Grandes empresas del alcohol planean robar ingresos estatales

Grandes empresas del alcohol planean robar ingresos estatales

Nuevo informe del Instituto Marin documenta campañas de poderosos intereses especiales para desmantelar el control estatal del alcohol


COMPARTE ESTA NOTA

SAN FRANCISCO, 21 de septiembre /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — El Instituto Marin, que supervisa a la industria del alcohol, divulgó hoy un nuevo informe que relata los últimos esfuerzos de las empresas de bebidas alcohólicas por incrementar los márgenes de ganancia saqueando los ingresos públicos en estados con controles del consumo de alcohol. El informe, Control State Politics: Big Alcohols Attempt to Dismantle Regulation State by State (Control de la política estatal; el intento de las grandes empresas del alcohol por desmantelar la regulación estado por estado), expone la amenaza a la salud pública cuando varias empresas ponen sus intereses económicos por encima de una acertada política pública que ha pasado la prueba del tiempo.

(Logo: http://photos.prnewswire.com/prnh/20100329/DC77689LOGO )

(Logo: http://www.newscom.com/cgi-bin/prnh/20100329/DC77689LOGO )

El informe examina las acciones políticas estratégicas y sistemáticas de las grandes empresas del alcohol para que los votantes y los políticos privaticen sistemas creados hace décadas que reducen los daños causados por el consumo de alcohol. Pero estos poderosos integrantes de la industria, movidos por el afán de ganancia, sólo quieren incrementar sus ventas.

“Acaudalados cabilderos de la industria del alcohol prometen ganancias a corto plazo a los estados desesperados por obtener ingresos”, señaló uno de los autores del informe, Michele Simon, directora de investigación y política del Instituto Marin. “Así, el daño a largo plazo sería un incremento en la densidad de establecimientos de venta de alcohol, un aumento del consumo, mucho más perjuicio y decenas de millones en ingresos estatales perdidos”.

Los intereses especiales están tratando actualmente de desmantelar sistemas de control estatal en los estados de Washington y Virginia. Pero los sistemas reguladores de cada estado están bajo el asedio constante de las grandes empresas del alcohol, ya sea mediante litigios en los tribunales, buscando favores políticos con donaciones a las campañas electorales, o en el proceso de iniciativas de los votantes.

En Washington, se pide a los votantes que aprueben dos iniciativas separadas, una con una importante financiación de la gran empresa minorista Costco, y la otra costeada por los gigantes de la distribución Youngs Market Company y Odom-Southern. “Los residentes de Washington no deben dejarse engañar por la retórica de los intereses especiales”, dijo Sarah Mart, gerente de investigación y política del Instituto Marin y principal autora del informe. “Ambas iniciativas son malas para la salud pública y malas para los ingresos estatales y se debe votar en contra de ellas”.

Una coalición de todo el estado, formada por proveedores de cuidado de la salud, organizaciones religiosas, maestros, proveedores de tratamiento y prevención y trabajadores sindicalizados ha formado un grupo de oposición llamado Protect Our Communities (Protejan Nuestras Comunidades). La gobernadora del estado de Washington, Christine Gregoire, también se opone a ambas iniciativas, alegando la pérdida de considerables ingresos estatales y un aumento de los problemas como manejar vehículos en estado de embriaguez y violencia doméstica.

En Virginia, una continua campaña que ya dura cuarenta años por privatizar el sistema estatal de control del alcohol tiene un nuevo campeón en el gobernador Bob McDonnell. Su plan de privatizar cerraría los establecimientos estatales de venta de bebidas alcohólicas en Virginia y pondría en subasta 1,000 licencias privadas. “Aunque los legisladores estatales, comprensiblemente, ven con escepticismo las afirmaciones del gobernador sobre beneficios financieros, el gobernador sigue desperdiciando tiempo y recursos en su descaminada cruzada”, dijo Mart. Entre los críticos del plan de McDonnell están el Virginia Interfaith Center y la Baptist General Association of Virginia.

“Nuestro nuevo informe ayudará a los oponentes de la privatización en Virginia y Washington a crear una mayor conciencia de los peligros de reducir la regulación del alcohol”, dijo Simon. “Perder el control a manos de negocios privados sólo llevará a un mayor consumo, problemas más costosos y la pérdida de millones de dólares en ingresos para los estados. No vale la pena”, agregó.

El nuevo informe y otros recursos están disponibles en www.MarinInstitute.org.

CONTACTO:

Michael Scippa 415-548-0492

Jorge Castillo 213-840-3336

FUENTE Marin Institute

Grandes empresas del alcohol planean robar ingresos estatales