Es menos probable que los hispanoamericanos reconozcan los signos y síntomas de...

Es menos probable que los hispanoamericanos reconozcan los signos y síntomas de una apoplejía

El Colegio Americano de Médicos de Emergencia (ACEP) hace hincapié en la concientización y la importancia de llamar al 9-1-1


COMPARTE ESTA NOTA

WASHINGTON, 11 de mayo de 2011 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Si bien la apoplejía, enfermedad cardíaca y otras enfermedades cerebrovasculares son la cuarta principal causa de muerte entre hispanos, las apoplejías y la enfermedad cardíaca dan cuenta de una de cada cuatro muertes entre los hombres hispanos y una de cada tres muertes entre las mujeres hispanas, los hallazgos sugieren que el déficit de conocimientos es más pronunciado entre esta población. Como reconocimiento al Mes de Toma de Consciencia sobre las Apoplejías, el Colegio Americano de Médicos de Emergencia (American College of Emergency Physicians, ACEP) está trabajando para aumentar la toma de consciencia entre la comunidad hispana respecto a los signos y síntomas de la apoplejía y de la necesidad urgente de conseguir atención médica.

Una apoplejía ocurre cuando un vaso sanguíneo que conduce sangre y oxígeno al cerebro resulta obstruido por una placa o un coágulo de sangre (apoplejía isquémica aguda), o revienta (apoplejía hemorrágica), destruyendo hasta 1.9 millones de células del cerebro por minuto. Cada año ocurren aproximadamente 795,000 apoplejías.

De acuerdo con la Oficina de Salud de las Minorías, los hispanos entre los 35 y 64 años de edad tienen mayores probabilidades de sufrir una apoplejía que los blancos no hispanos. En una encuesta sobre apoplejías realizada entre 2,000 mujeres, las mujeres hispanas eran menos conscientes de los síntomas de apoplejía que las mujeres caucásicas. También, en un estudio por separado de 25,426 personas, se encontró que es menos probable que los hispanoamericanos que no hablan inglés, en comparación con aquellos que hablan inglés, identifiquen los signos y síntomas de una apoplejía o que reconozcan la necesidad de la atención médica inmediata.

“Una apoplejía puede ocurrir repentinamente y sin advertencia”, señaló el Dr. Juan Fitz, vocero del ACEP y subdirector Médico del Departamento de Emergencias del Covenant Medical Center en Lubbock, Texas, quien corrió con su esposa Dina Fitz a una sala de urgencias cuando ella comenzó a experimentar los signos y síntomas de una apoplejía. “Cuando la cara de mi esposa comenzó a caer y no fue capaz de hablar, buscamos atención médica inmediatamente y creemos que esto ayudó a su recuperación”.

En presencia de una apoplejía, cada minuto cuenta, y por consiguiente resulta crucial saber los seis signos y síntomas principales de una apoplejía. Estos son:

— Adormecimiento o debilidad repentina en un lado de la cara o caída facial

— Adormecimiento o debilidad repentina en un brazo o una pierna, especialmente en un lado del cuerpo

— Confusión repentina, dificultad para hablar o entender

— Dificultad repentina para ver con uno o ambos ojos

— Dificultad repentina para caminar, mareo, o pérdida de equilibrio o de la coordinación

— Dolor de cabeza severo y repentino sin causa conocida

“Cuando tuve mi apoplejía supe inmediatamente que algo estaba mal y por suerte tenía cerca de mí a otras personas que sabían cómo reaccionar”, dijo Dina Fitz, superviviente de apoplejía. “Pero frecuentemente las mujeres, y especialmente las mujeres hispanas, tienden a ignorar los indicios de advertencia ya que dan prioridad a la salud de sus familiares y de todos los demás. Es crucial que reconozcan que estos síntomas pueden ser indicios de una apoplejía”.

En caso que usted o alguien que usted conozca comience a presentar los signos o síntomas de una apoplejía, el ACEP recomienda la prueba H-B-C-H de la Organización Nacional de la Apoplejía (National Stroke Association) como una herramienta de revisión rápida:

— Habla – Pídale a la persona que repita una oración sencilla. ¿Arrastra las palabras? ¿Puede la persona repetir la oración correctamente?

— Brazo – Pídale a la persona que levante ambos brazos. ¿Se le cae uno de los brazos?

— Cara – Pídale a la persona que sonría. ¿Se cae un lado de la cara?

— Hora – Si la persona muestra cualquiera de estos síntomas, es hora de actuar. La atención médica inmediata puede limitar los efectos de la apoplejía. Por tanto, llame al 9-1-1 o vaya al hospital. Las células del cerebro están muriendo.

“La apoplejía es una emergencia médica”, señaló la Dra. Sandra M. Schneider, FACEP y presidenta del ACEP. “Si piensa que alguien que usted conoce está experimentando cualquiera de los síntomas de una apoplejía, es fundamental que llame al 9-1-1 para conseguir atención médica inmediata, incluso si los síntomas desaparecen”.

Genentech Inc., miembro del Roche Group, brindó apoyo para la campaña.

Para más información sobre los hispanos y las apoplejías, visite http://www.stroke.org.

Acerca del Colegio Americano de Médicos de Emergencia

ACEP es una sociedad médica nacional especializada que representa a la medicina de emergencia. El ACEP está comprometido con facilitar y promover el cuidado de emergencia mediante esfuerzos constantes en educación, investigación y concientización del público. Con sede en Dallas, Texas, el ACEP tiene 53 secciones que representan cada estado así como a Puerto Rico y al Distrito de Columbia. Una Sección de Servicios Gubernamentales representa a los médicos de emergencia que son empleados por las ramas militares y otras agencias gubernamentales. Para más información, visite http://www.emergencycareforyou.org.

CONTACTO: Dana Karpinski, +1-908-234-9900

FUENTE American College of Emergency Physicians

Es menos probable que los hispanoamericanos reconozcan los signos y síntomas de una apoplejía