Finalmente… la verdad sobre el uso del cinturón de seguridad entre los...

Finalmente… la verdad sobre el uso del cinturón de seguridad entre los hispanos

Un estudio de la alianza Meharry-State Farm concilia resultados inconsistentes luego de más de 20 años de investigación sobre las disparidades en el uso del cinturón de seguridad entre conductores hispanos


COMPARTE ESTA NOTA

Nashville, TN–(HISPANIC PR WIRE)–5 de febrero de 2007–Es cierto que los cinturones de seguridad reducen el riesgo de lesiones y muertes en un 50 por ciento durante los accidentes de vehículos automotores, pero los resultados de más de una docena de estudios sobre el uso desigual del cinturón de seguridad entre hispanos y no hispanos observado a lo largo de años, carecen llamativamente de consistencia. En la edición de diciembre de 2006 de “Injury Prevention” (Prevención de lesiones, en traducción libre), una publicación dirigida y revisada por profesionales de la salud e interesados en las lesiones que ocurren de manera no intencional, investigadores de la alianza Meharry-State Farm en el Colegio de Medicina Meharry en Nashville, conciliaron todo lo que carecía de consistencia. Al hacer esto, los autores, encabezados por el médico epidemiólogo, Dr. Nathaniel C. Briggs, abrieron una ventana a la oportunidad para la promoción y práctica de métodos de conducción segura de vehículos, entre los inmigrantes hispanos que llegan a los Estados Unidos cada año.

El estudio Meharry-State Farm sobre el desigual uso del cinturón de seguridad observado entre el grupo étnico hispano, es la mayor investigación de su tipo llevada a cabo hasta la fecha. Usando información sacada del “Fatality Analysis Reporting System” (Sistema de Reporte y Análisis de Fatalidades) un archivo de información recopilada entre la misma población estadounidense, sobre muertes ocurridas durante accidentes automovilísticos, y mantenido por la Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico de Carreteras (National Highway Traffic Safety Administration o NHTSA), los investigadores de la alianza investigaron a fondo el uso del cinturón de seguridad en una muestra de 60,758 individuos blancos no hispanos y 6,879 hispanos que murieron en accidentes automovilísticos entre 1999 y 2003. A diferencia de informes anteriores, el estudio Meharry-State Farm tomó en cuenta a sub grupos de acuerdo a origen nacional entre los hispanos, investigando por separado las diferencias en el uso del cinturón de seguridad entre mexicanoamericanos, centroamericanos y suramericanos, puertorriqueños y cubanos, los cuales en su totalidad componen el 93.5 por ciento de los hispanos en los EE.UU.

Los resultados del estudio Meharry-State Farm muestran que el uso del cinturón de seguridad en cada uno de los sub grupos hispanos según origen nacional, era igual o más extendido, comparado a los individuos blancos no hispanos. No obstante entre los cuatro sub grupos hubo diferencias muy marcadas en el uso del cinturón de seguridad. Por ejemplo, las diferencias en el uso del cinturón de seguridad entre puertorriqueños e hispanos de origen cubano comparado con las personas blancas no hispanas, eran insignificantes desde el punto de vista estadístico. Sin embargo entre los hispanos de origen mexicano, el uso del cinturón de seguridad era 33 por ciento más común que entre los blancos no hispanos. Más aun, los hispanos de origen centroamericano y sudamericano tenían 66 por ciento más de probabilidades de usar el cinturón de seguridad que los blancos no hispanos. Estas comparaciones y asociaciones hechas entre los sub grupos de hispanos de origen mexicano e hispanos de origen centroamericano y sudamericano tienen mucha importancia desde el punto de vista estadístico.

Para cada uno de los sub grupos hispanos clasificados por origen nacional, los investigadores de la alianza Meharry-State Farm investigaron el uso del cinturón de seguridad según edad, sexo, ingreso promedio del hogar (por cuartiles) asiento que ocupa la persona (conductor o pasajero), región (urbana o rural) y la ley estatal pertinente a los cinturones de seguridad (primaria o secundaria). El uso del cinturón de seguridad entre los hispanos de origen puertorriqueño y cubano, era tan común y comparable a los blancos no hispanos.

Entre los sub grupos de hispanos de origen mexicano y aquellos de origen centroamericano y sudamericano, se hizo evidente un patrón común. En estos sub grupos, el uso del cinturón de seguridad en relación al uso observado entre blancos no hispanos, era de mayor magnitud entre conductores hispanos menores de 49 años de edad, hombres pertenecientes al cuartil de ingreso más bajo, y entre conductores de áreas rurales y en estados donde esta ley es primaria (N del T.: es decir la policía lo puede parar con sólo ver que comete esta falta).

El equipo de investigadores Meharry conjeturó que el aumento relativo del uso del cinturón de seguridad entre hispanos de origen mexicano e hispanos de origen centroamericano y sudamericano refleja estatus inmigratorio dada la predominancia de ambos sub grupos entre las olas de emigrantes hispanos que han llegado en fechas recientes a los EE.UU. Es digno de resaltar que el estatus indocumentado de muchos emigrantes hispanos de origen mexicano y de origen centroamericano y sudamericano, es un factor potencial que podría contribuir de manera importante a este inusual índice elevado de uso del cinturón de seguridad.

El uso del cinturón de seguridad no es tan común en los países de habla hispana como lo es en los EE.UU., y los investigadores de la alianza Meharry-State Farm ofrecieron una posible explicación a esta ironía. Como observó el Dr. Briggs, “La mayor obediencia a las leyes que rigen el uso del cinturón de seguridad exhibida por los conductores indocumentados de origen mexicano, centroamericano y sudamericano en comparación a la de los blancos, podría reflejar un mayor miedo a ser detenido por los oficiales de la ley. Esto va de acuerdo con nuestro descubrimiento de que entre ambos sub grupos hispanos, la presencia del uso del cinturón de seguridad era mayor en estados que cuentan con leyes primarias que rigen su uso en comparación a estados donde estas leyes son secundarias.”

Debido a que los emigrantes hispanos a menudo tienen conocimientos limitados de inglés y debido a que las carreteras y las leyes de tráfico en los EE.UU., son más complejas que en los países hispanos al sur de la frontera, los investigadores de la alianza Meharry-State Farm observaron que aquellos conductores inmigrantes que usan el cinturón, podrían contribuir de manera importante a los altos índices de muertes ocurridas durante accidentes automovilísticos como se ve entre los hispanos. Esto podría reflejar una falta de conocimiento de la ley en vez de falta de cumplimiento deliberado de la ley.

A modo de corolario, el equipo de investigadores Meharry subrayó una importante consecuencia de los hallazgos del estudio al observar que: “Si el estatus inmigratorio está relacionado con esfuerzo especial de abrocharse el cinturón para evitar confrontarse con un oficial de la ley, entonces las intervenciones para incrementar el conocimiento de las leyes de conducción más difíciles de comprender (Ej.; la relación entre concentración de alcohol en la sangre y conducir bajo la influencia – de sustancias intoxicantes – ) puede ser particularmente eficaz si se realiza temprano durante el período de adaptación de los inmigrantes hispanos a esta nueva cultura…”

Acerca de la alianza Meharry-State Farm

Establecida en 2002, la alianza Meharry-State Farm es una alianza estratégica entre el Colegio Médico Meharry y la compañía de seguros State Farm Insurance. La misión de esta alianza es reducir la morbosidad, mortalidad y los costos económicos relacionados a los accidentes automovilísticos combinando la investigación, educación y las políticas públicas diseñadas para fomentar la conducción segura entre individuos pertenecientes a poblaciones minoritarias raciales y étnicas. Visite http://www.meharry.org.

Acerca del Colegio Médico Meharry

El Colegio Médico Meharry es una institución privada e independiente, la más grande de la nación dirigida a personas de color, la cual tiene el único propósito de ofrecer educación a profesionales de las ciencias de la salud. Desde su fundación en 1876, es líder en la educación de médicos, dentistas y científicos de la biomedicina afroamericanos. Este colegio es muy conocido especialmente por: fomentar de una manera única programas educativos altamente eficaces, preeminencia en la investigación de desigualdades en el campo de la salud, sensibilidad cultural, servicios de salud basados en evidencia (científica) y su importante aporte a la diversidad en las profesiones relacionadas al campo de la salud en toda la nación. Visite http://www.mmc.edu.

Acerca de State Farm

State Farm cubre con sus pólizas de seguro a más autos que cualquier otra compañía aseguradora en Norteamérica y es líder en los seguros de vivienda en los EE.UU. Sus 16,000 agentes y 75,000 ofrecen sus servicios a casi 73 millones de pólizas de seguro para auto, incendio, vida, y salud en los Estados Unidos y Canadá. State Farm ofrece asimismo servicios financieros a través de State Farm Bank(R). La compañía State Farm Mutual Automobile Insurance Company es la compañía matriz de la familia de compañías State Farm. Visite statefarm.com(R) o para Canadá visite http://www.statefarm.ca.

Finalmente… la verdad sobre el uso del cinturón de seguridad entre los hispanos