Encuesta revela diferencias en los hábitos de dormir entre grupos étnicos

Encuesta revela diferencias en los hábitos de dormir entre grupos étnicos

La encuesta anual sobre el sueño en Estados Unidos de la Fundación Nacional del Sueño explora problemas del sueño entre asiáticos, negros/afro-estadounidenses, hispanos y blancos


COMPARTE ESTA NOTA

WASHINGTON, 8 de marzo /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — La encuesta 2010 El Sueño en Estados Unidos dada a conocer hoy por la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation, NSF) revela importantes diferencias en los hábitos y actitudes en el sueño de asiáticos, negros/afro-estadounidenses, hispanos y blancos. Es la primera encuesta que analiza el sueño en estos cuatro grupos étnicos.

La encuesta El Sueño en Estados Unidos de la NSF determinó que más de tres cuartos de los encuestados de cada grupo étnico están de acuerdo en que los trastornos del sueño se asocian con problemas de la salud (76-83%). Estos nuevos hallazgos son ecos de lecciones aprendidas por el ex presidente Bill Clinton quien recientemente admitió que había adoptado un nuevo régimen de estilo de vida de dormir siete o más horas por día por consejos de sus médicos.

La encuesta también muestra que todos los grupos informan experiencias igualmente inquietantes como ausencias al trabajo o sus funciones familiares por estar demasiado dormidos (19-24%). Entre los casados o parejas que conviven, todos los grupos étnicos informaron estar demasiado cansados como para tener relaciones sexuales con frecuencia (21- 26% del tiempo).

“Como la autoridad en salud del sueño, tenemos el compromiso de que las personas entiendan mejor sus necesidades en cuanto al sueño”, dice David Cloud, CEO de la Fundación Nacional del Sueño. “Explorando practicas del sueño étnicas y familiares hemos obtenido más información sobre por qué dormimos del modo en que lo hacemos”.

Los negros/afro-estadounidenses son quienes informan más actividades a la hora de ir a dormir

Los negros/afro-estadounidenses son los que tienen más probabilidad de informar la realización de actividades antes de ir a la cama cada noche o casi cada noche, específicamente, mirar TV (75%) y/o rezar o realizar otras prácticas religiosas (71%). Ya sea durante la semana/días laborables o los días no laborables/fin de semana, los negros/afro-estadounidenses pasan mucho más tiempo en la cama sin dormir que los demás grupos étnicos (54 minutos los días de semana/días laborables y 71 minutos los días no laborables/fines de semana).

— Los negros/afro-estadounidenses y los hispanos (10% cada uno) informan que tienen diez veces más posibilidades de tener relaciones sexuales todas las noches que los asiáticos (1%) y 2.5 veces más que los blancos (4%).

— La mayoría de los negros/afro-estadounidenses informan que rezan todas las noches (71%); más de cuatro veces la frecuencia informada por los asiáticos (18%), dos veces más que los blancos (32%) y 1.5 veces si se compara con los hispanos (45%).

— Los negros/afro-estadounidenses (17%) y los asiáticos (16%) tienen más probabilidad que los blancos (9%) y que los hispanos (13%) de informar que realizan tareas relacionadas con el trabajo en la hora antes de ir a dormir, entre los que tienen empleo.

— Los negros/afro-estadounidenses informan que cada noche ven afectado su sueño por preocupaciones financieras (12%) y preocupaciones laborales (10%) en una proporción superior a la de los blancos (6% y 7%) o los asiáticos (1% y 4%). Los hispanos están casi igualmente preocupados todas las noches por estos dos problemas (11% y 9%, respectivamente).

“La hora antes de ir a la cama es un momento importante para relajarse y desacelerar antes de ir a dormir”, dice Thomas J. Balkin, Ph.D., Presidente de la Fundación Nacional del Sueño. “Para quienes tienen problemas para dormir, es aconsejable plantearse que quizás sus rutinas a la hora de ir a la cama los estimula en exceso”.

Según la información, los asiáticos duermen mejor, tienen menos cantidad de problemas para dormir y casi no usan ayudas para dormir

Los asiáticos son el grupo étnico con más probabilidad (84%) de informar que duermen bien al menos unas noches o más durante la semana. Además, los asiáticos tienen casi la mitad de probabilidades (14%) de conversar sobre trastornos del sueño con sus médicos, y tienen la mitad de probabilidad (10%) de informar que se les ha diagnosticado un trastorno en el dormir. Los asiáticos son los que tienen menos probabilidad de informar que usan medicamentos para dormir al menos unas noches por semana (5% comparado con 13% de los blancos, 9% de los negros/afro-estadounidenses y 8% de los hispanos).

— Los asiáticos son los que tienen menos probabilidad (9%) de decir que “raramente” o “nunca” duermen bien, en comparación con el 20% en el caso de los blancos, 18% entre los negros/afro-estadounidenses y 14% entre los hispanos.

— La encuesta muestra que los asiáticos tiene más del doble de posibilidades de usar Internet cada noche en comparación con otros grupos (51% en comparación con 22% de los blancos, 20% de los negros/afro-estadounidenses y 20% de los hispanos). Son también los que tienen menos posibilidades de mirar TV una hora antes de dormir (52% comparado con 64% en los blancos, 72% en los hispanos y 75% entre los negros/afro-estadounidenses).

— Los asiáticos informan que usan terapias de hierbas y terapias alternativas en proporciones similares a los hispanos (2% cada grupo), pero menos que los blancos (4%).

— Los asiáticos informan las tasas más bajas de falta de sueño por preocupaciones personales financieras al menos unas pocas noches por semana (9% comparado con 22% de los hispanos, 20% de los blancos y 19% de los negros/afro-estadounidenses).

Mientras que los negros/afro-estadounidenses informan la más baja cantidad de horas de sueño, también dicen que necesitan menos sueño

Los negros/afro-estadounidenses informan que duermen la misma cantidad de horas durante los días laborables/días de semana (6 horas y 14 minutos). Es interesante destacar que también dicen que necesitan solo 7 horas y 5 minutos de sueño cada noche para rendir mejor durante el día, lo que es significativamente inferior a las horas de sueño que necesitan asiáticos e hispanos (7 horas y 29 minutos cada uno).

— Los negros/afro-estadounidenses informan que tienen un promedio de 34 minutos menos de sueño las noches de trabajo/las noches de días laborables que los asiáticos y 38 minutos menos que los blancos.

“La información de los negros/afro-estadounidenses en cuanto a que necesitan menos horas de sueño y duermen menos es útil para los profesionales de la salud pública”, dice Jose S. Loredo, MD, MPH, Profesor de Medicina de la University of California, San Diego. “Su tiempo total de horas de sueño y las actitudes con relación al sueño pueden asociarse con las tasas más altas de los negros/afro-estadounidenses de apnea del sueño, hipertensión y diabetes, y ofrecen información relacionada con el sueño sobre cómo mejorar los programas de concientización y de educación y, algo que es muy importante, cómo mejorar las tasas de cumplimiento de las terapias de tratamiento”.

Los hispanos son los que tienen más probabilidad de decir que se quedan despiertos por preocupaciones relacionadas con las finanzas, el empleo, las relaciones personales y/o cuestiones de salud

En general, al menos un tercio de los hispanos (38%) y de los negros/afro-estadounidenses (33%) informan que alguno de esos problemas afecta sus horas de sueño al menos unas noches por semana, en comparación con casi un cuarto de los blancos (28%) y/o de los asiáticos (25%).

— Además, aproximadamente dos de cada diez hispanos (19%) y negros/afro-estadounidenses (19%) dicen que sus horas de sueño se ven afectadas cada noche o casi cada noche por al menos uno de esas preocupaciones.

— Los hispanos (16%) tienen más probabilidad que los negros/afro-estadounidenses (12%), asiáticos (9%) y blancos (7%) de decir que las preocupaciones relacionadas con la salud han afectado su sueño al menos unas pocas noches por semana.

“Hay mucha gente que está sufriendo debido a la incertidumbre económica”, dice Martica Hall, Ph.D., Profesora Adjunta de Psiquiatría de la University of Pittsburgh. “Si resulta que de noche se encuentra acostado sin poder dormir por las preocupaciones, escríbase una nota para usted mismo para trabajar sobre esos problemas al día siguiente para poder descartar esas ideas al momento de acostarse. Considere el uso de técnicas de relajación y céntrese en actividades y pensamientos que ayuden a traer la calma. Si persisten sus problemas, puede que deba consultar a un especialista en trastornos del sueño”.

Los blancos son quienes más reportan que duermen con sus mascotas y/o sus parejas/esposos/as

Entre quienes están casados o viven en pareja, los blancos tienen mucha más posibilidad (14%) que los otros grupos étnicos (2% cada uno) de indicar que generalmente duermen con una mascota.

— Entre los casados o en pareja, el 90% de los blancos informan que duermen con su pareja en comparación con el 84% de los negros/afro-estadounidenses, el 76% de los hispanos y el 67% de los asiáticos.

— Es interesante destacar que entre todos los encuestados los blancos son los que tienen menos probabilidad de decir que duermen solos (21% comparado con 41% negros/afro-estadounidenses, 37% de los asiáticos y 31% de los hispanos).

Entre los encuestados casados o con parejas con hijos, los asiáticos (28%) y los hispanos (22%) son los que tienen más probabilidad de responder que duermen en la misma habitación de sus hijos (en comparación con el 15% de los negros/afro-estadounidenses y el 8% de los blancos).*

“Otros estudios apoyan los hallazgos de que dormir con los niños es lo que prevalece entre los asiáticos”, dice Sonia Ancoli-Israel, Ph.D., presidenta del Sleep in America Poll Task Force (Grupo de Tareas de la Encuesta del Sueño en Estados Unidos) de la Fundación Nacional del Sueño. “Si tiene dificultades para dormir, y duerme con su esposo/a, su hijo/a, su mascota o con todos ellos, recuerde que eso puede contribuir a sus problemas para dormir que le impiden tener un buen sueño”.

*La práctica de compartir la cama/dormir juntos es compleja y polémica. Este estudio no analizó específicamente el problema de dormir con lactantes, ni la Fundación Nacional del Sueño desea que se malinterprete y se crea que los resultados indican su postura con respecto a la práctica. Se recomienda que los padres pidan asesoramiento con respecto al entorno en que los lactantes deben dormir.

El diagnóstico de trastornos en el dormir no es parejo entre los cuatro grupos étnicos.

La encuesta de 2010 determinó que los trastornos del sueño siguen siendo muy comunes entre los adultos encuestados, y los trastornos específicos se producen en diferentes frecuencias entre los cuatro grupos.

— Los blancos informan la tasa más alta de diagnostico de insomnio (10%), y los negros/afro-estadounidenses tienen la tasa más alta de apnea diagnosticada del sueño (14%) entre los cuatro grupos.

— Entre quienes experimentan problemas con el dormir, los blancos son los que tienen más probabilidad de informar que usan medicamentos de venta libre para dormir al menos unas veces por semana (7%). Los negros/afro-estadounidenses tienen casi el doble de posibilidades de informar que toman medicamentos recetados por un médico (7%) en lugar de ayudas de venta libre (3%). Loa asiáticos son los que tienen menos probabilidad de informar que usan alguna forma de medicamento para dormir (5%).

“Si experimenta problemas para dormir”, dice Balkin, “enfrente el problema. Debe analizar con mirada crítica sus rutinas a la hora de ir a dormir y sus actividades previas, y debe asegurarse de que su cuarto contribuye a la comodidad de su sueño. Pasará aproximadamente un tercio de su vida en la cama, por lo que es importante que se asegure de que su rutina en la cama y a la hora de dormir son las adecuadas para usted. Si continúa teniendo problemas para dormir durante más de unas pocas semanas, es aconsejable hablar con un profesional médico”.

Los grupos étnicos tienen diferentes modos de buscar ayuda

Cuando experimentan un problema específico para dormir, los negros/afro-estadounidenses dicen que tienen más probabilidad de hablar con su médico (16%) o investigar en Internet (10%) que en pedir consejo de amigos o familiares (4%).

— Los asiáticos (15%) son los que más probablemente recurren al consejo de familiares y amigos.

— A los encuestados también se les preguntó si los profesionales de la salud o los médicos les habían preguntado alguna vez sobre los hábitos de dormir en la visita de control. Al menos cuatro de cada diez blancos (48%), negros/afro-estadounidenses (42%) e hispanos (40%) contestaron sí; sin embargo, solo el 28% de los asiáticos habían sido consultados sobre los hábitos de dormir o sus médicos.

“Estamos progresando en tanto los médicos y pacientes conversan ahora sobre los trastornos del sueño en las visitas regulares al consultorio”, dice Cloud. “Pero todavía tenemos mucho trabajo que hacer para que el hábito de dormir sea parte de la rutina de toda interacción de un médico con su paciente”.

David G. Davila, MD, Director Médico del Baptist Health Sleep Center en Little Rock, Arkansas, agrega: “Dormir es un signo vital para la salud general, por lo tanto, conversar sobre los problemas del sueño debería ser parte importante del chequeo médico para pacientes y médicos, en especial, ya que los trastornos en el dormir pueden causar otras enfermedades”.

Para acceder a la fuente de información más amplia sobre la salud del sueño, visite el sitio web de la Fundación Nacional del Sueño, www.sleepfoundation.org. El sitio web también brinda un directorio de profesionales especialistas en trastornos del sueño y centros de sueño en su comunidad. También puede leer el “Resumen de Información” (“Summary of Findings”) y “Puntos Destacados” (“Highlights”) completos de la encuesta sobre hábitos de dormir en Estados Unidos de este año y de años anteriores.

Consejos para un sueño saludable

La Fundación Nacional del Sueño sugiere lo siguiente para mejorar su sueño:

— Acuéstese y levántese todos los días a la misma hora, y evite pasar más tiempo en cama del necesario.

— Use luz brillante para ayudar a manejar su “reloj biológico”. Evite la luz brillante por la noche y expóngase a la luz del sol en la mañana.

— Use su habitación solo para dormir para fortalecer la asociación entre cama y sueño. Puede ser positivo retirar de su cuarto material de trabajo, computadoras y televisores.

— Elija un ritual relajante a la hora de dormir, como un baño tibio o escuchar música tranquilizante.

— Cree un entorno que induzca el sueño y que sea tranquilo, oscuro y agradable con un colchón y almohadas cómodos.

— Reduzca o elimine la ingesta de cafeína, nicotina y alcohol.

— Deje sus preocupaciones para el día. Si le vienen las preocupaciones a la cabeza, escríbalas en un “cuaderno de preocupaciones” para poder abordarlas al día siguiente.

— Si no puede dormir, vaya a otro cuarto y haga algo relajante hasta que se sienta cansado.

— Haga ejercicios con regularidad, pero evite los entrenamientos vigorosos cerca de la hora de dormir.

Metodología de la encuesta y definiciones

La Fundación Nacional del Sueño comenzó a hacer encuestas sobre la salud del sueño y los comportamientos en Estados Unidos en 1991. La encuesta anual 2010 El sueño en Estados Unidos fue realizada para la Fundación Nacional del Sueño por WB&A Market Research, utilizando una muestra aleatoria de 1,007 adultos de entre 25 y 60 años identificados como blancos, negros/afro-estadounidenses, asiáticos o hispanos. Esta encuesta ha adoptado la definición de grupo usado por los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC), la Oficina de Censos de los Estados Unidos, y grupos de salud pública relacionados; mientras que NSF también reconoce que es una descripción imperfecta de raza y grupos étnicos. No se han hecho verificaciones de la exactitud de la auto identificación de los encuestados. Se excluyó a personas de otros grupos étnicos. El Grupo de Tareas de la Encuesta de El Sueño en Estados Unidos tuvo en cuenta los factores económicos en el análisis de los datos. El margen de error es de +/- 3.1 puntos porcentuales y un nivel de confiabilidad del 95%.

2010 Sleep in America Poll Task Force

Sonia Ancoli-Israel, Ph.D. (Presidenta)

Profesora de Psiquiatría

Directora del Gillin Sleep and Chronomedicine Research Center

Departamento de Psiquiatría

University of California, San Diego

Daniel P. Chapman, Ph.D.

Epidemiólogo

National Center for Chronic Disease

Prevención y Promoción de la Salud

Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades

Martica Hall, Ph.D.

Profesora Adjunta de Psiquiatría

University of Pittsburgh

Kenneth L. Lichstein, Ph.D.

Profesor

Director del Proyecto de Investigación del Sueño

Departamento de Psicología

The University of Alabama

Jose S. Loredo, M.D., M.S., M.P.H., F.C.C.P.

Profesor de Medicina

Director Médico del Sleep Medicine Center

University of California, San Diego

NSF dio a conocer los hallazgos de la encuesta como parte de su 13a. campaña anual National Sleep Awareness Week(R), realizada del 7 al 13 de marzo de 2010, que culmina con el cambio del Daylight Saving Time (horario de verano) el 14 de marzo. Con el cambio en los relojes, la NSF desea recordar a los estadounidenses los trastornos de la salud son un punto muy importante de la salud.

La Fundación Nacional del Sueño realiza la conferencia Salud y Seguridad del Sueño del 5 al 6 de marzo de 2010 en Washington para el avance de la educación de la salud del sueño para los profesionales de la salud y los líderes de políticas públicas.

NSF Background

La Fundación Nacional del Sueño se dedica a mejorar la salud del sueño y la seguridad a través de la educación, conciencia pública y defensoría. Es bien conocida por su encuesta anual sobre el Sueño en Estados Unidos. La Fundación es una organización de beneficencia, educativa y científica, sin fines de lucro, ubicada en Washington, D.C. Su membresía incluye a investigadores y clínicos centrados en la medicina del sueño, profesionales de salud, medicina y ciencia, pacientes particulares, familias afectadas por el manejo adormilado y más de 900 centros de salud por todo Estados Unidos.

La Fundación Nacional del Sueño no pide ni acepta apoyo corporativo para sus encuestas anuales El Sueño en Estados Unidos. Sus encuestas son desarrolladas por un grupo de trabajo independiente de científicos especialistas en sueño y representantes del gobierno que brindan guía y su experiencia en desarrollar el cuestionario de la encuesta así como en brindar un análisis de los datos.

La información sobre la Fundación Nacional del Sueño, actuales y anteriores encuestas y una base de datos de profesionales del sueño y centro de sueño que se pueden contactar para comentar sobre esa historia o referir pacientes a ser entrevistados, se puede encontrar en línea en www.sleepfoundation.org

FUENTE National Sleep Foundation

Encuesta revela diferencias en los hábitos de dormir entre grupos étnicos