Estudio reciente revela dificultades para detección y tratamiento del ántrax en los...

Estudio reciente revela dificultades para detección y tratamiento del ántrax en los niños



COMPARTE ESTA NOTA

Washington, DC–(HISPANIC PR WIRE – US Newswire)–18 de agosto de 2006–Las dificultades en el diagnóstico del ántrax pueden conducir a peligrosas demoras en la atención de niños infectados con esta enfermedad que con frecuencia resulta mortal, según un nuevo informe de la agencia federal Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ), parte del U.S. Department of Health and Human Services (Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, HHS, por sus siglas en inglés). El tratamiento del ántrax pediátrico constituye también un desafío especial, porque las terapias recomendadas más actuales no se han usado ampliamente en el tratamiento de niños aquejados por el mal. El informe acerca del ántrax fue solicitado y financiado por la agencia HHS’ Health Resources and Services Administration (Administración de Recursos y Servicios de Salud, parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS).

Como la exposición al ántrax es un hecho raro en los Estados Unidos, y la mayoría de los casos recientes han ocurrido de manera natural, los clínicos podrían carecer de conocimientos de primera mano acerca de la enfermedad, y pudieran experimentar dificultades para su diagnóstico. Además, la sintomatología del ántrax pediátrico se puede confundir fácilmente con las de enfermedades más comunes: por ejemplo, el ántrax por inhalación cuenta con síntomas similares a los de la influenza. Asimismo, se dispone de escasa evidencia acerca de la efectividad en los niños de intervenciones recomendadas actualmente para los adultos.

“Este informe proporciona información importante para hacer frente a la exposición de los niños al ántrax”, afirmó la Dra. Carolyn M. Clancy, M.D., directora de AHRQ. “El mismo analiza lo que se conoce actualmente con referencia a cómo esta terrible enfermedad afecta a los niños, e identifica que se necesitan investigaciones ulteriores para que seamos más efectivos en la protección de nuestros niños contra el ántrax”.

Los investigadores revelaron la existencia de muy escasa evidencia acerca de la eficacia del tratamiento de niños que padecen de ántrax con antibióticos más recientes como el ciprofloxacin. Asimismo, no hallaron informe alguno con referencia al uso de vacunas contra el ántrax en los niños. El informe resalta la necesidad de investigaciones más actuales acerca de la efectividad en los niños de terapias no antibióticas que se han usado con éxito considerable en el pasado, tales como el antisuero de ántrax y el drenaje de líquido de la cavidad pulmonar.

Generalmente, el ántrax se contrae por contacto directo con una bacteria existente en animales de granja infectados, y usualmente no se transmite de una persona a otra. Los tres tipos principales de ántrax son: cutáneo (contraído por cortes o rajaduras en la piel); gastrointestinal (ingestión a través de una carne infectada), y por inhalación (a través de los pulmones). Los casos más recientes de ántrax que se reportaron con mayor amplitud en los Estados Unidos fueron provocados por la introducción de esporas bacterianas en el sistema postal de los Estados Unidos en el año 2001, causando cinco muertes en 22 casos.

Para la realización del nuevo informe de AHRQ, los investigadores analizaron 62 casos pediátricos obtenidos por medio de una revisión extensa de la literatura científica existente. Como los reportes de casos de ántrax pediátrico son relativamente raros, los científicos examinaron casos con una ocurrencia tan lejana como el año 1900, en un esfuerzo por aprovechar al máximo la evidencia disponible. Más del 50 por ciento de los casos se produjeron en niños con edades entre 14 y 18 años. Los datos relativos a niños más pequeños, especialmente los menores de 2 años, fueron más limitados. Sólo se produjeron dos casos de ántrax por inhalación, la forma más mortífera de la enfermedad.

El informe de AHRQ titulado Pediatric Anthrax: Implications for Bioterrorism Preparedness (Ántrax Pediátrico: Implicaciones para la preparación contra el bioterrorismo) fue preparado por el AHRQ’s Evidence-based Practice Center (Centro de Evidencias Basadas en la Práctica de AHRQ, EPC) de la Universidad de Stanford y la University de California, San Francisco. Para obtener copias impresas, llame al AHRQ Publications Clearinghouse al teléfono 800-358-9295 o envíe un mensaje a la dirección de correo electrónico ahrqpubs@ahrq.hhs.gov. Entre los estudios relacionados del EPC figuran “Systematic Review: A Century of Inhalational Anthrax Cases from 1900 to 2005” (Revisión Sistemática: Un siglo de casos de ántrax por inhalación, de 1900 al 2005), publicado en el número correspondiente al 21 de febrero, 2006, de Annals of Internal Medicine; y “Anthrax: A Systematic Review of Atypical Presentations” (Ántrax: Revisión sistemática de presentaciones atípicas), publicado en el número correspondiente a agosto 2006 de Annals of Emergency Medicine.

Estudio reciente revela dificultades para detección y tratamiento del ántrax en los niños