Grupos de consumidores latinos advierten que millones de hispanos y latinos de...

Grupos de consumidores latinos advierten que millones de hispanos y latinos de los Estados Unidos pagarían precios más altos con el injusto plan del presidente de la FCC para aumentar los impuestos telefónicos federales

Los consumidores latinos están especialmente en riesgo con el plan controversial para transferir la carga del fondo universal de servicios a aquellos que tienen menores recursos para pagar; La mayor cantidad de los consumidores de servicios telefónicos en riesgo se encuentran en CA, IL, TX, AZ, FL, NY, NM y CO.


COMPARTE ESTA NOTA

Washington, DC–(HISPANIC PR WIRE)– 9 de febrero de 2006–Millones de consumidores latinos e hispanos de servicios telefónicos de larga distancia de los Estados Unidos serían afectados por impuestos federales más altos en sus facturas telefónicas con la propuesta ampliamente criticada del Presidente Kevin Martin de la Comisión Federal de Comunicaciones o FCC (Federal Communications Commission) que obligaría a los usuarios de servicios telefónicos que hacen pocas llamadas de larga distancia o que usan teléfonos celulares pagados por adelantado a pagar o a comenzar a pagar tarifas más altas para el Fondo Universal de Servicios o USF (Universal Service Fund), según una advertencia conjunta de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos o LULAC (League of United Latin American Citizens), del Foro de Temas Latinos (Latino Issues Forum) y de Acción de los Consumidores (Consumer Action). Estos tres grupos son miembros de la Coalición para Mantener un Fondo Universal de Servicios Justo o KUSFF (Keep Universal Service Fund Fair Coalition) cuyo sitio web es http://www.keepUSFfair.org.

Después de las personas mayores de los Estados Unidos, los latinos y los hispanos representan la mayor cantidad de personas en los Estados Unidos que tendrían que pagar tarifas más altas con el plan del Sr. Martin para el Fondo Universal de Servicios. Un informe de la Coalición para Mantener un Fondo Universal de Servicios Justo del 17 de noviembre de 2005 llegó a la conclusión que el plan del Sr. Martin implicaría el pago de impuestos federales más altos en los servicios telefónicos (o aumentos obligatorios en las facturas telefónicas) de hasta $707 millones para 43 millones de usuarios en hogares en los Estados Unidos que tienen poco volumen de llamadas. Una preocupación aun mayor para el grupo de consumidores perjudicados es que las personas más vulnerables de los Estados Unidos (16 millones de hogares principalmente de bajos ingresos y de personas mayores) cuyos recursos actualmente no les alcanzan para hacer llamadas telefónicas de larga distancia o para hacer solamente algunas llamadas tendrían que pagar hasta $383 millones en impuestos adicionales para el Fondo Universal de Servicios con el plan propuesto por el Sr. Martin.

Entre tres y cinco millones de hogares hispanos y latinos de los Estados Unidos podrían estar incluidos entre los 43 millones de personas que pagarían tarifas telefónicas federales más altas con el plan del Sr. Martin. El 1º de julio de 2003, la población total estimada de los Estados Unidos era de 290.8 millones, incluyendo a 40.5 millones de hispanos en los Estados Unidos continentales más otros 3.9 millones en Puerto Rico. Esto muestra que la cantidad de hispanos superó ampliamente a los afroamericanos (34.7 millones) y a los asiático-americanos (12.2 millones) en los Estados Unidos. Los datos de la Oficina de Censos (Census Bureau) indican que los hispanos tienen el segundo promedio más bajo de ingresos de todos los grupos étnicos y raciales.

La Asociación Hispana para la Responsabilidad Corporativa (Hispanic Association on Corporate Responsibility) y la Comisión Federal de Comunicaciones estiman que los hogares hispanos gastan colectivamente casi 8 mil millones de dólares en servicios telefónicos y que individualmente gastan un promedio de $833 por año. Los informes de la industria muestran que los hispanos tienen aproximadamente el doble de probabilidades de comprar teléfonos celulares pagados por adelantado que los estadounidenses de raza blanca (el 14% versus el 8%), según una encuesta del Grupo CPR del año 2002.

LULAC ha informado que: “Un cambio drástico en las contribuciones al Fondo Universal de Servicios afectaría mayormente a los usuarios residenciales de servicios de larga distancia que tienen bajos ingresos y que tienen poco volumen de llamadas, entre los cuales se encuentra una cantidad desproporcionadamente mayor de latinos. La propuesta para cambiar el método de recaudación para el

Fondo Universal de Servicios del método actual “sobre la base del uso” al método “sobre la base de suscripción” implicaría que los clientes residenciales pagarían lo mismo que los clientes comerciales y que aquellos que tienen poco volumen de llamadas pagarían lo mismo que aquellos que realizan un alto volumen de llamadas, lo cual es especialmente injusto y representa una carga monetaria para los consumidores que tienen ingresos fijos ya que sus facturas telefónicas aumentarían aunque cuiden sus presupuestos no haciendo o haciendo pocas llamadas de larga distancia”.

Linda Sherry, la directora de Prioridades Nacionales de Acción de los Consumidores dijo que: “Uno de los aspectos más alarmantes de la propuesta para el Fondo Universal de Servicios es que todavía nadie ha presentado un cálculo del efecto que el cambio tendría para los consumidores que tienen bajos ingresos, incluyendo a las personas mayores que tienen ingresos fijos, a los pobres, a los hispanos y a otros segmentos de la población de los Estados Unidos. No tiene sentido que la Comisión Federal de Comunicaciones o el Congreso cambien la forma de pagar las contribuciones para el Fondo Universal de Servicios sin antes estudiar de forma exhaustiva quién tendría que pagar por ellas. Necesitamos contar con toda la información y los hechos reales antes de que se lleve a cabo un cambio de esta naturaleza”.

La Dra. Gabriela Lemus, directora de Políticas y Legislaciones de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, dijo que: “Además de tener un impacto injusto para las minorías (que en general pueden ser los usuarios de poco volumen de llamadas de larga distancia), para los consumidores que tienen bajos ingresos o ingresos fijos, o para las personas que tienen varios teléfonos, el cambio hacia una metodología de pago para el Fondo Universal de Servicios sobre la base de la conexión tendría un impacto adverso para una categoría especial de latinos que dependen en gran medida de los teléfonos celulares pagados por adelantado, por ser ésta su opción preferida o su única opción para tener servicios inalámbricos. Ésta categoría especial incluye a las familias latinas que tienen hijos pequeños o adolescentes, a los ancianos latinos que tal vez vivan solos o que necesiten viajar, a los jornaleros o temporeros latinos, a los estudiantes latinos de los Estados Unidos, a los latinos que desean tener teléfonos celulares por seguridad y para usar en emergencias, a los latinos que están recibiendo asistencia pública o que tienen ingresos fijos y a los latinos que no alcanzan a cubrir los depósitos de seguridad o las condiciones de crédito de las compañías de servicios telefónicos”.

Ana Montes, la directora de Tecnología y de Educación al Consumidor del Foro de Temas Latinos, dijo que: “Nosotros creemos que todos los usuarios de los servicios de comunicaciones deben pagar la parte justa que les corresponde al Fondo Universal de Servicios. Los latinos y todos los otros usuarios de servicios telefónicos que predominantemente tienen un bajo volumen de llamadas o bajos ingresos no deberían tener que pagar tarifas desproporcionadas al Fondo Universal de Servicios. Esto pone el sistema actual patas arriba de forma que representaría una desventaja injusta para millones de consumidores latinos”.

Los más afectados por el plan del Sr. Martin serían los consumidores hispanos y latinos en ocho estados con la mayor concentración de consumidores de servicios telefónicos hispanos en 20 ciudades: Nueva York (Ciudad de Nueva York); California (Los Ángeles, San Diego, San José, Santa Ana, Fresno y Long Beach); Illinois (Chicago); Texas (Houston, San Antonio, El Paso, Dallas, Austin y Laredo); Arizona (Phoenix y Tucson); Florida (Miami y Hialeah); Nuevo México (Albuquerque); y Colorado (Denver).

El informe de noviembre de 2005 de la Coalición para Mantener un Fondo Universal de Servicios Justo (KUSFF), llamado “Los Que Pierden: Cómo Podrían Sufrir los Consumidores Más Vulnerables de los Estados Unidos con la ‘Reforma’ del Fondo Universal de Servicios (USF)” (“Losing Numbers: How America’s Most Vulnerable Consumers Could Suffer Under Universal Service Fund (USF) ‘Reform’”), indica que: “El método actual de ‘pagar por lo que uno usa’, que es la forma justa para que los consumidores contribuyan al Fondo Universal de Servicios, bajo el plan del Sr. Martin sería remplazada por un método regresivo con una tarifa fija de entre $1 y $2 o posiblemente más por cada línea telefónica sin tener en cuenta si los consumidores siquiera hacen una sola llamada de larga distancia.

Para un consumidor que actualmente hace solo unas pocas llamadas de larga distancia por año y que paga impuestos correspondientemente bajos al Fondo Universal de Servicios, ¡la tasa impositiva del plan del Sr. Martin aumentaría en más del 1,000 por ciento anual! En este momento en el que los consumidores de bajos ingresos y los ancianos ya se encuentran afectados por los altos precios de la gasolina, por la perspectiva de altas facturas por la calefacción del invierno y por la continua inflación de los costos de los medicamentos recetados, la amplia variedad de grupos que conforman la Coalición para Mantener un Fondo Universal de Servicios Justo se oponen al plan basado en “los números” del Sr. Martin.

Estos grupos advierten acerca de mantener las finanzas del Fondo Universal de Servicios a costa de los consumidores que menos usan los servicios de larga distancia y que no tienen los recursos para pagar las facturas telefónicas que aumentarían con el plan de ‘los números’, el cual simplemente tiene el objetivo de subvencionar los gastos de los usuarios que tienen altos ingresos o que hacen un gran volumen de llamadas”.

Acerca De La Coalición

La Coalición para Mantener un Fondo Universal de Servicios Justo (Keep USF Fair Coalition), cuyo sitio web es http://www.keepusffair.org, se dedica a mantener un método justo de recaudación para el Fondo Universal de Servicios y se opone a las propuestas de cambios regresivos con métodos de pago de precios fijos por línea. Actualmente contando con más de 115,000 miembros, la Coalición para Mantener un Fondo Universal de Servicios Justo fue fundada en abril de 2004. Los miembros actuales incluyen a la Alianza de la Tecnología Pública (Alliance for Public Technology), la Alianza de los Estadounidenses Jubilados (Alliance For Retired Americans), la Asociación Americana de Personas Discapacitadas (American Association Of People With Disabilities), la Asociación de los Cultivadores de Maíz (American Corn Growers Association), el Consejo Americano de los Ciegos (American Council of the Blind), el Foro de Líderes Negros (Black Leadership Forum), la Acción de los Consumidores (Consumer Action), la Fundación de Investigación de la Sordera (Deafness Research Foundation), Panteras Grises (Gray Panthers), el Foro de Temas Latinos (Latino Issues Forum), la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (League Of United Latin American Citizens), la Coalición para los Derechos del Consumidor de Maryland (Maryland Consumer Rights Coalition), la Asociación Nacional de los Mudos (National Association Of The Deaf), la National Grange, el Consejo Nacional Hispano de Ancianos (National Hispanic Council on Aging), la Cámara de Comercio Nacional de Indios Americanos (National Native American Chamber of Commerce), la Coalición de Ancianos (The Seniors Coalition), el Consejo de los Ciudadanos Consumidores de Virginia (Virginia Citizen’s Consumer Council) y el Instituto Mundial de los Discapacitados (World Institute On Disability).

La Asociación Nacional para el Mejoramiento de las Personas de Color o NAACP (National Association for the Advancement of Colored People) apoya a la Coalición para Mantener un Fondo Universal de Servicios Justo y se encuentra entre las muchas organizaciones nacionales que han presentado comentarios ante la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) para apoyar un método de recaudación de fondos para el Fondo Universal de Servicios que no sea regresivo. La Coalición para Mantener un Fondo Universal de Servicios Justo también ha recibido apoyo a través de una resolución aprobada por la Asociación Nacional de los Administradores de Agencias para el Consumidor o NACAA (National Association of Consumer Agency Administrators) en el año 2005. La resolución reconoce que un “plan de reestructuración de la Tarifa Universal de Servicios debe hallar un método justo y competitivamente neutral que tenga en cuenta las nuevas tecnologías” y dice que una “tarifa fija o un plan exclusivamente basado en los números sería injusto para millones de consumidores, especialmente para los usuarios que hacen pocas llamadas, si tuvieran que pagar la misma tarifa que los usuarios comerciales o de mucho volumen”.

NOTA DEL EDITOR: Una grabación de audio de un evento de noticias relacionado estará disponible en Internet a partir de las 6:00 p.m. Hora del Este del 9 de febrero de 2006 en http://KeepUSFFair.org.

Grupos de consumidores latinos advierten que millones de hispanos y latinos de los Estados Unidos pagarían precios más altos con el injusto plan del presidente de la FCC para aumentar los impuestos telefónicos federales