Estudio: Incremento del Dolor Crónico en el Trabajo

Estudio: Incremento del Dolor Crónico en el Trabajo



COMPARTE ESTA NOTA

–(HISPANIC PR WIRE – CONTEXTO LATINO)–El dolor crónico persistente que sufren los trabajadores de tiempo completo de los Estados Unidos ha aumentado dramáticamente en los últimos 10 años, aunque estos trabajadores con dolores crónicos prefieren concurrir a sus trabajos antes que informar que están enfermos. De hecho, un estudio reciente reveló que el dolor crónico fue más común en el lugar de trabajo en el año 2006 que en el año 1996 (el 26 por ciento en contraposición al 19 por ciento), llevando a una creciente tendencia de presentismo (lo que significa un impacto negativo en el trabajo a pesar de estar físicamente presente).

Los hallazgos corresponden a un estudio nacional realizado en el año 2006 acerca de “El Dolor en el Trabajo”, patrocinado por PriCara(TM), Unit of Ortho-McNeil, Inc., y dirigido en asociación con la Fundación Nacional del Dolor o NPF (National Pain Foundation)*. El estudio fue una actualización de la encuesta realizada sobre el tema en 1996. Para obtener más información acerca de los resultados del estudio, encontrar consejos útiles acerca de cómo sobrellevar el dolor crónico en el trabajo, así como también otros recursos adicionales acerca del dolor crónico, hay un sitio web disponible: http://www.PainAndWork.com.

“El dolor crónico parece incrementar su prevalencia entre los trabajadores de los Estados Unidos a medida que los estadounidenses envejecen y llevan estilos de vida más sedentarios”, dijo Rollin Gallagher, M.D., M.P.H., redactor del sitio web de la NPF (http://www.NationalPainFoundation.org), miembro fundador y actual miembro de la Junta de la NPF, profesor clínico y director del Centro para la Medicina del Dolor, Investigación y Política (Center for Pain Medicine, Research and Policy) de la Universidad de Pennsylvania. “Este estudio indica que los empleados que sufren un dolor crónico deben abogar por sí mismos, comprender el impacto del dolor crónico y colaborar con su profesional de la atención médica a fin de identificar las opciones de tratamiento apropiadas”.

“Los pacientes están buscando maneras de manejar su dolor, y existen tratamientos que pueden ser de ayuda, como la dieta y el ejercicio, la terapia física, la acupuntura y una variedad de medicamentos recetados y de venta libre”, dijo Charles Argoff,

M.D., profesor adjunto de neurología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, N.Y. “En el caso de los pacientes adultos que padecen dolor crónico y que requieren tratarlo las 24 horas del día por un período de tiempo prolongado, existen medicamentos de liberación extendida para tratar el dolor, tales como las tabletas recetadas de liberación extendida ULTRAM(R) ER (tramadol HCl), que se toman una vez por día y han demostrado su capacidad de alivio de dolores crónicos moderados a moderadamente severos”.

Las metodologías de los estudios realizados en los años 2006 y 1996 fueron idénticas y permiten realizar comparaciones válidas entre ambos estudios.

*La Fundación Nacional del Dolor no avala ni recomienda ningún tratamiento, producto o procedimiento en particular.

Acerca de ULTRAM ER

Información Importante Acerca de la Seguridad

ULTRAM ER es utilizado para manejar el dolor crónico entre moderado y moderadamente agudo en adultos que necesitan tratamiento las 24 horas del día por un período de tiempo prolongado.

No tome ULTRAM ER si usted ha sufrido una reacción alérgica al tramadol, a la codeína o a otros opioides con anterioridad.

Las tabletas de ULTRAM ER deben tragarse enteras. No las mastique, parta ni triture antes de tragárselas. Esto podría provocar una sobredosis y posiblemente causar una lesión grave o incluso la muerte. Cuando se utiliza ULTRAM ER, se debe evitar la ingesta de alcohol. No modifique su dosis ni deje de tomar ULTRAM ER sin antes consultarlo con su médico. Infórmele a su médico todos los medicamentos que está tomando. Éstos pueden incluir antidepresivos, tranquilizantes, hipnó-ticos u otros medicamentos opioides para el dolor. ULTRAM ER puede afectar su capacidad para realizar tareas potencialmente peligrosas, como conducir un automóvil u operar maquinarias.

Se han reportado casos de ataques epilépticos en pacientes que toman tramadol, la droga presente en ULTRAM ER. El riesgo de ataques se incrementa cuando las dosis de tramadol son mayores a las recomendadas. La utilización del tramadol aumenta el riesgo de sufrir ataques epilépticos en las personas que toman antidepresivos, otros opioides u otras drogas capaces de provocar ataques. También se puede incrementar el riesgo de padecer convulsiones en las personas que tienen epilepsia o antecedentes de ataques epilépticos.

ULTRAM ER, al igual que otros opioides, puede ser objeto de abuso o causar dependencia. Las personas con tendencias suicidas o antecedentes de adicciones no deben tomar ULTRAM ER. No supere la dosis recomendada de ULTRAM ER. Si se toma una cantidad mayor a la dosis recomendada de ULTRAM ER, sola o en combinación con alcohol o con medicamentos tales como tranqui-lizantes, hipnóticos u otros opioides, puede provocar depresión respiratoria, ataques epilépticos, sobredosis y posiblemente la muerte.

Infórmele a su médico acerca de todos sus trastornos médicos y, en el caso de las mujeres, infórmele si está embarazada, si cree que podría estar embarazada o si está tratando de quedar embarazada.

Los efectos secundarios más comunes informados acerca de ULTRAM ER fueron mareos, náuseas, constipación, dolor de cabeza y somnolencia.

Para obtener información adicional y para ver toda la Información para la Prescripción, visite http://www.ULTRAM-ER.com.

Estudio: Incremento del Dolor Crónico en el Trabajo