Estudio financiado por AHRQ halla menor riesgo de muerte y ataque cardíaco...

Estudio financiado por AHRQ halla menor riesgo de muerte y ataque cardíaco en pacientes con implantes de stents recubiertos de fármacos que en los que tienen stents de metal desnudo



COMPARTE ESTA NOTA

ROCKVILLE, Maryland, 28 de marzo /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Según un nuevo estudio respaldado por la Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ) de HHS y el National Cardiovascular Data Registry del American College of Cardiology, los pacientes enfermos del corazón de 65 años o más que reciben un stent recubierto de fármacos para prevenir obstrucciones tienen más probabilidades de sobrevivir y menos de sufrir un ataque cardíaco que aquellos con un stent no recubierto de medicación.

El estudio de eficacia comparada en 262,700 pacientes de Medicare que recibieron stents – tubos con forma de malla para mantener los vasos cardíacos abiertos – es el mayor que se ha hecho para comparar stents recubiertos de fármacos con stents de metal desnudo. Será presentado el 28 de marzo en la 58a. Sesión Científica Anual del American College of Cardiology en Orlando, Florida.

Un equipo de investigadores de Duke University, AHRQ y Kaiser Permanente halló que, en comparación con pacientes que recibieron un stent de metal convencional, aquellos con un stent recubierto de medicación, denominado stent liberador de fármacos, tuvieron un índice de supervivencia un 18% superior en el período de estudio de 30 meses y un 16% menos de posibilidades de sufrir un ataque cardíaco.

“Estos descubrimientos ofrecen nuevas evidencias importantes para la toma de decisiones en los pacientes de enfermedades cardíacas y sus médicos”, afirma Carolyn M. Clancy, M.D., directora de AHRQ. “Estos resultados deberían ayudar a responder muchas preguntas reiteradas en años recientes respecto de la seguridad de los stents liberadores de fármacos”.

La Food and Drug Administration de HHS aprobó dos stents recubiertos de fármacos en los años 2003 y 2004, pero en el 2006 publicó advertencias cautelares después de recibir informes dispersos de formación de coágulos de sangre, o trombosis, y muertes. Ensayos clínicos posteriores y otros estudios produjeron resultados contradictorios.

Los investigadores del estudio financiado por AHRQ hallaron que el 16.5% de los pacientes con un stent de metal desnudo murieron dentro de los 30 meses del implante, comparado con el 13.5% de aquellos con un stent liberador de fármacos, luego de los ajustes por diferencias de población. También hallaron que el 8.9% de los pacientes con un stent de metal desnudo sufrieron ataques cardíacos durante el período, comparado con el 7.5% de los que tenían un stent liberador de fármacos – un índice 16% superior. Los investigadores encontraron también que los pacientes a los que se les implantaron stents liberadores de fármacos en el 2005 y el 2006 tuvieron un menor riesgo de muerte que los que recibieron los stents en el 2004.

“Algunos estudios previos sugieren que los stents liberadores de fármacos están asociados a una tasa de muerte a largo plazo excesiva, en tanto que otros no”, afirma la autora principal del estudio, Pamela S. Douglas, M.D., profesora Geller de medicina en Duke University.

Los investigadores no encontraron diferencias significativas en los porcentajes de pacientes con stents liberadores de fármacos y de metal que necesitaron una repetición de la angioplastia o una cirugía de puente de arteria coronaria (aproximadamente el 23%), ni en los porcentajes de pacientes que sufrieron accidentes cerebrovasculares o hemorragias graves (alrededor del 3% y el 3.5%, respectivamente). Los resultados no estuvieron influidos por edad, género, raza, origen étnico u otros factores.

Según Art Sedrakyan, M.D., Ph.D., de AHRQ, coautor del estudio, los mejores resultados hallados en pacientes con stents liberadores de fármacos pueden explicarse, al menos en parte, porque a esos pacientes se les recetan fármacos anticoagulantes, tales como clopidogrel, durante un largo período después del procedimiento. A los pacientes que reciben stents metálicos convencionales se les suelen prescribir medicamentos anticoagulantes durante períodos más cortos y pueden tomarlos con menor frecuencia. Además, es posible que los pacientes con stents liberadores de fármacos visiten a sus médicos más a menudo después del alta hospitalaria y reciban recetas para fármacos y terapias para reducir sus niveles de colesterol y manejar otras enfermedades cardíacas con más frecuencia que los pacientes con stents de metal desnudo.

Los investigadores basaron su estudio en datos del National Cardiovascular Data Registry del American College of Cardiology en pacientes sometidos a angioplastia con implante de stent liberador de fármacos o stent de metal desnudo en 650 hospitales, junto con informes de reclamaciones nacionales de Medicare para obtener información posterior al alta hospitalaria. Los autores requieren estudios de seguimiento más prolongados para dar mayor respaldo a los resultados del estudio y para confirmar los posibles efectos del tratamiento posterior al implante con fármacos anticoagulantes como clopidogrel.

El estudio, denominado “Clinical Effectiveness of Coronary Stents in the Elderly: Results from 262,700 Medicare Patients in ACC-NCDR”, se publicará en línea el 28 de marzo a las 9:30 a.m., en coincidencia con la presentación de la Dra. Douglas en la 58a. Sesión Científica Anual del American College of Cardiology. Este estudio fue financiado a través de la red de investigación DEcIDE (Developing Evidence to Inform Decisions about Effectiveness) de AHRQ, que integra el Effective Health Care Program de la organización. El Effective Health Care Program auspicia el desarrollo de nuevos conocimientos científicos a través de estudios de los resultados de las tecnologías y los servicios de atención médica. Para más información acerca del Effective Health Care Program y la DEcIDE Network de AHRQ, visite el sitio web de Effective Health Care en http://effectivehealthcare.ahrq.gov.

FUENTE Agency for Healthcare Research & Quality

Estudio financiado por AHRQ halla menor riesgo de muerte y ataque cardíaco en pacientes con implantes de stents recubiertos de fármacos que en los que tienen stents de metal desnudo