Familias Fuertes, Comunidades Fuertes

Familias Fuertes, Comunidades Fuertes

La siguiente opinión editorial fue escrita por Sra. Helen Chávez, esposa de César Chávez, Líder de Derechos Civiles, para uso editorial general y sin restricciones


COMPARTE ESTA NOTA

 
    Mi nieta Christine Chávez siempre me ha contado anécdotas interesantes a través de los años. Como la historia de Eduardo y Mateo, que han estado juntos por más de 10 años y viven en Los Ángeles. Les encanta cocinar, mantener su hogar limpio y bonitos, y siempre comparten una cena con sus amistades y familia los domingos. El patio nuevo es el lugar preferido para pasar buen tiempo y la plática siempre empieza con: ¿"Qué más están haciendo con la casa"? Siempre están trabajando en un nuevo proyecto en la casa – de construyendo una cuarto nuevo a remodelando la cocina. Los "Bob Villas" gay del Valle de San Gabriel, así es como sus amistades les llaman de cariño. Lo mejor de todo es que la familia de Eduardo vive enseguida de ellos, y el amor y apoyo que tienen tan cerca les da un sentimiento de tranquilidad en su hogar.
   Siempre han querido casarse, pero han esperado pacientemente para el tiempo adecuado. Desafortunadamente, este es un mal tiempo para Mateo. Eduardo sufre de una infección respiratoria, y al estar en el hospital, Mateo no ha logrado verlo ya que no es pareja legal de Eduardo. Para empeorar las cosas, su visa estudiantil se venció y no ha tenido la oportunidad de visitar su familia en México. Los últimos meses su padre ha estado muy mal de salud y cuando le notificaron que su padre falleció, Mateo no pudo ir a su funeral.
    Es una lástima que Mateo no pudo contraer matrimonio con Eduardo y que no tenía los mismos derechos como las demás parejas casadas. No pudo visitar a Eduardo en el hospital ni pudo despedirse de su padre en su funeral.
    Lo que Mateo y Eduardo representan es lo que todas las familias representan: que familias fuertes crean comunidades fuertes.Después de 25 años, mi esposo César Chávez tuvo el honor de presentar y apoyar a la comunidad gay y lesbiana frente a miles de personas en Washington D.C. El reconocía que no podemos pedir igualdad en nuestra comunidad y a la vez tolerar la discriminación de los demás. Su mensaje ese día era de respecto y justicia. Que orgullo le daría si todavía viviera que ahora las parejas gays y lesbianas se pueden casarse por el civil y que realmente es un paso más cerca a su visión de que todas nuestras comunidades se respeten. Estamos hablando de hacer nuestras familias más fuertes en lo cual el matrimonio civil es la fundación de mejorar y hacer nuestras comunidades más fuertes. Es una expresión única afirmando el amor y compromiso de dos personas. Y para ser claro: es un derecho civil. Es un derecho a ser tratado con igualdad. No debemos permitir que ninguna familia le sea negada a la oportunidad de proteger y fortalecer la unión que representa la familia.    Mi familia y yo respaldamos a todas nuestras familias y el tiempo para justicia es precisamente ahora. Lo que teníamos César y yo no se lo deben negar a parejas comprometidas a asegurar el futuro de sus familias. Estamos al lado de la igualdad y es tiempo que todas nuestras familias tengan la misma oportunidad y responsabilidad para proteger a sus familias.
    Por 45 años mi esposo enfrentó la injusticia y la discriminación. Ahora yo celebro su memoria y continuamos su legado para respaldar los derechos de las parejas gays y lesbianas y sus familias. Les pido que piensen en lo importante que son nuestras familias, como la familia de Mateo y Eduardo, y vamos a empezar un diálogo – una conversación que podemos tener en nuestras casas con nuestros seres queridos. Todos tipos de familias merecen nuestro respaldo.
 
    NOTA A LOS REDACTORES: La siguiente opinión editorial fue enviada por Helen Chávez, esposa de César Chávez, Líder de Derechos Civiles.
    Una imagen de alta resolución está disponible en http://www.hispanicprwire.com/home.php?l=es/

Familias Fuertes, Comunidades Fuertes