Histórica encuesta de padres hispanos:

Histórica encuesta de padres hispanos:

LOS HISPANOS ADOPTAN LA VISIÓN DE IR A LA UNIVERSIDAD COMO PARTE ESENCIAL DEL SUEÑO AMERICANO, PERO LAS REALIDADES FINANCIERAS PONEN EN PELIGRO EL SUEÑO PARA MUCHOS Las aspiraciones de enviar a los hijos a la universidad al mismo nivel que una jubilación cómoda y una vivienda propia Los padres hispanos están fuertemente motivados para hacerse cargo de pagar los estudios, pero muchos creen que los costos en aumento pueden poner la universidad fuera del alcance de la mayoría de las familias Más de la mitad ha ahorrado menos de $5,000 para los costos universitarios de sus hijos Las soluciones: Los padres tienen que aumentar sus niveles de ahorros y explorar todas las opciones; casi dos terceras partes contemplan la posibilidad de universidades más asequibles OppenheimerFunds lanza el sitio web "CollegeWithinReach" (la universidad a su alcance) con conocimientos y herramientas en español e inglés sobre ahorros universitarios


COMPARTE ESTA NOTA

NUEVA YORK, 18 de mayo /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Para la comunidad hispana de la nación, que crece con rapidez, enviar a sus hijos a la universidad es una característica importante y distintiva del sueño americano. Sin embargo, de acuerdo con los resultados de una encuesta de ámbito nacional dados a conocer hoy por OppenheimerFunds, Inc., el sueño podría quedar fuera del alcance de muchas familias.

OppenheimerFunds encuestó a 325 hispanos con hijos de edad preuniversitaria acerca de sus conductas y actitudes con respecto a la planificación universitaria, y también encuestó a 958 padres no hispanos de todo el país sobre los mismos temas.

El 95% de los padres hispanos encuestados dijo que consideraba que enviar a sus hijos a la universidad es una parte esencial del sueño americano, al mismo nivel que tener una jubilación cómoda o una vivienda propia.

El 82% dijo que enviar a sus hijos a la universidad es una meta alcanzable. Al mismo tiempo, el 51% estuvo de acuerdo en cierta medida con que la universidad no es tan alcanzable como lo era en otra época y el 67% cree fuertemente que si los costos de matrícula siguen disparándose por las nubes, la mayoría de las familias no tendrá acceso a la universidad.

“A pesar de los costos en aumento, los recursos financieros reducidos y el clima económico más difícil en décadas, el sueño de enviar a los hijos a la universidad perdura con firmeza entre las familias estadounidenses”, dijo Donna Winn, presidenta y principal oficial ejecutiva de OFI Private Investments Inc. “La encuesta pone en evidencia un compromiso particularmente fuerte entre los hispanos, en muchos aspectos mayor que el de la población general, por ayudar a sus hijos a que entren a la universidad y no abandonen los estudios.

“Pero para los padres hispanos, al igual que para el resto de los padres, la necesidad de ahorrar e invertir para la universidad presenta un desafío”, dijo Winn. “Los ingresos familiares y los niveles de ahorros, que por lo general no alcanzan a los de los hogares no hispanos, complican el asunto”.

“Ahorrar para la universidad es uno de los mayores desafíos financieros que puede asumir una familia”, dijo Winn. “Ahora más que nunca las familias necesitan ayuda. Un acceso más amplio a la educación superior es crucial para nuestra sociedad, nuestra economía y nuestra capacidad de competir en un mercado global. Todos los interesados en preservar el sueño universitario — familias, políticos, instituciones educativas y proveedores de servicios financieros — deben trabajar para poner la universidad al alcance de todas las familias”.

Los padres hispanos consideran que el gobierno debe desempeñar un papel particular, ya que el 90% está de acuerdo, la mayoría de ellos fuertemente de acuerdo, con que la administración de Obama debería tener como una de sus prioridades principales que la universidad tenga viabilidad económica.

“En OppenheimerFunds tomamos con mucha seriedad nuestra responsabilidad de ayudar a los padres a hacer una buena planificación para la universidad y a invertir y ahorrar eficazmente para hacer frente a los costos de la universidad”, dijo Winn. “Estamos firmemente dedicados a fortalecer nuestras ofertas de ahorros universitarios, y a brindar conocimiento, educación y soluciones que puedan ayudar a asegurar que la universidad siga siendo alcanzable para cada familia estadounidense”.

Los padres hispanos creen en el valor de la universidad

A mediados de 2007, los estudiantes hispanos representaban alrededor del 12% de los estudiantes universitarios estadounidenses de tiempo completo, lo que casi equivale al porcentaje total de hispanos (15%) de la población de los Estados Unidos.

Los padres hispanos creen en el valor y la importancia de un título universitario y están decididos a mandar a sus hijos a la universidad.

Casi nueve de cada diez (88%) dicen que obtener un título universitario es muy importante. La creencia en la importancia de la universidad aparenta haber aumentado dentro de la comunidad hispana. Sólo el 53% de los padres hispanos dicen que sus padres consideraban que era muy importante que ellos asistieran a la universidad.

Casi todos los padres hispanos encuestados (el 98%) dijeron que es en cierta medida probable, o muy probable, que al menos uno de sus hijos asista a la universidad, incluyendo el 87% que dijo que es muy probable que al menos uno de sus hijos asista. El 93% de los padres encuestados tiene la intención de enviar al menos a uno de sus hijos a una universidad de cuatro años.

Más de 8 de cada 10 dicen que la universidad vale lo que cuesta, dado el valor que tiene una educación universitaria. “Los padres hispanos creen fuertemente que un título universitario marca una enorme diferencia, y de hecho es indispensable cuando se trata de la calidad de vida fundamental y la capacidad de competir exitosamente para las ventajas de la vida”, dijo César Bastidas, gerente de ventas en Nueva York de OppenheimerFunds, Inc. Sus responsabilidades incluyen dirigir a un equipo de asociados de ventas cubriendo una gama completa de productos, incluyendo planes 529 de ahorros universitarios, que ofrece OppenheimerFunds.

El 58% de los padres hispanos está fuertemente de acuerdo con que la universidad es una parte esencial de una vida llena de satisfacción (en comparación con el 49% de los padres no hispanos) y el 49% dijo que la universidad brinda a todos igualdad de condiciones (frente al 31% de los padres no hispanos).

“Los hispanos aprecian particularmente la aspiración de obtener educación superior, y la universidad se ve claramente como una puerta de entrada al éxito”, dijo Bastidas. “Lo que hace que esto sea tan impresionante es que la universidad no necesariamente ha sido parte de la experiencia histórica de la familia hispano-estadounidense”. De hecho, el 69% de los padres hispanos dijo que ninguno de sus padres asistió a la universidad, en comparación con el 49% de los no hispanos.

Al presidente Obama se lo considera un ejemplo particularmente espectacular del valor de la educación superior. El 61% de los hispanos (en comparación con el 38% de los no hispanos) está fuertemente de acuerdo que la llegada de Obama a la presidencia prueba que una buena educación hace posible cualquier cosa.

El difícil clima económico desalienta los esfuerzos por ahorrar

Aunque los padres hispanos creen que la universidad es una meta alcanzable, el costo les preocupa. Más de la mitad (55%) dice que las finanzas familiares serán un factor más limitante que el desempeño académico en la posibilidad de sus hijos de obtener una educación universitaria de calidad. Casi la mitad (47%) dice que es muy probable que ellos o sus hijos tengan que pedir dinero prestado para asistir a la universidad.

Aunque muchas familias hispanas perseveran con los ahorros para la universidad, para algunas la constante desaceleración económica desafortunadamente ejerce presión sobre sus actividades de ahorro.

El 45% de los hispanos informa que suspendió momentáneamente los ahorros para la universidad como reacción ante la desaceleración actual (en comparación con el 39% de los no hispanos) y el 44% dice que ha reducido la cantidad que ahorra para la universidad (contra el 39% de los no hispanos).

“Ésta es una época particularmente desafiante para las familias”, dijo Winn. “Aunque cualquier esfuerzo que se haga por ahorrar es admirable, la realidad es que muchas familias simplemente no están ahorrando tanto como deberían, especialmente si quieren conservar para sus hijos tantas opciones de universidades como sea posible”.

La esperanza de mandar a los hijos a la universidad y las realidades financieras no están alineadas

Aunque algunos padres hispanos han podido mantener los ahorros para la universidad durante la recesión económica, los ahorros que han destinado para la universidad por lo general se quedan muy cortos con respecto a los costos probables.

Casi nueve de cada diez (86%) personas entrevistadas habían ahorrado menos de $20,000 para la universidad, más de la mitad (54%) había ahorrado menos de $5,000, y una cuarta parte había ahorrado menos de $1,000. El 12% de las familias hispanas no había ahorrado nada en lo absoluto.

Sólo el 9% de las familias hispanas había ahorrado $20,000 o más para la universidad, en comparación con el 20% de las familias no hispanas.

“El difícil entorno económico ejerce una presión considerable sobre las fuentes de préstamos y los recursos de ayuda financiera de las escuelas”, dijo Winn. “Es fundamental que las familias que tengan el sueño de enviar a sus hijos a la universidad también tengan una estrategia para maximizar sus propios esfuerzos de ahorrar para ese fin”.

Los padres quieren minimizar la carga financiera de los hijos

Los hispanos tienen altas expectativas cuando de costear la educación de sus hijos se trata. Más de tres cuartas partes dicen que quieren cubrir el 50% o más de los gastos universitarios de sus hijos, incluido el 21% que dice que quiere hacerse cargo del 100% de los gastos.

Estas metas pueden ser ambiciosas, pero los padres hispanos consideran que pagar la universidad es una forma de ayudar a asegurar el futuro financiero de sus hijos. Más de la mitad de los encuestados estuvo fuertemente de acuerdo con que la gente que se gradúa de la universidad sin deuda alguna tiene una gran ventaja en la vida.

“En los últimos años, los padres han llegado a comprender que los préstamos para la universidad son una opción indeseable que carga a los graduados con una deuda que pueden tardar décadas en pagar”, dijo Winn. “Eso está muy bien, perfecto — el problema es que muchos padres no están reemplazando la dependencia excesiva en la deuda con un incremento en los ahorros personales”.

“Las consecuencias son claras: a medida que se acerca el momento de enviar a los hijos a la universidad, es muy probable que muchos padres hispanos descubran que los costos de la universidad sobrepasan por mucho sus recursos financieros”, dijo Winn. “Los padres comprometidos a enviar a sus hijos a la universidad tienen que comenzar a ahorrar tan pronto como puedan, ahorrar tanto como les sea posible y ceñirse a su estrategia de ahorros por el tiempo que puedan”.

Motivadores determinados con objetivos majestuosos

Las familias hispanas no están simplemente soñando en grande. Están haciendo muchas de las cosas correctas para ayudar a que sus hijos se preparen para la educación superior — en algunos aspectos, incluso más activamente que los no hispanos.

En el caso de los padres hispanos con hijos de siete años o mayores, las cosas que hacen en gran medida incluyen ayudar a sus hijos con las tareas escolares (73%), alentarlos a que participen en deportes, clubes y otras actividades (68%), y reunirse con maestros y consejeros (64% frente al 56% de los padres no hispanos).

Los padres hispanos sostienen estos esfuerzos a medida que sus hijos se acercan a la edad de asistir a la universidad. Para cuando sus hijos tienen 13 años o más, la mayoría de los padres hispanos están hablando con sus hijos sobre la importancia de la educación (94%) y alentándolos a que tengan un desempeño sobresaliente en la escuela (89%).

Además, nueve de cada diez padres hispanos han alentado a sus hijos a que hablen inglés en el hogar con la esperanza de aumentar sus posibilidades de ir a la universidad.

Para manejar mejor el lado económico de la ecuación, muchos padres están examinando detenidamente los costos de la universidad. “Cada vez son más los padres que comprenden que hay opciones educativas que valen la pena en todos los puntos de la escala de precios”, dijo Winn. “Más caro no necesariamente significa mejor”.

Dos terceras partes (66%) de los padres hispanos dicen que están considerando o piensan considerar universidades más asequibles como consecuencia de la desaceleración económica. El 78% está dispuesto a que sus hijos asistan a una universidad comunitaria durante dos años antes de ir a una universidad de cuatro años.

La clave es enfocarse en las “mejores prácticas” y la planificación a largo plazo

Enfocarse en lo esencial puede hacer una gran diferencia cuando se trata de preparar a los hijos para la universidad, sea desde el punto de vista financiero o en otro aspecto.

“Muchas familias hispanas están sumamente comprometidas a enviar a sus hijos a la universidad, y ya están tomando las primeras medidas críticas: desde involucrarse en la educación de sus hijos, a alentarlos a aprovechar al máximo sus años de escuela primaria y secundaria, a enseñarles a apreciar la importancia de la educación”, dijo Bastidas. “Estas ‘mejores prácticas’ respaldan la creencia de que la universidad es posible y que realmente vale la pena esforzarse por llegar a ella. Aunque estas destrezas en la crianza de los hijos son admirables, no hay dudas de que los padres hispanos — y todos los padres — podrían desempeñarse mejor cuando a los ahorros se refiere”.

Para muchos estadounidenses, los planes de ahorros universitarios de la Sección 529 han resultado ser una manera excelente de ahorrar e invertir, ya que las contribuciones aumentan con impuestos diferidos y los retiros están exentos de impuestos federales cuando se usan para gastos calificados.

Aunque el 58% de los hispanos encuestados está al menos algo familiarizado con los planes de ahorros universitarios, su uso todavía es relativamente bajo: sólo uno de cada cinco padres hispanos (20%) dice haber usado un plan 529, en comparación con el 25% de los padres no hispanos.

A nivel nacional, los padres que han usado planes 529 tienen el doble de probabilidades con respecto a aquéllos que no lo han hecho (31% frente al 16%) de haber ahorrado al menos $20,000 para la educación universitaria de sus hijos, y son más probables de decir que planifican cubrir el 50% o más de las gastos universitarios de sus hijos (90% frente al 75%). Además, es menos probable que los padres que han usado planes 529 digan que el alto costo de la universidad los ha desalentado a ahorrar (12% frente al 30%) o que las finanzas familiares serán un factor más limitante que el desempeño académico en la posibilidad de sus hijos de obtener una educación universitaria de calidad (40% frente al 55%).

“Pensamos que sería muy aconsejable para muchas familias que consideren los planes 529”, dijo Winn. “Más allá de las ventajas fiscales, los planes pueden ayudar a respaldar conductas de ahorro para la universidad más eficaces y fortalecer las esperanzas de enviar a los hijos a la universidad”.

Muchas familias hispanas también están trabajando con asesores para planificación universitaria. Sólo el 35% de los hispanos encuestados tienen un asesor financiero, pero más de la mitad de estos padres han analizado la planificación universitaria con su asesor durante el último año y casi tres cuartas partes de ellos dijeron que les gustaría analizar el tema con su asesor durante el siguiente año.

Es evidente que a muchas familias hispanas les iría bien un poco de ayuda para añadir a los ahorros universitarios a una estrategia financiera familiar general que aborde múltiples metas.

Más de la mitad (55%) de los padres hispanos encuestados por OppenheimerFunds dijeron que es más importante ahorrar para la educación universitaria que para la jubilación porque “Yo siempre puedo posponer mi jubilación, pero mis hijos no pueden posponer la universidad”.

Para los padres que buscan ayuda con las estrategias de ahorros universitarios, OppenheimerFunds ha lanzado un sitio web educativo, http://www.collegewithinreach.com. Diseñado para ayudar a los padres a planificar soluciones prácticas para el reto del costo universitario, el sitio web ofrece artículos, consejos de expertos e investigación oportuna sobre todos los aspectos de la planificación para la universidad. Presenta el cuestionario “College Prep Profile” (perfil de preparación para la universidad), una herramienta interactiva rápida y fácil de usar que les permite a los padres comparar sus actividades de planificación para la universidad con los resultados de la encuesta nacional. La sección en español del sitio web, http://www.collegewithinreach.com/Spanish, ofrece herramientas, consejos y un informe completo sobre los resultados de la encuesta de hispanos.

Acerca de la encuesta:

La encuesta “College Within Reach” de OppenheimerFunds fue llevada a cabo en forma telefónica entre el 2 y el 26 de febrero de 2009 por la empresa nacional de encuestas Mathew Greenwald & Associates. Para poder participar en el estudio, los encuestados tenían que tener un hijo de 18 años o menor que por el momento no asistiera a la universidad. El margen de error en el nivel de confianza del 95% para toda la muestra de 325 encuestados hispanos es de más o menos 5.5 puntos porcentuales. El margen de error en el nivel de confianza del 95% para toda la muestra nacional de 958 encuestados no hispanos es de más o menos el 3.2 puntos porcentuales. Siete padres en la muestra hispana y 32 padres en la muestra no hispana indicaron que era improbable o que no estaban seguros de que sus hijos asistieran a la universidad en el futuro; estos padres no respondieron a las preguntas específicas de la encuesta sobre la conducta de planificación universitaria y los niveles de ahorro.

Acerca de OppenheimerFunds, Inc.:

OppenheimerFunds, Inc. (OFI), una de las empresas de administración de activos más grandes y respetadas en el país, patrocina “Keeping College Within Reach”.

Desde el año 1960, OFI ha ayudando a inversores a alcanzar sus metas financieras. OFI y sus filiales ofrecen una amplia gama de productos y servicios a individuos, empresas e instituciones, entre ellos fondos mutuos, cuentas administradas en forma independiente, administración de inversiones para instituciones, productos de fondos de inversión libre (hedge funds), planes de jubilación calificados y servicios de subasesoría de administración de inversiones.

OppenheimerFunds es ampliamente reconocido como líder en lo que respecta a educar y fortalecer a los inversores y por su galardonado servicio al cliente.

Acerca de OFI Private Investments, Inc.:

OFI Private Investments Inc. (OFIPI), filial de OppenheimerFunds, Inc., ayuda a individuos, instituciones y entidades sin fines de lucro a trabajar para alcanzar sus metas financieras a través de una variada gama de productos y servicios de inversión hechos a medida, entre ellos servicios de administración de inversiones para los planes de ahorros universitarios 529 y planes prepagados. Actualmente, los planes de ahorros universitarios administrados por OFIPI se ofrecen en Illinois, Nebraska, Nuevo México, Oregon y Texas.

Con el respaldo de la solidez de distribución de su empresa matriz OppenheimerFunds, Inc., un socio reconocido y confiable en la industria de servicios financieros, OFIPI aprovecha los experimentados equipos de inversión de OppenheimerFunds, OFI Institutional Asset Management y otras filiales dentro de la organización Mass Mutual para ayudar a los clientes a tratar de satisfacer sus necesidades de inversión a largo plazo.

Las inversiones en los planes de ahorro universitario 529 no están aseguradas por la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC por sus siglas en inglés) ni tienen garantía y pueden perder valor. Tenga en cuenta que el documento de divulgación del plan contiene detalles como objetivos de inversión, riesgos, cargos y gastos, y otra información que los inversores deberían leer y considerar detenidamente antes de realizar una inversión.

FUENTE OppenheimerFunds, Inc.

Histórica encuesta de padres hispanos: