Hay que tomar en serio la vacunación contra la gripe

Hay que tomar en serio la vacunación contra la gripe



COMPARTE ESTA NOTA

–(HISPANIC P RWIRE – CONTEXTO LATINO)–Muchas personas se sorprenderán si alguien les dice que la temporada de la gripe puede extenderse hasta la primavera, algo que es absolutamente cierto. A propósito de ello, en los últimos 30 años, la temporada ha llegado a su punto máximo en febrero o después, y en algunos años ha llegado incluso hasta mayo.

Esto quiere decir que quien no se haya vacunado contra la gripe conocida también como “el flu”, aún está a tiempo de hacerlo. Los expertos en salud advierten que mientras más nos demoremos en vacunarnos, corremos el riesgo (y se lo hacemos correr a los demás) de contraer la enfermedad y sufrir serias complicaciones.

Para contribuir a que todos los estadounidenses estén al tanto de la importancia de la vacunación anual contra la gripe, la Fundación Nacional de Enfermedades Infecciosas (National Foundation for Infectious Diseases, NFID) y relevantes expertos del campo de la salud exhortan al público en general a hablar con sus proveedores de atención médica acerca de la vacuna y sus beneficios durante el otoño e invierno, e incluso en primavera.

La idea de que la vacuna es sólo importante en octubre o noviembre está muy generalizada, e incluso muchos piensan que la vacunación no tiene importancia alguna. Como resultado de esta situación, la demanda de vacunas contra la gripe disminuye después del Día de Acción de Gracias, lo cual deja a numerosos estadounidenses sin protección contra la enfermedad, cuando más lo necesitan.

La buena noticia es que hay vacunas suficientes, y que la vacunación sigue siendo beneficiosa durante toda la temporada, lo cual equivale a que podemos vacunarnos aún en diciembre, enero y los meses posteriores. Una temporada más extensa de vacunación garantiza la protección de la mayor cantidad posible de niños, adolescentes y adultos.

Cada año, la gripe provoca más de 200,000 hospitalizaciones y 36,000 fallecimientos en los Estados Unidos, además de incontables días de trabajo y escuela perdidos. Conjuntamente con la neumonía, es la octava causa de muertes en la nación. Una estadística extremadamente seria.

A pesar de que los expertos de salud pública recomiendan que 218 millones de estadounidenses deben vacunarse, los índices de vacunación son muy inferiores a esa cifra. Los expertos de salud aseguran que este año hay más vacunas disponibles que nunca antes, lo cual implica que hay amplias oportunidades de inmunización.

“Usted o alguien a quien conoce forma parte de uno de los grupos que deben vacunarse cada año contra la gripe”, expresó la Dra. Susan J. Rehm, MD, directora médica de la Fundación Nacional de Enfermedades Infecciosas. “Es la forma más fácil de protegerse, así como de proteger a quienes le rodean. No vale la pena correr riesgos. Vacúnese.”

La vacuna contra la gripe es especialmente importante para personas mayores de 50 años, niños de 6 meses a 5 años, personas que padecen de ciertos trastornos de salud (como asma o diabetes) y embarazadas.

La vacuna también se recomienda para quienes tienen contacto directo con esos grupos, como trabajadores de la salud, familiares y otras personas que les proporcionan atención. Además, cualquiera que desee reducir el riesgo de contraer la gripe, incluyendo niños en edad escolar, debe vacunarse.

Ahora es el momento para que todos los estadounidenses se protejan a sí mismos y a los que les rodean de la gripe. Por suerte, hay vacunas suficientes para que quien desee protegerse de la seria enfermedad pueda inmunizarse. Vacúnese… es la mejor protección desde ahora hasta la primavera.

Para obtener más información acerca de la gripe y la importancia de la vacunación anual, hable con su proveedor de cuidados de salud, o visite el sitio Web http://www.HablemosDeLaGripe.org.

Acerca de la influenza

La gripe es un virus contagioso que afecta las vías respiratorias (garganta, nariz y pulmones). Sus síntomas consisten usualmente en fiebre (usualmente alta), tos seca, dolor de cabeza, secreción u obstrucción nasal, dolor de garganta y dolores musculares. También puede ocasionar un cansancio extremo que puede durar días o semanas.

El virus se propaga fácilmente de persona a persona, sobre todo cuando una persona contagiada tose o estornuda, y se puede transmitir a otras personas antes de la aparición de los síntomas, y durante muchos días después de los mismos.

Aunque la vacunación es la primera línea de defensa contra la gripe, los medicamentos antivirales por receta pueden ser útiles en la prevención y control de la propagación de la gripe. Los antivirales pueden usarse para el tratamiento de personas que no pueden vacunarse porque padecen de alergia al huevo.

Hay que tomar en serio la vacunación contra la gripe