Ford en búsqueda de nuevos materiales sostenibles

Ford en búsqueda de nuevos materiales sostenibles



COMPARTE ESTA NOTA

DEARBORN, Michigan, 25 de abril de 2013 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/
— El aumento de los precios del petróleo tiene a Ford subiendo la apuesta
en su esfuerzo para reducir la dependencia del petróleo y usar más materiales
sostenibles –incluyendo el papel moneda retirado de EE.UU.– para hacer las
piezas.


Una amplia gama de alternativas a los productos hechos a base de petróleo
ahora están en revisión para una posible aplicación en los vehículos de Ford –de
moneda retirada y hecha trizas a la celulosa de los árboles, el pasto indio, la
caña de azúcar, amargón, el maíz y el coco.


“Ford tiene una larga historia de desarrollo de tecnologías verdes, porque es
lo correcto hacer desde el punto de vista del medio ambiente,” dijo John
Viera, director global de la Sostenibilidad y de Asuntos Ambientales de
Vehículos de Ford. “Ahora, la búsqueda de fuentes alternativas de materiales se
está convirtiendo en imprescindible ya que los precios del petróleo siguen
aumentando y los materiales tradicionales, menos sostenibles a ser más
caros.


“La posibilidad de reutilizar algunos del papel moneda del país una vez que
se ha sacado de la circulación es un gran ejemplo del tipo de investigación que
estamos haciendo,” agregó Viera.


En la década del 2000, cuando Ford comenzó en gran medida la investigación de
materiales sostenibles, el petróleo estaba fácilmente disponible y relativamente
barato, un barril de petróleo valía $16.65. A principios de este año, el barril
alcanzó un precio máximo de $109.77 dólares.


Agregando a la atracción de los nuevos recursos potenciales es que son tan
abundantes. Por ejemplo, entre 8,000 y 10,000 libras de papel moneda retirada se
destruyen todos los días –más de 3.6 millones de libras anuales. El dinero
triturado es ya bien comprimido en ladrillos y enviado a vertederos, o se
quema.


Los nuevos materiales sostenibles que puedan satisfacer los estrictos
requisitos y pruebas de Ford podrían unirse a la creciente lista de alternativas
a los materiales a base de petróleo que ya están en uso.


El uso de Ford de los cojines a base de soja en todos sus vehículos
Norteamericanos, incluyendo el totalmente nuevo Fusion, por ejemplo, ahorra
aproximadamente 5 millones de libras de petróleo al año. El totalmente nuevo
Escape tiene cabezales en la puerta parcialmente hecho de kenaf – una planta
tropical de la familia del algodón – compensando el uso de 300,000 libras de
resina a base de aceite por año en Norteamérica.


Es sólo un comienzo.


“La fabricación de vehículos con gran economía de combustible es nuestra más
alta prioridad en la reducción de nuestro impacto ambiental,” dijo Carrie
Majeske, gerente de Sostenibilidad de Producto de Ford. “Reconocemos que el
uso de materiales sostenibles dentro de nuestros automóviles, vehículos
utilitarios y camiones también pueden ayudar a reducir el impacto ambiental. Se
trata de medidas que no sólo son mejores para nuestro planeta en el largo plazo,
pero son rentables también.”


Ford se ha concentrado en aumentar el uso de materiales reciclados y de
origen biológico no metálicos para reducir su dependencia de los productos
petrolíferos. Algunos ejemplos son:



  • El nuevo Fusion contiene el equivalente a poco más de dos pares de blue
    jeans Americanos de tamaño medio como material de amortiguamiento de sonido
    para ayudar a eliminar el indeseable ruido de la carretera, el viento y el
    ruido del tren motriz
  • El kenaf se utiliza en los cabezales de la puerta del Escape
  • Diez libras de retazos de algodón de blue jeans, camisetas, suéteres y
    otros artículos van para el tablero de mandos del Escape
  • El equivalente a 25 botellas de plástico reciclado de 20 onzas ayuda a
    hacer la alfombra del Escape
  • El Focus Electric utiliza un material a base de fibras de madera en sus
    puertas y botellas de plástico recicladas en su tela del asiento
  • Flex cuenta con paja de trigo en sus contenedores de plástico
  • Taurus SHO utiliza una gamuza de micro denier hecha de fibras regeneradas
    al 100 por ciento


Hoy en día los teléfonos no dejan de sonar para el equipo de investigación de
la sostenibilidad de Ford. Según se fortalece el caso de negocios para el uso de
materiales sostenibles, crece el interés en el potencial de algunas fuentes
inesperadas e interesantes, incluyendo el papel de dinero hecho trizas y fibras
de coco. Las ideas que antes se consideraban de castillos en el aire ahora
merecen una seria consideración.


“Hemos estado trabajando con una lista cada vez mayor de colaboradores – las
empresas químicas, universidades, proveedores y otros – para maximizar los
esfuerzos y desarrollar mayor cantidad de materiales sólidos y sostenibles como
sea posible para las 300 libras de plástico en un vehículo promedio,” dijo la
Dra. Debbie Mielewski, líder técnico del equipo de Investigación de Materiales e
Innovación de Ford.


Eso deja a los materiales sostenibles como el dinero hecho trizas siendo
probado para determinar lo bien que resultan en ciertas condiciones. Luego, los
investigadores pueden recomendar el uso potencial. El dinero hecho trizas, por
ejemplo, está siendo considerado para bandejas interiores y papeleras, dijo
Mielewski.


No hay garantía de que alguno o la totalidad de estos materiales sostenibles
terminarán en los automóviles y camiones de Ford, ella agregó. Pero Mielewski
está muy entusiasmada con la más cantidad de atención y apoyo a su equipo
–y que todo el tema de materiales sostenibles– está recibiendo.


“Cuando empezamos a hablar de estas cosas hace 10 años, eran revistas y
principalmente del automóvil que mostraban interés en nuestra investigación,”
dijo Mielewski. “Ahora parece estar en todas partes. Estamos trabajando en la
investigación muy emocionante y será interesante ver lo que viene después y qué
tan rápido.”


La soya podría considerarse la raíz de los esfuerzos de Ford para utilizar
materiales más sostenibles, que reducen el impacto ambiental al tiempo que
proporciona un rendimiento equivalente a los materiales a los que
sustituyen.


Henry Ford experimentó primero con la soja en la primera parte del siglo
pasado, pero el proyecto de soja actual comenzó hace 10 años cuando un grupo de
agricultores se acercó a Ford en la búsqueda de nuevos usos para el cultivo de
soja abundante en el Medio Oeste de EE.UU.


Los investigadores de Ford se desafiaron a desarrollar espumas a base de soja
que cumplían todos los requisitos de rendimiento y durabilidad. Se optó por
utilizar el material en cojines de los asientos, ya que representan dos tercios
de la espuma (o alrededor de 25 libras) que se utiliza en un solo vehículo.


“Hemos tenido que llegar a un producto que rinda tan bien o mejor que los
productos que se habían estado utilizando durante décadas,” dijo Mielewski.


Las primeras versiones del cojín de soja estaban plagadas de problemas –
desde el fuerte olor hasta el no cumplir todos los estándares de calidad más
exigentes de Ford. Laboratorios completos de los intentos fallidos aún existen
en el campus Dearborn de Ford.


“Debido a que Ford tiene tan altos estándares, se tomó un largo tiempo,” dijo
Mielewski. “Pero después de cinco años, finalmente fuimos capaces de cumplir
todos los requisitos – la compresión, durabilidad, todo.”


Sin embargo, en la década del 2000 era un hecho: Petróleo y plástico eran
baratos, y era demasiado costoso para cambiar las cosas que se habían hecho por
unos 100 años. La falta de urgencia en ese momento se convirtió en una ventaja,
dijo Mielewski.


“Nos dejaron solos para ser creativos, tomarnos nuestro tiempo y averiguar
dónde y cómo –y el futuro– estos materiales sostenibles podrían encajar en
nuestros vehículos y procesos, y eso es una gran noticia para nuestros clientes
y el medio ambiente,” dijo Mielewski.


FUENTE  Ford Motor Company

Ford en búsqueda de nuevos materiales sostenibles