ENCUESTA REALIZADA EN LA VÍSPERA DE LOS ATAQUES DE ÁNTRAX MOSTRÓ LA...

ENCUESTA REALIZADA EN LA VÍSPERA DE LOS ATAQUES DE ÁNTRAX MOSTRÓ LA NECESIDAD DE CAPACITACIÓN SOBRE EL BIOTERRORISMO

Agencias de HHS Colaboran con Asociados en Amplia Iniciativa de Capacitación


COMPARTE ESTA NOTA

WASHINGTON, D.C.–(HISPANIC PR WIRE – U.S. NEWSWIRE)–4 de septiembre de 2002–Una encuesta realizada poco después del 11 de septiembre de 2001 mostró que en la víspera de los ataques de ántrax o carbunco del año pasado, los médicos de atención primaria no se sentían preparados para incidentes bioterroristas que podían exponer a sus pacientes a enfermedades poco comunes que podrían ser propagadas por los terroristas. La encuesta fue patrocinada por la “Agency for Healthcare Research and Quality” (Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención de la Salud o AHRQ por sus siglas en inglés), la cual es una agencia del Department of Health and Human Services (Departamento de Salud y Servicios Humanos o HHS por sus siglas en inglés), y la American Academy of Family Physicians (Academia Estadounidenses de Médicos de Cabecera o AAFP por sus siglas en inglés).

Los investigadores encabezados por el Dr. John Hickner, M.D. de AAFP y el Dr. Frederick M. Chen, M.D., de AHRQ, determinaron que tres cuartos de los médicos dijeron en ese momento que no se sentían preparados para reconocer enfermedades relacionadas al bioterrorismo en sus propios pacientes. La encuesta nacional de médicos de cabecera, realizada en octubre de 2001, también determinó que 38 por ciento calificó de pobres sus conocimientos sobre el diagnóstico y la administración de enfermedades relacionadas al bioterrorismo.

“Los médicos actualmente necesitan estar listos para reconocer y responder a los síntomas inusuales que pueden indicar un ataque bioterrorista”, dijo el Secretario de HHS Tommy G. Thompson. “En caso de una introducción subrepticia, los médicos de atención primaria posiblemente sean los primeros en detectar las señales de peligro y sus conocimientos y medidas rápidas pueden ser cruciales para la nación”.

Thompson dijo que HHS está apoyando la capacitación, información y los recursos de comunicación nuevos y de gran alcance en todos los sistemas de salud pública y atención a la salud del país.

Anteriormente este año, el HHS otorgó más de $1 billón en concesiones nuevas a los estados y áreas metropolitanas importantes para respaldar la capacitación, comunicaciones, vigilancia de enfermedades y redes de epidemiología, además de mejoras a hospitales.

En la encuesta, aproximadamente 18 por ciento de 614 médicos de cabecera dijeron que previamente habían recibido capacitación sobre el bioterrorismo y estos médicos eran mucho más propensos a otros a reportar que tenían las aptitudes y los conocimientos necesarios para responder a un ataque de bioterrrorismo. Casi todos los médicos de cabecera estuvieron de acuerdo que es importante estar capacitados para identificar un ataque bioterrorista y 93 por ciento de ellos dijeron que desean tener dicha capacitación.

Los médicos de cabecera se sentían más cómodos en responder a desastres naturales y emergencias de la salud pública tales como las epidemias naturales de enfermedades infecciosas que involucran a patógenos conocidos. Pero estar familiarizados con el sistema de salud pública para dichos sucesos no los prepara para saber qué hacer en caso de un ataque bioterrorista. Mientras que 93 por ciento de los médicos dijeron que reportan los casos de enfermedades infecciosas sobre las cuales debe notificarse a su departamento de salud, sólo 57 por ciento informó saber en el momento de la encuesta a quién llamar para reportar un caso sospechado de bioterrorismo.

Las conclusiones destacan la importancia de la preparación entre los médicos de atención primaria. Ya que los síntomas causados por muchos agentes del bioterrorismo pueden imitar a aquellos de las enfermedades comunes, los pacientes posiblemente procuren en primer lugar atención de médicos de cabecera. La AAFP, la cual representa a más de 93,500 médicos y estudiantes de medicina, promueve los recursos de capacitación basados en la Web para los médicos por medio de su sitio Web (http://www.aafp.org/btresponse). AHRQ está ampliando la capacitación sobre bioterrorismo para proveedores de servicios médicos en su sitio Web, el cual patrocina en la University of Alabama en Birmingham (http://www.bioterrorism.uab.edu), para que incluya cursos para los 265,000 médicos de atención primaria.

El programa de AHRQ es parte de una amplia iniciativa por varias agencias de HHS para ofrecer capacitación e información a los proveedores de la atención de la salud:

–Los “Centers for Disease Control and Prevention” (Centros de Control y Prevención de Enfermedades o CDC por sus siglas en inglés) respaldan el programa de Centers for Public Health Preparedness (Centros para la Preparación de la Salud Pública). Financia a los centros, los cuales están basados en universidades y en otros lugares, para que capaciten a los proveedores estatales y locales de salud y a los funcionarios de la salud pública. Más de 200,000 han recibido capacitación hasta ahora. Además, CDC está colaborando con la “Association of American Medical Colleges” (Asociación de Instituciones Estadounidenses de Educación Médica Superior) para lanzar un nuevo programa denominado “First Contact, First Response” (Primer Contacto, Primera Respuesta) que proporcionará currículos para estudiantes de medicina y médicos a través de las facultades de medicina. CDC también está colaborando con la “Association of Public Health Laboratories” (Asociación de Laboratorios de Salud Pública) para proporcionar más capacitación e información a los empleados de los laboratorios de salud pública que tratan con los agentes de las amenazas biológicas.

–Los “National Institutes of Health” (Instituto Nacional de la Salud o NIH por sus siglas en inglés) han estado esforzándose por informar a los médicos sobre la biodefensa por medio de una variedad de medidas, entre ellas las conferencias educativas en el área de Washington, D.C., al ofrecer charlas mensuales sobre la biodefensa a los residentes de medicina interna que se rotan en el pabellón de pacientes internos de NIH y al ofrecer asistencia técnica a los médicos, según las necesidades.

–HHS también ha proporcionado capacitación en la atención en situaciones de emergencia a las primeras personas en responder a éstas por medio de su “National Disaster Medical System” (Sistema Médico para Desastres Nacionales).

–La “Health Resources and Services Administration” (Dirección de Recursos y Servicios de la Salud) planifica lanzar un programa de capacitación de $60 millones dirigido a los trabajadores de hospitales el próximo año.

–El “Health Alert Network” (Red de Alertas Médicas) de CDC también brinda a más de 1 millón de empleados de servicios médicos, salud pública y emergencia e información actualizada sobre cualquier epidemia. La red se comunica con todos los 50 estados y está siendo ampliada aún más para llegar a todos los departamentos de salud de los condados en el país.

Para obtener más información, vea “On the Front Lines: Family Physicians’ Preparedness for Bioterrorism,” (En el Frente: la Preparación de los Médicos de Cabecera para el Bioterrorismo) en el ejemplar de septiembre del 2002 de Journal of Family Practice.

–30–

CONTACTO:

Asuntos públicos de AHRQ:

Bob Isquith

(301) 594-6394

or

Farah Englert

(301) 594-6372

ENCUESTA REALIZADA EN LA VÍSPERA DE LOS ATAQUES DE ÁNTRAX MOSTRÓ LA NECESIDAD DE CAPACITACIÓN SOBRE EL BIOTERRORISMO