los costos de la vivienda, estabilidad laboral, dinero y economía


COMPARTE ESTA NOTA

NUEVA YORK, 7 de octubre /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Aunque el deterioro de la economía nacional está dejando secuelas físicas y emocionales a todos los niveles de la población, el estrés financiero está ejerciendo un particular impacto en las mujeres e hispanos, según datos de la reciente encuesta Stress in America 2008, realizada por la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association, APA).

Cuando se les preguntó acerca de la reciente crisis financiera, aproximadamente la mitad de los adultos encuestados afirmaron que están cada vez más estresados con respecto a su capacidad de satisfacer las necesidades básicas de sus familias respectivas. Al mismo tiempo, 8 de cada 10 adultos aseguraron que la economía es una causa significativa de estrés, un aumento en relación con el 66 por ciento correspondiente al sondeo realizado en abril(1). En comparación a los hombres, las mujeres son más propensas a manifestar conductas poco saludables para controlar el estrés, tales como alimentación inadecuada (56 versus 40 por ciento), ir de compras (25 versus 11 por ciento), o dormir más de lo habitual (43 versus 32 por ciento). Además, más mujeres que hombres reportaron síntomas físicos de estrés como fatiga (57 por ciento en comparación con el 49 por ciento), irritabilidad (65 por ciento en comparación con el 55 por ciento), dolores de cabeza (56 por ciento en comparación con el 36 por ciento) y depresión o tristeza (56 por ciento en comparación con el 39 por ciento).

Los hispanos son más propensos que las personas de la raza blanca a afirmar que la economía (70 por ciento de los hispanos, 67 por ciento de las personas de la raza blanca), el dinero (84 por ciento de los hispanos, 68 de las personas de la raza blanca), los costos de la vivienda (60 por ciento de los hispanos, 41 por ciento de las personas de la raza blanca), y la estabilidad laboral (55 por ciento de los hispanos, 36 por ciento de las personas de la raza blanca); son causas significativas de estrés.

La preocupación con respecto al bienestar de la familia está afectando de manera particular a los hispanos. En general, los hispanos encuestados mostraron mayor propensión a mencionar las responsabilidades familiares (67 por ciento de los hispanos vs. 56 por ciento de las personas de la raza blanca), las relaciones personales (67 por ciento de los hispanos vs. 58 por ciento de las personas de la raza blanca) y los problemas de salud que afectan a sus familias (65 por ciento de los hispanos vs. 54 por ciento de las personas de la raza blanca) como fuentes significativas de estrés.

La crisis financiera afecta a las mujeres mayores, pero también influye en el resto de la población

Las mujeres pertenecientes a los Baby Boomers (“Generación de la Posguerra”, grupo etario entre los 44 y 62 años) y las Matures (personas mayores de 63 años) son más propensas a considerar la economía como un estresante significativo. Por su parte, a las mujeres en general les preocupa más su situación financiera que su salud. Las boomers reportaron mayor estrés asociado con su estabilidad laboral y por los problemas de salud que afectan a sus familias, mientras que las matures manifestaron un aumento sin precedentes del estrés asociado con los problemas de salud que afectan a sus familias (un aumento de 17 puntos, para totalizar un 87 por ciento entre abril y septiembre), la economía (un aumento de 18 puntos, para totalizar un 92 por ciento) y el dinero (un aumento de 15 puntos, para totalizar un 77 por ciento).

Asimismo, las mujeres pertenecientes a la “Generación X” (de 30 a 43 años) y la “Generación del Milenio” (de 18 a 29 años) tampoco son inmunes a las preocupaciones de índole financiera. Las que forman parte de la “Generación X” expresaron mayor preocupación con respecto al dinero (el 89 por ciento citó el dinero como fuente de estrés), mientras que las de la “Generación del Milenio” expresaron mayor preocupación por los costos de la vivienda (el 75 por ciento reportó los costos de la vivienda como fuente de estrés).

El estrés afecta la salud y la capacidad de afrontar dificultades

En junio del 2008, más personas encuestadas reportaron síntomas físicos y emocionales a causa del estrés que en el 2007, y aproximadamente la mitad (47 por ciento) de los adultos participantes afirmaron que el estrés se intensificó desde el año pasado. Asimismo, más personas reportaron fatiga (53 por ciento en comparación con el 51 por ciento en el 2007), irritabilidad o enojo (60 por ciento en comparación con el 50 por ciento en el 2007) e insomnio (52 por ciento en comparación con el 48 por ciento en el 2007) como resultado del estrés, además de otros síntomas como falta de interés o motivación, depresión o tristeza, dolores de cabeza y tensión muscular.

Cerca de la mitad de los encuestados (48 por ciento) reportó haber comido en exceso o consumido alimentos impropios para controlar el estrés, mientras que 1 de cada 4 participantes (39 por ciento) pasó por alto una comida básica del día durante el último mes a causa del estrés. Aproximadamente la quinta parte de los encuestados confesó haber consumido bebidas alcohólicas para controlar el estrés (18 por ciento), mientras que el 16 por ciento reportó que había fumado por esa misma razón.

“Como el deterioro de la economía acapara los titulares noticiosos, no es difícil preocuparse más por las finanzas que por la salud. El estrés provocado por el dinero y la economía está provocando problemas emocionales y físicos en la población estadounidense”, expresó la Dra. Katherine Nordal, PhD, psicóloga y directora ejecutiva de práctica profesional de la APA. “Muchos afirman que están controlando bien su estrés. Sin embargo, se están reportando más trastornos físicos y emocionales. Si se siguen experimentando estos altos niveles de estrés por tiempo prolongado, se corre el riesgo de padecer enfermedades graves”.

¿Qué podemos hacer?

Según APA, las consecuencias que el estrés extremo provoca en la salud son más severas cuando se ignoran los síntomas y no se controla adecuadamente ese nivel de tensión. La Dra. Nordal aconseja prestarles mayor atención a los niveles de estrés, así como a los síntomas emocionales y físicos del mismo. Entre dichos síntomas figuran: irritabilidad, problemas para conciliar el sueño, cambios de apetito, dolores de cabeza, dolores de estómago, problemas intestinales, nerviosismo, preocupación excesiva, tristeza y depresión.

“La salud emocional y física es más vulnerable, dados los altos niveles de estrés que predominan actualmente en nuestro país”, aseguró la Dra. Nordal. “Debemos estar atentos a lo que ocurre a nuestro alrededor, pero no podemos dejarnos atrapar por la fiebre de pesimismo y negatividad imperante. Es preciso analizar nuestra situación particular y lo que nos provoca estrés, y pedir ayuda a familiares, amigos y asesores confiables. Varios estudios revelan que recibir ayuda de otras personas es un recurso efectivo para controlar el estrés. Y si el estrés sigue abrumándonos, habrá que buscar entonces ayuda profesional”.

La encuesta Stress in America forma parte de la campaña de educación pública “Mind/Body Health” (Salud Mental/Corporal) de la APA. Para obtener más información acerca de la encuesta o referente al control del estrés, visite el sitio Web http://www.apahelpcenter.org , y el sitio en español, http://www.CentroDeApoyoAPA.org .

Metodología

La encuesta Stress in America 2008, realizada por la firma Harris Interactive en representación de la Asociación Americana de Psicología, se llevó a cabo por Internet en Estados Unidos, entre el 23 de junio, 2008 y el 13 de agosto, 2008, y contó con la participación de 1,791 adultos mayores de 18 años residentes en Estados Unidos.

Los datos correspondientes a abril fueron recopilados por Internet en Estados Unidos, entre el 7 y el 15 de abril, 2008, con la participación de 2,529 residentes mayores de 18 años. Los datos correspondientes a septiembre fueron recopilados por Internet en Estados Unidos, entre el 19 y el 23 de septiembre, 2008, con la participación de 2,507 residentes mayores de 18 años. Los datos correspondientes a las encuestas de abril y septiembre se recopilaron usando un sondeo general. La pregunta referente a las causas del estrés incluyó la opción de respuesta “No aplicable”. Los datos contenidos en este comunicado se calcularon excluyendo a los encuestados que respondieron “No aplicable”.

No se pueden calcular estimados de error teórico de la muestra estadística. Hay una metodología completa disponible.

Acerca de la Asociación Americana de Psicología (APA)

La Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association, APA), radicada en Washington, DC, es la principal organización científica y profesional que representa a la Psicología en los Estados Unidos, y la mayor asociación de psicólogos del mundo. La membresía de APA está compuesta por más de 148,000 investigadores, educadores, clínicos, consultores y estudiantes. La APA, a través de sus divisiones en 54 sub-campos de la Psicología, y sus afiliaciones con 60 asociaciones estatales, territoriales y provinciales canadienses; trabaja para el logro del progreso de la Psicología como ciencia, como profesión, y como medio de fomentar el bienestar humano.

(1) Estas estadísticas se refieren a datos compilados en septiembre. El resto de las cifras corresponde al período de recopilación de junio a agosto (ver metodología).

Encuesta de APA revela que el estrés económico afecta más a mujeres e hispanos